Qué le depara al ecosistema emprendedor mexicano en 2017

La nueva realidad presupuestal traerá cambios que podrían impulsar positivamente al sector, auguran los expertos.
Ajuste necesario.  El recorte presupuestal al Fondo Nacional Emprendedor resulta el momento perfecto para que el ecosistema comience a subsistir por sí solo.  (Foto: iStock by Getty Images)
Jimena Tolama /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La optimización de recursos, alianzas estratégicas, la creación de menos fondos, pero una mayor participación de la iniciativa privada serán algunas de las acciones que los actores del ecosistema emprendedor en México verán suceder durante 2017.

La nueva realidad presupuestal para el Fondo Nacional Emprendedor (FNE) es el principal motivo, pues actuará como un efecto dominó para incubadoras, aceleradoras e inversionistas, cuya bolsa depende del recurso gubernamental.

Sin embargo, esto a su vez ayudará al ecosistema a acelerar su operación como debiera por naturaleza: sin depender de los subsidios y del dinero público, afirmaron algunas de las voces del sector.

“(El recorte) no me parece una noticia tan grave, al contrario, nos fuerza a tener que llegar a la independencia a trancazos. El Inadem –a cargo del fondo- fue pensado para darle un empujón, solo para que este después se vuelva autosuficiente”, indicó el co fundador de ALL VP, Fernando Lelo de Larrea, uno de los primeros fondos de capital emprendedor creados en México.

En 2016, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público propuso otorgar 3,760 millones pesos (mdp) al FNE, un 47.8% menos que lo que recibió para ejercer en 2016 (7,200 mdp), siendo el mayor recorte que ha sufrido desde su creación, en 2013. Ante esto, el presidente del Inadem, Enrique Jacob Rocha, aseguró que el principal objetivo será hacer que el recurso rinda.

“Buscaremos que esta reducción no impacte en más del 20% de emprendedores y pequeñas empresas apoyadas. Además, revisaremos toda nuestra estructura de convocatorias para buscar que el recurso menor pueda tener una utilización mayor”, dijo Jacob a Expansión.

El Inadem apoya al sector mediante dos vías: a través de convocatorias y convenios de asignación directa, como lo hace con los estados de la República. Es en estos últimos en los que hará una revisión a la baja.

Es el caso de Yucatán, que recibirá 20% menos presupuesto que en años anteriores, al pasar de 170 en 2016 a 120 mdp en 2017. O Guanajuato, que recibiría 20 mdp menos contra los 100 otorgados el año previo.

En cuanto a las convocatorias, el funcionario detalló que ninguna de las 19 existentes desaparecerá este año, pero las que han tenido más impacto mantendrán o recibirán más recursos que otras.

Es el caso de la convocatoria 1.3 (Reactivación Económica y de apoyo a los Programas: de la Prevención Social de la Violencia y Delincuencia y la Cruzada Nacional Contra el Hambre), en la que fueron autorizados apoyos a más de 100 proyectos, de hasta seis mdp.

Recomendamos: Un panorama gris para las políticas sociales en 2017

También la convocatoria 2.4 (Incubación de Alto Impacto y Aceleración de Empresas) en la que 150 programas recibieron apoyos de hasta 3.2 mdp. Las referentes a temas de capacitación y certificaciones serán las que sufrirán un recorte del 30%, ya que la aportación pasará del 70% al 40%.

“Vamos a continuar con ellas, porque son una vía absolutamente democrática para el emprendedor y pequeño empresario que quiera acceder a recursos”, agregó Jacob. Pero el presidente de Fintech México, Jorge Ortiz, la organización que impulsa temas de emprendimiento en tecnología financiera en el país, ve un foco rojo justo en la forma de acceder a estas.

“Hay mucho dinero que da y no hay un seguimiento claro”, expresó Ortiz, ya que a durante los primeros meses de 2016, la Auditoria Superior de la Federación recomendó la suspensión total o parcial del FNE al detectar irregularidades en el manejo del capital durante su primer año de operación.

Además, dijo, “está el problema del coyotaje con esos despachos que se dedican a ayudar a los emprendedores a aplicar y que llegan a quedarse un 30% del monto en caso de que la empresa lo obtenga”, expresó Ortiz.

Jacob aseguró que en 2017 el Inadem lanzará un nuevo sistema informático, “de clase mundial”, que facilitará el contacto y seguimiento de las pequeñas empresas con el instituto. “Nos ayudará a entender perfectamente cómo va un proyecto, sus componentes de evaluación y con ellos reforzaremos todo lo relativo a las convocatorias”, añadió.

Alianzas estratégicas: el plan B

Otro elemento en el que se enfocará de lleno el Inadem en 2017 será el de intensificar los mecanismos de coordinación con otras dependencias de gobierno, como la Sagarpa y la Sedesol, ya que son instituciones que buscan tener una mayor participación en el fomento al emprendimiento rural.

Lee: Inadem apostará por alianzas ante recorte de presupuesto

“En los primeros días del año tendremos una reunión con un grupo grande de incubadoras (de la Red de Apoyo al Emprendedor) que están preparadas para apoyar el desarrollo de los emprendedores en este sector y conectarlos con estas dependencias” que pueden aportarles más recursos, adelantó Jacob. Pero Lelo de Larrea insiste en que las incubadoras y aceleradoras deben trabajar por encontrar sus propios medios de subsistencia.

Momento de cosechar

Para la directora de Mass Challenge México, Camila Lecaros, la aceleradora estadounidense que aterrizó en el país hace un año, el ecosistema emprendedor entrará a una etapa de consolidación, luego de que el Inadem haya inyectado suficiente capital a incubadoras, aceleradoras y fondos de inversión.

Recomendamos: Peña y los emprendedores: 10 datos del cuarto informe de gobierno

“El 2017 será un año donde todas estas organizaciones entreguen resultados y muestren realmente qué han hecho para apoyar a estos emprendedores. Creo que podremos ver quiénes siguen y quienes no”, dijo Lecaros.

Lelo de Larrea coincidió, “porque todo mundo se va a concentrar en empezar a cosechar lo que se sembró con ese dinero”. Además, asegura que no ve el surgimiento de más incubadoras y levantamiento por parte de fondos de inversión.

Y es que, al depender menos del gobierno, existirá más colaboración entre las incubadoras, aceleradoras y fondos ya existentes con los corporativos, que no solo patrocinarán concursos sino que mejoraran de fondo sus procesos de innovación. “Ese será un gran cambio en 2017”, pronosticó.

Por otro lado, los primeros fondos que levantaron capital entre 2012 y 2014, como ALL VP, Angel Ventures, Capital Invent, Ideas y Capital, Mountain Nazca, Bridge 37, Founders into Funders y Jaguar ya están madurando sus empresas. Tampoco ve al mercado “secándose de capital”, pues aun estos fondos tienen dinero para seguir invirtiendo en un par de empresas más, antes de levantar su siguiente fondo.

¿Y quiénes serán los más afectados?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Quienes apenas deseen entrar al ecosistema serán quienes sufran la falta de recursos, advirtió Lelo de Larrea. También los emprendedores que sientan que dependen de recursos de gobierno para seguir existiendo, agregó Jorge Ortiz.

“El gobierno tiene la obligación de fomentar el emprendimiento, más no de mantener emprendedores”, dijo Ortiz. Lelo de Larrea coincide: “la base del propio crecimiento tendría que estar en la empresa y su relación con el mercado, no en la variable macro”.

Ahora ve
Independentistas catalanes se preparan ante el anuncio de Mariano Rajoy
No te pierdas
×