Para emprender se necesita delirar

El emprendedurismo es aprender de los fracasos, dice el profesor de Harvard Tom Eisenmann; las malas ideas y el pensamiento fantástico pueden ser un activo a explotar para generar negocios.
Emprendedor credito  (Foto: Thinkstock)
Taylor Ellis

Pregunta a cualquiera de los fundadores detrás de los exitosos emprendimientos de la Harvard Business School (HBS) -desde el servicio de canje de ropa thredUP hasta el optimizador de sitios web CloudFlare- y todos destacarán una sola clave para hacer despegar un negocio: Tom Eisenmann, el veterano profesor de emprendimientos de Harvard, cuyo legendario curso Launching Technology Ventures ha ayudado a legiones de emprendedores en ciernes a encontrar su enfoque y a llevar sus ideas a buen puerto.

Eisenmann es copresidente del Center Rock for Entrepreneurship del HBS, el núcleo del campus para las nuevas empresas, y lidera visitas a Silicon Valley y Nueva York para los estudiantes deseosos de conocer de primera mano los epicentros de la innovación de Estados Unidos.

En el salón de clases, el interés genuino de Eisenmann por sus estudiantes lo distingue. Desde empujarlos hacia la dirección correcta cuando sus ideas están fuera de lugar hasta deslizar tarjetas de presentación para aquellos que no pudieron entrar a sus clases, Eisenmann es conocido por sus puertas abiertas y por sus sabios consejos.

En una entrevista con Poets&Quants comparte sus puntos de vista sobre los errores más comunes de los MBA para emprendedores, el efecto de Steve Jobs y la peor idea que jamás ha escuchado.

¿Cuáles son los conceptos erróneos que los estudiantes tienen acerca de lanzar nuevas empresas?

Tom Eisenmann: Creo que podemos hablar en clase de lo difícil que es ser un emprendedor y de la ambigüedad de todo, pero es difícil para ellos entenderlo. En la mayoría de los puestos de trabajo, alguien te da trabajo. Pero si eres un empresario, tú debes decidir lo que va a suceder o no sucederá nada. Es esta noción de que hay ambigüedad total, y todo depende de ti.

Creo que también subestiman los altibajos emocionales y la cantidad de tiempo que van a pasar vendiendo. Muy pocos programas de MBA, incluido el nuestro, hacen un buen trabajo enseñando sobre ventas. Y en el emprendedurismo, uno constantemente está vendiendo: a un nuevo empleado, a inversores, a clientes y socios. 

Podemos decirles a los estudiantes cuáles son sus probabilidades de fracaso, pero una cosa es que la gente sepa las estadísticas, y otra es sentir realmente que te tocará a ti. Mucha gente piensa que será esa persona que vencerá los obstáculos, y creo que es bueno tener esa confianza. Básicamente, necesitamos que la gente sea un poco delirante.

¿Cuáles son los errores más comunes que los estudiantes de MBA cometen al lanzar negocios?

Mucho de lo que hacemos en el aula es enseñar a los estudiantes a tomar una idea, convertirla en un modelo de negocio, dividirlo en pedazos y encontrar la manera de evaluarlo. Pero muchos empresarios no hacen eso, y se lanzan apresuradamente hacia su visión.

También hay una gran cantidad de jóvenes empresarios que no quieren exponer su idea hasta que sea perfecta. O fracasan porque son demasiado obstinados, y siguen impulsando la idea cuando todo el mundo está diciendo que no. Otros estudiantes se mueven demasiado rápido de una idea a otra, y algunas nunca renuncian a su trabajo fijo, ya que no tienen ninguna confianza en su idea. Así que hay una zona entre ser obstinado y carecer de resolución en la que los estudiantes tienen que vivir.

¿Hasta qué punto crees que se puede enseñar el espíritu emprendedor?

Hay muchas ideas falsas sobre los emprendedores, cuando en realidad son sólo personas con una gran variedad de personalidades. Y entonces, la idea de que un emprendedor es un ávido buscador de riesgos no es cierta en absoluto. Algunos de los más grandes emprendedores son excelentes para desplazar el riesgo hacia otras personas.

¿Cree que hay alguna habilidad característica de un emprendedor que no se pueda enseñar?

La biografía de Walter Isaacson de Steve Jobs habla acerca de cómo Jobs creaba un campo de distorsión de la realidad. Esa idea ha estado presente desde los años 80 con Star Trek. Eso significa que Jobs era tan fascinante y carismático cuando hablaba sobre sus ideas que cualquiera con quien hablaba simplemente caía bajo su hechizo. Quedaban tan cautivados por su idea, que querían seguirlo y ayudarlo a tener éxito.

Algunos de nuestros mejores estudiantes emprendedores tienen ese campo de distorsión de la realidad en marcha, pero sólo puedo mostrarlo. 

¿Alguna vez trataste de disuadir a tus estudiantes de sus ideas?

Veo mi responsabilidad en el programa de MBA sobre todo en enseñarles. Y si creo que van a aprender algo al trabajar en una mala idea durante un tiempo, estoy de acuerdo con eso, porque muchas de las ideas que me parecen malas pueden convertirse en algo muy, muy bueno. El emprendedurismo se trata sobre todo de fracaso, así que hay mucho que pueden aprender al descubrir por qué una mala idea es una mala idea.

No soy muy severo al alejar a las personas de sus ideas. Si creo que algo simplemente es una tontería o tiene algunos defectos obvios, voy a intervenir. El punto en el que intervengo es cuando están a punto de salir y poner en marcha sus nuevas empresas. En ese momento, les hago prometerme que van a fijar un plazo para sí mismos en el que pueda volver con ellos y preguntarles si han hecho progresos y si han llegado a esos hitos.

¿Cuál es la peor idea que has escuchado de un estudiante?

En la clase que se graduaba en 2009, James Reinhart comenzó thredUP. Pero la idea original era hacer que hombres hispters de 25 años de edad intercambiaran camisetas colocándolas en una bolsa y enviándolas. Yo le dije: 'James, de verdad, a lo mejor hay 10,000 personas en el planeta que quieren hacer eso'. Pero en el proceso de desarrollo de tan mala idea, rápidamente descubrió que las familias de niños pequeños tienen una necesidad increíble de intercambiar ropa. Y eso eventualmente explotó en un buen sentido. Ha recaudado entre 20 y 30 millones de dólares de firmas destacadas. Así que a veces puedo verlo. A veces no puedo.

A medida que el emprendedurismo sigue cambiando y evolucionando, qué habilidades necesitan desarrollar los estudiantes.

Hablamos sobre la cuestión de las ventas un par de veces. Siempre ha estado en el espíritu empresarial, y nunca hemos hecho un gran trabajo al enseñarlo.

También creo que en Silicon Valley la gente tiene un sentido muy refinado del producto, y un gran emprendedor es alguien que reconoce un gran producto. Así que, yo diría que los estudiantes de hoy deben entender la mentalidad del diseño y adquirir la sensibilidad de un diseñador para entender un gran producto.

Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×