¿Podría tu empresa obligarte a compartir información genética?

Una iniciativa de ley en Estados Unidos busca que las empresas puedan recabar datos genéticos y médicos de sus empleados.
En EU, la información genética y la concerniente a la salud están protegidas bajo las leyes federales de no discriminación y privacidad genética.
Genética  En EU, la información genética y la concerniente a la salud están protegidas bajo las leyes federales de no discriminación y privacidad genética.  (Foto: CNN)
Jen Christensen
(CNN) -

Mientras en Estados Unidos los republicanos están presionando para eliminar el requisito de Obamacare que obliga a los estadounidenses a tener un seguro, otro proyecto de ley podría obligar a los empleados a participar en los programas de bienestar laboral que recaban sus datos genéticos y médicos y los de sus familiares.

El polémico proyecto de ley se llama Preserving Employee Wellness Program Act, y fue presentado en la Cámara de Representantes el 2 de marzo por la republicana Virginia Foxx, de Carolina del Norte.

El proyecto de ley permitiría a los empleadores penalizar a los empleados si no participan en los programas de bienestar laboral que recolectan este tipo de datos.

Algunos trabajadores se han resistido a unirse a estos programas, expresando su preocupación de que recogen información que el empleado prefiere mantener en privado.

Lee: Sustituto de Obamacare planea dejar sin seguro a millones

La información genética y la concerniente a la salud están protegidas bajo las leyes federales de no discriminación y privacidad genética, como la Ley de No Discriminación por Información Genética y la Ley para Estadounidenses con Discapacidades.

Los empleadores no pueden usar la información genética de los trabajadores en las decisiones laborales, ni se les permite pedir, exigir o comprar la información genética de sus empleados a menos que sea parte de un programa de bienestar voluntario. Sin embargo, los críticos dicen que el nuevo proyecto de ley ofrece a los empleadores una especie de subterfugio.

Cada vez más empresas ofrecen programas de bienestar en el lugar de trabajo: alrededor del 61%, según la comisión legislativa para la Educación y la Fuerza Laboral, que aprobó la nueva legislación la semana pasada con 22 votos a favor y 17 en contra. Casi el 90% de las grandes empresas los ofrecen.

Los programas pueden consistir en algo tan simple como ofrecer vacunas contra la gripe y talleres para dejar de fumar, hasta ayuda para perder peso. Suelen requerir que las personas llenen formularios que incluyen un historial médico detallado. Algunos programas preguntan sobre cuestiones de seguridad como el consumo de drogas en el pasado o el uso del cinturón de seguridad. Otros miden la presión arterial y el peso, y algunos piden información genética, lo que podría revelar riesgos para la salud.

Los programas fueron creados para ayudar a los empleados a mantenerse sanos y para mejorar su seguridad, dicen los expertos. Las compañías también buscan con ello aumentar la productividad y mantener bajos los costos del seguro médico.

Pero a algunos les preocupa la privacidad.

En 2015, un grupo de policías empleados por la ciudad de Houston se opuso cuando el departamento requirió que los empleados llenaran su historial médico con un programa de bienestar en línea, o en su defecto pagaran 300 dólares adicionales al año por su cobertura médica. La letra pequeña decía que los datos que la compañía recopilaba podían ser publicados en áreas "abiertas a consulta pública", podían estar "sujetos a volver a divulgarse" y “ya no estaban protegidos por la ley de privacidad".

Lee: Estos tips evitarán que vendan tus datos en la red

Algunos estudios han cuestionado si estos programas realmente mejoran la salud y/o reducen los costos de salud de las empresas. Otros estudios, empero, han visto cierta mejora en comportamientos saludables y menores costos en las empresas que los tienen.

El American Benefits Council, un grupo que defiende los programas patrocinados por empleadores, testificó ante el Congreso afirmando que la actual ley que rige estos programas es confusa y pone en riesgo el futuro de los programas de bienestar. El grupo está a favor del nuevo proyecto de ley, al igual que la asociación Society for Human Resource Management.

Pero otras organizaciones se oponen a la nueva legislación. Un grupo de 69 asociaciones, entre ellas la AARP, la American Academy of Pediatrics, el National Women's Law Center y el March of Dimes, enviaron una carta a la legisladora Foxx protestando que las sanciones para los empleados que quieran mantener privada su información médica y genética podrían ser "draconianas" y la ley revertiría las protecciones para restringir el acceso de los empleadores a la información genética.

Lee: Los datos personales de los mexicanos, sin regulación ni protección

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La American Society of Human Genetics, que representa a los especialistas en genética humana, escribió una carta similar a Foxx. Recomendó que el comité legislativo aprobara medidas que alentaran a las personas a usar los programas de bienestar en el trabajo "sin minar los derechos civiles estadounidenses".

La legislación está ahora pendiente de revisión por otros comités de la Cámara.

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×