SalaUno ‘ve’ por grupos vulnerables

Este proyecto recibió el Premio Nacional Emprendedor 2014 en la categoría de Empresa Social; ha atendido a 700,000 pacientes en 30 meses y realizado 7,000 cirugías de cataratas a bajo costo.
salauno  (Foto: Adán Gutiérrez)
Samantha Álvarez /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En el mundo, la miopía, hipermetropía y astigmatismo constituyen el factor más importante de discapacidad visual, y en los países de ingresos medios y bajos las cataratas son la principal causa de ceguera, según la Organización Mundial de la Salud.

La realidad mundial no está lejos del panorama nacional: en México, la ceguera es el segundo motivo de discapacidad; más del 50% de los casos están relacionados con cataratas y de los 300,000 casos que se presentan sólo la mitad se operan.

Javier Okhuysen y Carlos Orellana, los fundadores de salaUno, una empresa social especializada en salud visual, identificaron este problema cuando leyeron el libro 'La Fortuna en la base de la pirámide', de C.K. Prahaland, que habla sobre cómo plantear soluciones a poblaciones con bajos recursos económicos.

Los socios dejaron sus empleos en el sector financiero y desarrollaron en 2011 un modelo de negocio con el cual los pacientes con discapacidad visual pueden pagar por servicios de prevención y cirugías a través de microcréditos y planes de ahorro.

En abril obtuvieron el Premio Nacional Emprendedor 2014 en la categoría de Empresa Social, junto con otros 11 proyectos ganadores.

Artículo relacionado: Diabetes inspira a Clínicas de Azúcar

A través de la Fundación Cinépolis operan a 120 personas al mes de forma gratuita. Además, ofrecen productos financieros que permiten que los pacientes paguen cirugías de 10,800 pesos en tres, seis y 12 meses o con planes de ahorro de tres meses, comentó Okhuysen.

SalaUno arrancó en el Distrito Federal con un centro quirúrgico en la colonia Roma. Al día de hoy, la empresa social ha atendido a 70,000 pacientes, realizó 7,000 cirugías y 2,500 procedimientos para evitar ceguera innecesaria en los mexicanos.

“Este proyecto ayuda no sólo a mejorar la visión de las personas sino que las impulsa a insertarse de nuevo en actividades económicas para que salgan de sus condiciones de pobreza”, explicó el emprendedor.

Para Javier el Premio Nacional Emprendedor 2014 es un compromiso con el país para seguir “pedaleando y que más personas se beneficien”.

El esfuerzo de Javier y Carlos apenas toma fuerza, pues aunque ya atienden a pacientes de las 32 entidades del país continúan en la busqueda de alianzas con gobiernos estatales, asociaciones y organismos empresariales que les permitan operar al menos 6,000 personas este año.

Su modelo de trabajo se basa en hacer campañas en las regiones marginadas del país y operar a la gente en su hospital quirúrgico de la ciudad de México.

Artículo relacionado: Empresa social, ¿peleada con ganancias?

Los retos más importantes que enfrentan los emprendedores para acercar soluciones de salud visual a más personas es conseguir el apoyo y coordinación de los gobiernos estatales, levantar capital, atraer y retener talento y bajar aún más los costos de sus insumos y operaciones.

“Hemos reducido los costos hasta 60% en las operaciones de cataratas a través de la innovación en nuestra cadena de suministro al terminar con intermediarios, importando insumos de alta calidad y comprando equipo a través de financiamiento”, explicó.

SalaUno se prepara para abrir nuevas clínicas de diagnóstico y hospitales quirúrgicos en el país. Sin dar detalles Javier Okhuysen mencionó que ya recibieron fondeo del IFC-Banco Mundial y Adobe Capital para continuar creciendo.

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×