Pymes, en riesgo por impuesto a nómina

El aumento del gravamen a 3% en el DF complica el panorama a cuatro de cada 10 empresas: Canacope; las pymes estarían en riesgo de desaparecer por la carga fiscal que acumularán el próximo año.
pago de impuestos  (Foto: Thinkstock)
Ilse Santa Rita
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Cuatro de cada 10 pequeños negocios en la Ciudad de México estarían en riesgo de desaparecer por el aumento de 2.5% a 3% en el impuesto a nóminas, alertó el presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño del Distrito Federal (Canacope- ServyTur DF), Gerardo López Becerra.

Esos son los negocios que actualmente se encuentran en una situación vulnerable por el impacto de la desaceleración económica y por la caída en ventas debido a plantones y manifestaciones en la ciudad. Los cuales  podrían cerrar con la  medida aprobada la madrugada de este lunes por la Asamblea Legislativa, detalló López Becerra.

"Por sí mismo, el aumento de 0.5% (en el impuesto) no hará que los negocios cierren, pero cuatro de cada 10 aproximadamente se encuentran en una situación financiera difícil", advirtió

Por la parte del segmento de las empresas medianas a grandes, una de cada 10 también enfrenta este mismo escenario adverso, reconoció el presidente de la Cámara de Comercio, servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco-ServyTur DF), Ricardo Navarro.

"Esta medida ejerce una mayor presión tributaria sobre los patrones formales. No generará cierres de empresas o destrucción de empleos, pero por lo menos se limitará la generación de puestos laborales en 2014", aclaró.

A decir de los especialistas, en el caso de una empresa con problemas financieros, puede ser la gota que derrame el vaso y que ponga en peligro la viabilidad de algunos negocios ya que se suma a nuevas obligaciones fiscales como la emisión de facturas y recibos de nómina digitales.

"Para una empresa sana, el aumento en el impuesto tal vez no ponga en riesgo su supervivencia, pero sí frenará su crecimiento", dijo el Socio de Impuestos y Servicios Legales de Deloitte, Efraín Bastida.

Más impuestos y menos deducciones

Esta medida, que aplica para los negocios de la Ciudad de México, se suma a los cambios de la reforma hacendaria y que, entre otras cosas, limita el monto de deducibilidad de las prestaciones laborales para el patrón.

"A partir de 2014, la deducibilidad de las prestaciones sociales que otorgan las empresas a sus trabajadores pasará del 100% a sólo 53% y, en caso de que reduzcan las prestaciones a su plantilla laboral, sólo podrán deducir 47%", explicó el presidente de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México, Manuel Toledo Espinosa.

Además de esa carga, el próximo año entrarán en vigor las disposiciones que obligan a todos los contribuyentes que ya emiten facturas o que comiencen a hacerlo, a adoptar factura electrónica independientemente del monto de sus ingresos.

Quienes tengan trabajadores a su cargo, también deberán entregar recibos de nómina con los mismos elementos de seguridad de una factura electrónica (lo que técnicamente se conoce como un CFDI).

"Eso también aumentará costos y la carga administrativa para los negocios porque para adoptar facturas electrónicas tendrán que contratar los servicios de un Proveedor Autorizado de Certificación, que son las únicas empresas autorizadas por el SAT para auxiliar al contribuyente en la expedición de factura electrónica", dijo Toledo Espinosa.

Por otro lado, la reforma hacendaria prevé que los tres millones de contribuyentes que tributan bajo el Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos) migren a un nuevo esquema llamado Régimen de Incorporación, refirió el socio de Impuestos de PwC México, Pedro Carreón.

Este nuevo esquema, si bien ofrece descuentos en el pago del impuesto Sobre la Renta (ISR) durante los primeros 10 años de su adopción, obligará a las empresas a llevar controles contables que, bajo el esquema de Repecos, no realizaban antes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La reforma también establece un impuesto de 8% sobre los alimentos de alto contenido calórico y un peso más por litro a las bebidas saborizadas, lo que podría afectar las ventas de pequeños negocios como tiendas de abarrotes, prevén los líderes empresariales.

Sin embargo, antes de cerrar la edición, la Secretaría de Finanzas del DF informó que ya se buscan algunos incentivos para que las pequeñas empresas no resulten afectadas por esta nueva disposición, entre las que podría estar una reducción en la tasa.

Ahora ve
El mundo está “perdiendo la batalla” contra el cambio climático, alerta Macron
No te pierdas
×