Alfa afronta un entorno complicado en todos sus sectores

La apreciación del dólar y la caída de los precios de las materias primas dificultan el crecimiento de sus negocios, a pesar de la integración de Axtel. Su incursión en el petróleo está en pausa.
La empresa que dirige Álvaro Fernández Garza integró al grupo una nueva empresa, Axtel.
Una nueva etapa  La empresa que dirige Álvaro Fernández Garza integró al grupo una nueva empresa, Axtel.  (Foto: Carlos Aranda)
Por: IVET RODRÍGUEZ, SHEILA SÁNCHEZ Y EDGAR SIGLER
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El conglomerado industrial Alfa presentó el jueves unos resultados sólidos del primer trimestre, con una utilidad neta de 142 millones de dólares (mdd), cuando perdió 127 mdd el año anterior, y unos ingresos de 3,810 mdd, que sin embargo suponen 7% menos que en 2015.

El grupo, presidido por Armando Garza Sada y dirigido por Álvaro Fernández Garza, se mantiene como una de las mayores compañías del país, operando en negocios muy diversos: alimentos —Sigma—, autopartes —Nemak—, petroquímica —Alpek—, petróleo y gas —Newpek— y ahora telecomunicaciones —Axtel, que integró al grupo este año tras la fusión de su empresa Alestra con esa otra firma—.

Por un lado, la diversificación le sirve a Alfa para obtener ingresos de actividades variadas y evitar los problemas de un sector concreto. Por el otro, sin embargo, el entorno es adverso en casi todos sus frentes, por la apreciación del dólar y la caída de los precios de las materias primas. Esto causó un cierto estancamiento en sus resultados, aunque las cifras operativas fueron buenas.

Lee: Alfa registra ganancias por 3,784 mdp en el primer trimestre

Sigma: innovar para crecer

Sigma, la división de alimentos refrigerados de Alfa, espera recuperar su crecimiento durante este año invirtiendo en la innovación de sus marcas, pues este primer trimestre reportó unos resultados “planos”, dijo este viernes Eugenio Caballero, director de Finanzas de la subsidiaria.

La empresa, la mayor subsidiaria del grupo, tuvo ingresos de 1,354 mdd, 6% menos que en el mismo periodo del año anterior, debido a la depreciación del peso frente al dólar y al euro.

“En México tuvimos un volumen plano debido a los eventos que están ocurriendo, como el tipo de cambio y el consumo también plano. Esperamos que nos recuperemos el resto del año, con la innovación e inversión en nuestras marcas para revertir esta tendencia”, dijo Caballero en su conferencia con analistas.

El dinero que la firma obtuvo por sus operaciones se quedo estable frente al año anterior, comentó Juan Rich, analista del banco Interacciones.

La empresa incrementó en un 5% los precios de los productos en México, pues adquiere las materias primas en dólares, algo que sin embargo benefició a sus negocios en Estados Unidos, añadió Caballero. “Específicamente, los precios de carne de cerdo disminuyeron aproximadamente 5%, mientras que de muslos de pavo y leche fueron 25% y 29% inferiores, respectivamente”, detalla el reporte trimestral.

En Europa, donde Sigma es propietaria de la española Campofrío, los resultados mostraron márgenes saludables. Sin embargo, la empresa no espera un año positivo hasta 2017, debido a que todavía no está lista la planta de Burgos, España.

“La empresa tiene una guía de Capex —inversión de capital— de 370 millones para 2016. Si vemos la inversión que hizo de 40 millones, realmente corresponde a un 11% del plan. Entonces, podríamos esperar que si la empresa mantiene la guía original, realmente las inversiones importantes estarían viniendo durante los próximos trimestres”, comentó Rich.

Alpek y Newpek: la cara y la cruz

Alpek tuvo un comienzo de año positivo en sus negocios de poliéster y de plásticos y químicos.

Newpek, por el contrario, sufrió el desplome de los precios del petróleo. En general, el intento de Alfa por crecer en este sector —con su inversión en la petrolera Pacific Rubiales— se ha visto frenado.

El conglomerado se vio relegado por el grupo que emprendió la reestructuración de Pacific Rubiales, quien rechazó una oferta de compra por 1,600 millones de dólares que hicieran la mexicana y Harbour Energy a mediados del año pasado. Por ello, Alfa abre ahora la puerta a buscar nuevas alternativas para ampliar su negocio de exploración y producción de hidrocarburos.

"No nos veo invirtiendo en la parte de la deuda como una forma de participar en una compañía (pacific Rubiales), donde quizá no estaremos en el asiento de la dirección", dijo Ramón Leal, director de Finanzas de Alfa, en la conferencia con analistas.

Alfa ya asumió algunas pérdidas en sus libros por la inversión en Pacific Rubiales, por lo que ahora se mantendrá al margen de la reestructura de la compañía. El conglomerado también aguardará a ver si los precios del petróleo repuntan a los 50 o 60 dólares para ver si reinician las tareas de perforación en sus proyectos en Estados Unidos y México, donde la caída en el valor del barril en los últimos meses los orilló a detenerlas, dijo Raúl Millares, director de Energía de Alfa y Newpek.

Axtel, uno más del equipo

Donde Alfa sí tuvo buenas noticias, sin apenas matices, fue en telecomunicaciones: registró un impulso del 58% en sus ingresos en ese sector gracias a la consolidación de Axtel y al desempeño de su negocio empresarial con Alestra.

La empresa ahora se enfocará en aliviar la deuda que hereda de Axtel, cerca de 721 millones de dólares, que ya se ha puesto a refinanciar.

"Recientemente hubo un anuncio de una calificadora acerca de la deuda de Axtel, y recibió una ligera mejora en la calificación, situándola como más estable. De hecho, se espera que la deuda sea refinanciada", explicó Jesús Romo, analista de la consultora Telconomía. "Esta perspectiva se apoya en que ahora Axtel tendría acceso a capital a través de su fusión con la subsidiaria de Alfa, y porque de este movimiento se espera un crecimiento en los ingresos, al formar un proveedor que concentra más infraestructura y que conjuga a dos proveedores TIC para el segmento corporativo y gubernamental", añadió el experto.

Nemak, con nuevas inversiones

Nemak, la subsidiaria de Alfa dedicada a la producción de componentes automotrices, elevó su EBITDA —un indicador que, a grandes rasgos, muestra la utilidad que logró la operación del negocio— debido a la venta de productos de mayor valor agregado y a mejoras en la eficiencia operativa, dijo Armando Tamez, presidente y director general de la compañía en Norteamérica.

Recomendamos: Nemak sufre por la caída del aluminio y la apreciación del dólar

La compañía mantuvo este EBITDA positivo pese a la caída de 8% en sus ingresos, comparado con el mismo periodo de 2015.

Alberto Sada Medina, director financiero de Nemak, explicó, en conferencia telefónica, que esta caída en los ingresos obedeció a la depreciación del euro y del peso mexicano frente al dólar estadounidense, y a que la caída en los precios del aluminio 'abarató' algunos de sus productos, como las cabezas para motor.

“Fue un reporte neutral, influenciado por las condiciones de mercado, que impactaron la demanda de Nemak en Norteamérica, así como una disminución en el precio de sus productos derivada de una caída en el precio de la materia prima”, dijo Rafael Escobar, analista de Vector.

Tamez añadió que, durante el primer trimestre, la firma obtuvo nuevos contratos por un valor aproximado de 250 millones de dólares en ingresos anuales. Además, anunció una inversión por 55 millones de dólares para una nueva planta en Eslovaquia dedicada a la producción de componentes estructurales, un negocio en el que incursionó en 2015.

Ahora ve
Temores por renegociación del TLCAN en industria automotriz en México
No te pierdas
×