Joyería, mercado ‘de lujo’ para Pymes

Fatima Castelán apuesta por un sector desconocido hasta para las grandes empresas en México; sus piezas han sido reconocidas y han sido emblema de corporativos internacionales.
fatima castelan  (Foto: Cortesía Fátima Castelán)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

México brilla con luz propia en la producción de materiales preciosos, el país es el primer productor mundial de plata y los orfebres mexicanos se han consolidado como artistas reconocidos; sin embargo, dentro de todo el glamour había un punto desatendido: la joyería corporativa.

Una emprendedora notó el potencial de este mercado en 2001 y desde entonces se ha dedicado al posicionamiento de su marca como la única firma especializada en asesoría, diseño y producción de piezas de joyería para emblemas corporativos.

Miembro de una estirpe en orfebrería,  hace poco más de 10 años que Fátima Castelán decidió aprovechar los conocimientos con los que su familia había trabajado durante tres generaciones en la elaboración de joyería de alta calidad para la producción de piezas de identidad corporativa.

"Mi empresa tiene su origen en la empresa de mi familia, fue una manera de buscar independencia y hacer mi propio modelo de negocios retomando el conocimiento que durante mucho tiempo adquirí de una marca que ahora es respetada y reconocida", explica.

Su firma homónima "Fátima Castelán" puede producir piezas de entre 3 milímetros y 3 metros de altura en metales preciosos y semipreciosos e incluso con incrustaciones de pedrería, pueden ser prendedores, distintivos, mancuernillas, placas, charolas, trofeos o esculturas.

Sus producto se han exportado a Nueva York, Dubai, París y Hong Kong,  su más grande anhelo es posicionar a México como un referente de la industria joyera a nivel mundial, y desde su sector busca que las compañías den a sus insignias el peso que les corresponde.

"Mi idea es que las empresas reconozcan mi negocio como una prueba de que lo hecho en México tiene calidad internacional, hemos trabajado con grandes compañías y pequeñas empresas a todas las ayudamos y orientamos sobre el concepto y producción de las piezas que se necesitan", detalla.

Actualmente, la empresa de Fátima atiende a 100 clientes por año en promedio, su facturación se ha triplicado en los últimos cinco años y su meta es expandir el alcance de su marca a todos los mercados posibles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El emprendedor no debe temer a entrar en mercados donde el trato es siempre con grandes empresas, se puede aprender mucho y cuando te conviertes en un proveedor que brinda un excelente servicio y realiza entregas a tiempo te vuelves parte de ese ecosistema", añade.

 

Ahora ve
El 2017 comienza a despedirse con una lluvia de estrellas gemínidas
No te pierdas
×