Entrar en la nube, el reto empresarial

Conectarse con socios, empleados y clientes en línea ayuda a abaratar costos a los negocios; el desarrollo de programas en la nube y el uso de dispositivos móviles impulsarán la innovación.
ejecutivo  (Foto: Thinkstock)
Phil Moyer

Pocos puestos clave en una empresa son tan dinámicos como lo ha sido el de director de sistemas o de informática (CIO, por sus siglas en inglés) durante los últimos 20 años. Los CIO han recorrido un largo camino, desde implementar paquetes de hardware y software en la década de 1990 hasta gestionar contratistas externos cuando la economía impulsó los departamentos de Tecnologías de la Información (TI) para tercerizar el desarrollo de software y centros de datos. Sin embargo, otro cambio está redefiniendo el papel de los CIO, impulsado por dos tecnologías clave: la computación en nube y lo móvil.

Ambas ofrecen un acceso sin precedentes a la información, y la manera en que los CIO se acercan a estas innovaciones puede determinar la competitividad de sus empresas en los próximos años. La computación en nube y las tecnologías móviles son modelos completamente nuevos de conexión con los consumidores que producen datos anteriormente inconmensurables, que requieren nuevas tecnologías de gestión de datos, y ofrecen un nuevo modelo económico.

Para mantener competitivas a sus empresas, los CIO deben ser 'emprendedores' que impulsen la innovación y los nuevos modelos de negocio dentro de sus compañías. Parte hombre de negocios, parte CIO, los directores de sistemas de hoy en día pueden aprovechar el consumismo de la tecnología para conectarse con socios comerciales, empleados y clientes en el mundo móvil y basado en la nube en que habitan; o encarar a los competidores que lo hacen.

La nube ha estado prosperando en el espacio de consumo, encabezada por productos como Dropbox, Amazon, y Google Docs. Ahora, la nube está tratando de entrar en las empresas. Atrás han quedado los días en que una compañía necesitaba solicitudes de propuestas para innovar. Las propuestas para añadir servidores internos o construir un nuevo software simplemente ya no son necesarias.

Las tecnologías basadas en la nube y los dispositivos móviles de bajo costo, además de las metodologías ágiles de desarrollo en conjunto con las tecnologías con gran memoria interna, permiten a las empresas innovar a un costo muy bajo. Los CIO no deben luchar contra esta idea, sino que deben adoptarla como una filosofía para desencadenar la innovación.

ING Direct es un gran ejemplo. Es el mayor banco basado en Internet. No temen a la nube - ellos son la nube. Su negocio no podría existir sin estas tecnologías. Se adaptan a las demandas de los clientes con más rapidez que muchos bancos tradicionales. Tras su fusión con Capital One, ING anunció la llegada de un servicio de depósito remoto.

Los clientes podrán depositar cheques en sus cuentas directamente desde sus computadoras o simplemente tomando una fotografía del cheque con la aplicación móvil de ING Direct. A medida que piensan en el futuro de sus sistemas transaccionales para apoyar estas fotografías instantáneas de cheques, ya están mirando más allá de los sistemas tradicionales de depósito en un esfuerzo por proporcionar un procesamiento directo a las cuentas de los clientes desde sus cuentas.

Más allá de las posibilidades de innovación, la nube también tiene beneficios prácticos. Los negocios pueden escalar rápidamente y sin problemas su capacidad a medida que los proyectos se vuelven exitosos, sin grandes costos de capital inicial. Los CIO proactivos crearán entornos aislados y seguros, basadas en la nube, donde los empleados pueden construir nuevos modelos de negocio. Y cuando un proyecto sea exitoso, los cimientos económicos y tecnológicos estarán ahí para apoyar la auto-ampliación . Esto reduce drásticamente el riesgo y la fricción de la innovación, y convierte al CIO en un habilitador de la competitividad.

La nube será especialmente importante a medida que más compañías adopten dispositivos móviles. Los procesadores, las velocidades de red y la capacidad de memoria han llegado a un punto de inflexión, colocando la búsqueda, el correo electrónico, los mapas y las agendas en manos de los consumidores. Los móviles y las tabletas se han vuelto tan populares que los expertos predicen que las antiguas computadoras personales representarán menos del 20% de los dispositivos conectados a Internet en 2014.

Esta proliferación de dispositivos inteligentes implica una proliferación de datos. Una proliferación de datos requerirá una infraestructura masiva y una reconsideración de las tecnologías tradicionales que se utilizan para almacenar y analizar estos datos. En pocas palabras, hay más empresas resolviendo estos problemas fuera del firewall que dentro del firewall, lo que hace que esta economía y modelo de negocio sean inevitables.

Las empresas no pueden asumir que son inmunes a este cambio. Los empleados ahora esperan tener acceso a datos personales y de negocios en sus dispositivos móviles. La gente apenas parpadea cuando su vida laboral y privada se entremezcla. La generación del milenio apenas entiende el concepto de que su empleador posea su teléfono o tableta. Muchas empresas tendrán que permitir que los empleados lleven sus propios recursos para poder reclutar a los mejores y más brillantes de la nueva generación de trabajadores, y para poder proporcionar entornos que fomenten la innovación y la conectividad.

Muchas de las cuatro mayores firmas de contabilidad (las mayores empleadoras de graduados universitarios recientes en Estados Unidos) ya han instituido esa política y están animando a los empleados a llevar su iPad o teléfono inteligente para trabajar. La empresa ocupa una pequeña porción del terreno en esos dispositivos en vez de que la vida personal del empleado ocupe una pequeña porción del terreno en un dispositivo corporativo. El consumismo de la empresa está sobre nosotros.

Durante los últimos 10 años, los CIO han tratado de consolidar y tercerizar tanto como sea posible para obtener los beneficios de las economías de escala. Sin embargo, hoy las economías de escala fuera de la tecnología empequeñecen a la mayoría de las economías internas de las empresas; a una fracción del riesgo económico. Al mismo tiempo, la búsqueda de mano de obra se puede lograr sin una solicitud de propuesta, simplemente a través de Internet. Muchos CIO han quedado desprevenidos sin las habilidades internas necesarias para aprovechar un mundo donde la infraestructura, la capacidad de procesamiento y el trabajo están disponibles en abundancia.

Los mejores CIO están construyendo equipos pequeños, están asociándose con las unidades del negocio, y dándoles un mandato para innovar sin barreras fuera del firewall. También están construyendo un fuerte equipo de tecnología corporativo para construir relaciones con los principales proveedores de la nube y evolucionar sus ofertas y relaciones para apoyar la creación de estos equipos innovadores. Estos son los CIO que son intraemprendedores y la raza que liderará a sus empresas hacia la próxima generación de negocios.

Tanto la nube como la tecnología móvil ofrecen posibilidades sin fin para los CIO que están dispuestos a reestructurar sus entornos empresariales. Aquellos lo suficientemente proactivos como para experimentar con nuevos modelos de negocio, incluso aunque sólo empiecen con aplicaciones de bajo riesgo basadas en la nube, son los que tendrán éxito.

Philip D. Moyer es vicepresidente y director general. Con más de 25 años de experiencia como emprendedor en serie, Phil aporta una importante experiencia operativa y de negocios a Safeguard Scientifics, donde es responsable de las oportunidades de abastecimiento de tecnología financiera y Empresas 3.0.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×