El analista que ‘sabía’ el resultado de la Ronda en aguas profundas

Pablo Medina, especialista de la consultora Wood MacKenzie, tenía claro que la licitación apuntaba a tener éxito meses antes del concurso.
La mayoría de los analistas consultados por Expansión esperaban que se adjudicaran entre 4 a 6 bloques en la Ronda 1.4.
Apuesta Profunda  La mayoría de los analistas consultados por Expansión esperaban que se adjudicaran entre 4 a 6 bloques en la Ronda 1.4.  (Foto: iStock)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Pablo Mediano, analista del sector energético para México de la consultora Wood MacKenzie, con sede en Houston, llevaba meses apostando en que la licitación iba a atraer a las grandes petroleras del mundo, y que se iban adjudicar entre 8 de los 10 bloques de las 12 áreas que se ponían a disposición por primera vez a la iniciativa privada.

Tenía tanta confianza que lanzó un reto amistoso en su cuenta de Twitter para que sus conocidos lanzarán su mejor apuesta a una semana de darse la ronda que, de haber tenido un resultado pobre, habría puesto en entredicho todo su trabajo de los últimos dos años.

“El reto de la Reforma Energética era aguas profundas y hoy podemos decir que salió con un sobresaliente”, dijo el analista, quien resultó el único que acertó al número de bloques adjudicados en la licitación de este lunes, entre nueve especialistas consultados por Expansión.

Ningún experto apostaba por un fracaso en la Ronda 1.4, pero Pablo Medina basó su apuesta en tres puntos que consideró claves para explicar el éxito de la primera subasta de campos petroleros en la historia del país.

Traje a la medida

La Secretaría de Energía puso a subasta 10 bloques en aguas profundas que habían sido “nominadas” por la industria. Esto quiere decir que las compañías le habían hecho saber a la dependencia que estaban interesados por trabajar en estos lugares con anterioridad.

“El Gobierno ajustó las áreas a las nominaciones de la industria. Le diste a la industria lo que quería”, explica Medina.

Pemex se asociará por primera vez con una empresa privada

Sin obligación para perforar

Las bases de la licitación finales no obligaban a las petroleras que quisiera participar en perforar un mínimo de pozos en los primeros años, y más bien dejaron abierta la posibilidad para que dentro de sus ofertas fueran ellos quienes propusieran cuántos pozos querían hacer.

“Muchas de las ofertas incluían perforación de pozos, pero al no forzar a todos, resultó positivo porque fue el mercado el que estableció el valor de los activos para saber si aumentaban o no su apuesta”, dice el analista.

Cada pozo perforado en aguas profundas requiere inversiones de 150 millones de dólares (mdd) en promedio, aunque tiene 30% de posibilidades de ser exitoso.

Régimen fiscal atractivo

El Estado pidió 3% como regalía mínima para los cuatro bloques en Perdido, y 1.9% en la Cuenca Salina del Sur, el área menos explorada. Estos bajos montos resultaron atractivos para las compañías, quienes podían apostar con un mayor margen.

“Cuando el Gobierno ofrece activos atractivos, las empresas van a ir por esto”, dice el especialista de Wood MacKeznie.

Las apuestas ganadoras superaron siempre el mínimo requerido, y llegaron tan alto como el 26.9% ofrecido por el consorcio de Murphy Sur, Ophri, PC Carigali y Sierra Oil & Gas en el bloque 5 de la Cuenca Salina del Sur.

La quiniela de la Ronda 1.4: los analistas prevén un éxito mediano
Ahora ve
Ante amenaza de invasión de Trump, Maduro ordena ejercicios militares
No te pierdas
×