Crisis europea deja lucrativo negocio

El fundador de Strategic Value Partners compra activos bancarios del bloque a bajo precio; Victor Khosla prevé que Italia y España recibirán ayuda por parte de Francia, Alemania y el FMI.
Merkozy  (Foto: CNN)
Amy Feldman

Mientras Europa se tambalea y los mercados tiemblan, Victor Khosla atisba una inusual oportunidad.

Khosla, de 53 años y fundador de la firma Strategic Value Partners, que gestiona 4,000 millones de dólares (mdd) en activos en sus fondos de inversión y de deuda distressed (en incumplimiento o mora), es un veterano de la inversión en empresas con problemas financieros que ha trabajado para Citibank, Merrill Lynch y Cerberus Capital Management. Desde que Khosla fundara SVP en 2002, su fondo insignia Strategic Value Restructuring Fund ha reportado hasta septiembre de 2011 retornos anuales promedio de 11%, de acuerdo con la publicación Hedge Weekly del banco HSBC.

Nos reunimos con él en sus oficinas de Greenwich, Connecticut, en una excepcional entrevista donde nos habla del vacilante continente, de las ventas masivas de activos emprendidas por bancos europeos, y de cuáles son los sitios donde invierte.

¿Cuál es su punto de vista sobre la crisis europea?

Se trata del mayor ciclo de deuda distressed en Europa. Europa descubrió las compras apalancadas en 2002 más o menos y, como resultado, en el continente se emitieron cerca un billón de dólares en deuda y bonos de alto rendimiento, mayormente entre 2002 y 2007. Así que ahora, ese sector corporativo en dificultades financieras de Europa tiene un producto que nunca antes había tenido. Por otro lado, tenemos la recesión en Europa, que genera deuda distressed. Y por último, los bancos europeos tienen tanta presión sobre ellos que han comenzado a vender.

Cuando sumas todos estos factores, obtienes tamaño, escala y ventas. Hemos invertido 6,000 mdd en Europa en los últimos 10 años, comprando deuda senior en dificultades, y en los primeros 10 meses de 2011 invertimos 1,400 mdd en Europa. Estamos comprándole (deuda) a bancos europeos, y nuestro precio promedio de compra es de cerca del 60% del valor nominal. Hoy Europa es como el aeropuerto JFK en hora pico, y todos los bancos comerciales están haciendo fila para vender su deuda.

¿Qué se necesita para eliminar el riesgo soberano? ¿Los políticos europeos están haciendo lo correcto?

Está dándose -de una forma lenta, progresiva y algunas veces subterránea- una socialización del problema de deuda europea. Pero en este momento no puedes avanzar a paso tan lento en los próximos 12 ó 18 meses. Las cosas llegan a un punto crítico, ya han llegado a ese punto. Y creemos que tienen que tomar decisiones en los próximos tres o cuatro meses. Verás apoyo para Italia y España, y verás que el riesgo sistémico se alejará. Toda vez que intentes que 17 personas se pongan de acuerdo, siempre habrá una probabilidad de que haya un accidente. Pero nuestro argumento central es que, básicamente, los alemanes y los franceses, y tal vez el FMI -y quizás Estados Unidos y China- escriban cheques para eliminar ese riesgo sistémico. Un default de Italia cimbraría y devastaría al sistema financiero, e impedirlo -pienso- no sólo es problema de Europa, es una cuestión global.

Europa está conformada por muchos países diferentes, con una variedad de riesgos y regulaciones. ¿A quién le están comprando?

Nos centramos en Gran Bretaña, Alemania, Escandinavia, Suiza y el noroeste de Europa. Eso equivale a cerca de 700,000 mdd del billón de dólares que mueve el mercado de alto rendimiento de Europa, y es un mundo donde existen las adecuadas leyes de bancarrota y códigos de reestructuración. En 2010 realizamos en cuatro meses la reestructuración de Oerlikon, que es como una pequeña GE de Suiza. Con las apropiadas jurisdicciones en Europa, puedes hacer estas reestructuraciones. Eso no sucede en Francia o Italia, o los países periféricos donde las economías están verdaderamente dañadas.

¿Ve también oportunidades fuera de Europa?

No es tan extremo como en 2008, pero en los últimos seis meses hemos visto cómo se derrumban los precios globalmente: los bonos de alto rendimiento están en el mismo nivel que tenían durante la crisis asiática en 1998. Con la deuda distressed, creemos que los movimientos de precio son tan abruptos que ha bajado a los niveles de 2002. Aunque el caso de Europa es realmente interesante, el juego en Estados Unidos también ha cambiado.

¿Dónde está invirtiendo en Estados Unidos?

Buscamos infraestructura: los negocios en puertos y carreteras de peaje. Hemos invertido en deuda distressed en el Puerto de Newark y el Puerto de Baltimore. En el aeropuerto Logan de Boston compramos una significativa cantidad de deuda. Estos son activos cuasi monopolísticos con flujos de efectivo relativamente predecibles durante largos periodos. Nos gustan los negocios de la ‘antigua economía' con activos tangibles. La infraestructura es claramente uno de esos negocios, la electricidad es el segundo. Un tercer sector acaba de surgir, el de los aviones y las aerolíneas. No nos gustan en particular las aerolíneas, pero nos gustan los aviones, y ahora que American Airlines está en bancarrota, creemos que existe una oportunidad muy interesante de comprar deuda distressed de aeronaves o de los espacios en las puertas de embarque de los aeropuertos.

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Este artículo pertenece a la edición de la revista Fortune del 16 de enero de 2012.

 

Ahora ve
Sierra Leona vende ‘el diamante de la paz’ en 6.5 millones de dólares
No te pierdas
×