A 20 años de su libertad, Mandela es un personaje difícil de interpretar

El papel que más trabajo le ha costado a Freeman lograr, dio frutos. Cuando Mandela vio la película dijo: "Yo conozco a ese tipo".
Morgan Freeman, caracterizará a Nelson Mandella en Invictus  Sin Pie de Foto
Mairi Mackay
Autor: Mairi Mackay
LONDRES, (Reuters) -

Interpretar al Presidente de los Estados Unidos y también a Dios, dos veces, no tuvo comparación con el reto de convertirse en Nelson Mandela, dice el actor Morgan Freeman.

“Mandela, realmente tienes que conocerlo,” dijo Freeman a CNN de su nuevo papel en la más reciente película de Clint Eastwood, “Invictus”.

Freeman interpreta al primer presidente negro de Sudáfrica en la película y fue recientemente nominado a un Oscar para el Mejor Actor por esa actuación.

"Cuando conoces a Mandela, sabes que estás en la presencia de la grandeza. Es algo que sólo emana de él", ha dicho del ex−líder sudafricano.

El ganador del Oscar ha prestado su serena autoridad a una serie de películas aclamadas en los últimos años, "Million Dollar Baby" y "The Shawshank Redemption" entre ellas.

En "Invictus" da vida Mandela en el inicio de su presidencia, en su intento de unir a una amargamente dividida Sudáfrica posterior al apartheid en el período previo a la Copa Mundial de Rugby en 1995.

Interpretar a Mandela no fue fácil, dijo Freeman a CNN: “Tienes que haberlo observado – de cerca. Caminar, hablar, matices de carácter, cosas como estas,” explicó.

Freeman investigó su papel viendo cintas de video del líder saludando al pueblo, hablando con su equipo, viendo cómo lidiaba con las diferentes partes de su vida, tanto pública como personal.

En cuanto a las personas cercanas a Mandela se refiere, el trabajo de Freeman ha dado sus frutos: "Todo el mundo estaba contento con él - su secretario personal, su esposa [Graça Michel], su ex esposa [Winnie], su hija, Zindzi , su nieto. Todos dijeron, 'Lo hiciste. Fue maravilloso, " dijo.

Aun con eso, Freeman dijo que estaba "preocupado" cuando se sentó con el líder icónico, que ahora tiene 91 años, para ver la película.

"Yo estaba sentado junto a él. Señaló a la pantalla y dijo ‘Yo conozco a ese tipo’. Así que, ¡Sí¡, creo que le gustó."

La relación de Freeman con Mandela se remonta a 1994 cuando el líder lo nombró como el actor que le gustaría que lo interpretara en una película, en una conferencia de prensa para sus memorias "Long Walk to Freedom."

"Suena arrogante, pero mi pensamiento fue: "Por supuesto. ¿Quién más?" y yo puedo hacerlo. Sé que puedo hacerlo", declaró Freeman a la CNN. Con esto en mente, compró los derechos cinematográficos de las memorias de Mandela.

Freeman le dijo a Mandela que con el fin de hacerle justicia, tendrían que pasar tiempo juntos.

Desde entonces, la pareja se han reunido en diferentes partes del mundo con el paso de los años, dijo Freeman.

Mientras tanto, junto con la socia de producción Lori McCreery, Freeman pasó años, sin éxito, tratando de llevar las largas memorias de Mandela a una película.

Cuando el periodista John Carlin, le envió una propuesta basada en su libro, "Playing the Enemy", Freeman inmediatamente vio que era la historia que podía destilar el genio tranquilo y el éxito de Mandela y comunicarlo a una audiencia.

Poco después, Clint Eastwood llegó a bordo como director de la película (hecha por Warner Bros. Pictures, que, como CNN, es una unidad de Time Warner).

"Fue muy, muy, muy afortunado", dijo Freeman. "Todo vino sólo en un tiempo muy corto. En un latido del corazón, por estándares de Hollywood".

El sueño riesgoso de Mandela era unir a Sudáfrica, detrás del equipo nacional de rugby, los Springboks, quienes querían ganar la Copa del Mundo.

En 1994, muchos negro-sudafricanos querían abolir al querido equipo verde y oro de los afrikáners, que veían como un símbolo de la opresión.

Mandela se dio cuenta de que debía inspirar a los Springboks - desamparados después de no jugar al rugby internacional durante muchos años – para alcanzar la grandeza más allá de lo que creían que podían lograr.

Consiguió  la ayuda del capitán del equipo Springboks, Francois Pienaar (interpretado por Matt Damon), y, por inspiración, compartió con él las palabras de un poema de William Ernest Henley, "Invictus", que termina con las palabras: "Yo soy el capitán de mi destino: Yo soy el capitán de mi alma."

Eran las palabras que Mandela se recitó durante los 27 años que pasó en prisión, encarcelado por un gobierno blanco por la lucha contra el apartheid. El 11 de febrero se cumple el 20 aniversario de la liberación del líder.

En junio de 1995, cuando de verdad los Springboks consiguieron la copa, la historia del movimiento inspirado de Mandela logró titulares por todo el mundo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Este es Mandela - el arriesgado con voluntad de hierro quien unió una nación y consolidó su nombre como uno de los grandes líderes políticos del siglo 20 - que captura Freeman.

Después de todo, dijo: "Interpretar a Dios no es un desafío ... e interpretar al presidente, quién es el presidente? Él es sólo un chico. Mandela no es sólo un chico."

Ahora ve
¿Irías a un restaurante en una cárcel? Esta ONG lo hace posible
No te pierdas
×