Un diente te puede salvar la vida

La preservación de células madre dentales se convirtió en el negocio de Store a Cell; en un futuro no muy léjano su uso ayudará a la cura de enfermedades y su detección temprana.
dentista  (Foto: AP)
Ilse Santa Rita
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Aldo Mizrahi, director general de Store a Cell, está seguro de que la biotecnología puede mejorar la salud de las personas y al mismo tiempo ser un negocio rentable.

Store a Cell es una empresa mexicana fundada en 2010 que ofrece los servicios de extracción, expansión y resguardo de células madre de origen dental, con permiso de Cofepris, la autoridad sanitaria. 

La empresa es el brazo comercializador de Indebioc, el único laboratorio privado de investigación y desarrollo de biotecnología y criopreservación de células madre de la pulpa dental en México.

"Las células de los dientes son un tipo de células madre que se llaman células mesenquimales y sirven para hacer órganos y tejidos", explicó.

Aunque en la actualidad la aplicación de las células madre dentales en la sanación de los organismos se encuentra en etapa de investigación, estas células pueden usarse en el diagnóstico temprano de algunos padecimientos como diabetes, cirrosis hepática, cáncer y  alzheimer.

"Para realizar estas investigaciones se creó Indebioc que, en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México y con el apoyo del científico Karlen Gazarian, ya están estudiando las células madre dentales y su colaboración en el diagnóstico temprano de enfermedades", detalló.

La primera etapa del proyecto consiste en guardar las células de los pacientes, tarea que ya hacen desde enero de 2013. Hoy ya se tienen más de 2,500 muestras que podrán ser utilizadas en el futuro por los pacientes y sus médicos.

"Nuestro negocio no es el tratamiento de las enfermedades, sino el de la criopreservación de las células, nosotros les proveemos las células a los médicos", aclaró.

Actualmente realizar una detección temprana de enfermedades es costoso, con un precio de alrededor de 30,000 dólares, reconoció Mizrahi. Sin embargo, el especialista confía que en pocos años los precios sean más accesibles.

"Así como los televisores de plasma primero eran muy caros y ahora ya son bastante accesibles", comentó.

Un año de criopreservación, que consiste en la extracción, reproducción y resguardo de las células, cuesta 848 dólares, aproximadamente 10,000 pesos y cada año extra que la persona quiera renovar cuesta 100 dólares, ya que de ese momento en adelante sólo se paga el nitrógeno líquido que lo conserva.

A decir del especialista, la edad ideal del paciente para guardar los dientes es entre seis años y 35, porque las personas están sanas y sus células también.

En enero de este año comenzaron a dar servicio al público en general, aunque el laboratorio inició su operación en 2011 con una inversión de 2 millones de dólares aportados por 10 socios.  La empresa podría alcanzar su punto de equilibrio a mediados del próximo año. "Ahorita tenemos un promedio de 28 dientes nuevos al mes y para llegar al punto de equilibrio necesitamos tener entre 45 y 50 dientes en ese periodo", agregó.

Pero no están solos en el mercado. Otras empresas vieron la oportunidad en almacenar las células de los dientes, BioEden y Dentcell, esta última también con permiso de Cofepris.

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×