El sector naviero sufre la crisis petrolera y pide cambiar la Ley de Navegación

De las 300 embarcaciones mexicanas dedicadas a la actividad petrolera, 60% se encuentra parada por falta de contratos. El sector pide ahora cambiar la ley para proteger a las empresas nacionales.
A la deriva.  Al menos unas 180 embarcaciones con bandera mexicana se encuentran varadas por falta de contratos de trabajo.  (Foto: Jesús Almazán)
Enrique Torres /
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La industria naviera mexicana padece por la crisis petrólera.

“De las 300 embarcaciones dedicadas a la actividad petrolera, 60% se encuentra parada y sin operación”, señaló en entrevista Luis Ocejo, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de Transporte Marítimo (CAMEINTRAM).

Hasta antes del desplome de los precios del petróleo, que empezó a mediados de 2014, la flota nacional que trabajaba para Pemex consistía en más de 300 embarcaciones. Actualmente trabajan en promedio unas 120.

En los últimos tres años, los empresarios mexicanos han realizado inversiones por más de 6,000 millones de dólares en la modernización de sus embarcaciones y en equipo especializado. No obstante, dos de cada tres embarcaciones, de bandera y matrículas mexicanas, se encuentran sin trabajo desde hace dos años.

Las ciudades petroleras y portuarias, como Ciudad del Carmen y Tampico, han sufrido severas consecuencias en sus economías locales por la falta de contratos laborales.

“Aunado a ello, hay una importante cantidad de barcos de empresas extranjeras a los que se les ha otorgado bandera mexicana, cuando el cabotaje (transporte marítimo de mercancías) está reservado para mexicanos”, señaló.

Ocejo, también director de Transporte Marítimo de Grupo TMM, afirmó que las empresas extranjeras aprovechan la figura del arrendamiento financiero para abanderar barcos en el país, “pero lo hacen a través de arrendamiento puro, hacen una simulación de inversión prohibida por la ley”. “El poco trabajo que hay se otorga a las empresas extranjeras que están haciendo la simulación”, agregó Ocejo.

Por ello, la CAMEINTRAM propone un cambio en la Ley de Navegación y Comercio Marítimo, que se encuentra para su actualización en el legislativo, para que se elimine la figura del arrendamiento financiero y sólo se otorgue bandera mexicana a los barcos que demuestren ser propiedad de mexicanos.

Recomendamos: La marina mercante a la deriva, por la falta de actividad petrolera

La gran mayoría de los países de la OCDE tienen reservado el cabotaje para sus compañías nacionales, sin ninguna apertura para las extranjeros, como ocurre en Estados Unidos, dijo este directivo.

En ese país, el transporte de mercancías y personas que se lleve a cabo entre puertos estadounidenses debe realizarse a través de embarcaciones de bandera estadounidense, que sean propiedad de empresas estadounidenses (con control del 75%), construidas en ese país y operadas mayoritariamente por ciudadanos locales (75% de la tripulación, 100% de los mandos superiores).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"No queremos que se cierre al 100% la inversión extranjera, pero si que se proteja a la industria nacional", señaló Ocejo.

La CAMEINTRAM espera que esta medida se aplique lo antes posible, pues una posibilidad para reactivar este sector es a través de la actividad que genere la reforma energética, con la llegada de las empresas privadas que entren a la explotación del petróleo.

Ahora ve
“Un componente racial” dificulta la renegociación del TLCAN, considera Krugman
No te pierdas
×