Internet permite a chefs aficionados compartir recetas y experiencia

Basta consultar blogs, sitios y videos de cocina para aprender a cocinar desde galletas hasta comida india
Comunidades de cocineros en Internet comparten recetas  Comunidades de cocineros en Internet comparten recetas
Rachel Rodriguez
Autor: Rachel Rodriguez | Otra fuente: 1
CNN -

Como la película de Disney, Ratatouille, nos enseñó, cualquiera puede cocinar. Gracias a Internet, también cualquiera puede tener un programa de cocina.

Cocineros domésticos de todo el mundo se congregan en sitios como YouTube WordPress, y disfrutan compartir recetas y experiencias.

Blogs de comida y comunidades como Epicurious y AllRecipes revientan de contenidos. Desde las recetas “semicaseras” popularizadas por varios programas de la televisora de comida Food Network, hasta las demostraciones de cocineros entrenados y panaderos expertos. Son un grupo diverso –viajeros del mundo, amas de casa y hasta dueños de restaurantes‑ pero comparten una pasión por crear y compartir platos fabulosos.

Presentar un programa de cocina por Internet no viene con todos los beneficios de cadenas televisivas como Food Network o PBS. No hay equipo de producción, asistentes personales ni camarógrafos (a menos que cuentes con la ayuda ocasional de un amigo u esposo que se involucre en el proyecto).

“La cámara estaba sobre una pila de libros, un mortero y un bowl”, dice con una sonrisa Amanda Morris. Ella se grabó recientemente haciendo espagueti al hinojo y compartió el video con CNN iReport. “¡El mismo en el que arruiné las semillas del hinojo!”

Claro, tampoco hay un cheque como pago. Sin embargo, los blogueros de comida y presentadores de videos de cocina dicen que están motivados por la oportunidad de compartir su experiencia y cultura. Amanda Martín, por ejemplo, dice que ella y su esposo empezaron el sitio EatLikeARabbit.net “para enseñar a la gente de qué trata nuestro estilo de vida”.

“El vegetarianismo no es tan malo como algunos podrían pensar”, dice.

Con simples opciones de publicidad como Google AdSense, que automáticamente muestran agregados relevantes en un sitio de Internet y pagan al dueño, los blogueros pueden compensar los costos de operación del sitio y hacer videos aunque estos no remuneren mucho.

Bueno, excepto pocos chefs en línea suertudos que se las han arreglado para convertir su pasatiempo en una actividad de tiempo completo, pagando el espacio.

El programa de cocina en línea de Hetal Jannu y Anuja Balasubramanian es un trabajo de tiempo completo. Este par comenzó a grabar sus aventuras de cocina por diversión hace tres años y el negocio floreció como el sitio en Internet ShowMeTheCurry.com. Ambas amas de casa, empezaron cuando sus hijos iban a la escuela.

“Las dos amamos cocinar, así que era sólo por diversión”, recuerda Jannu. “Nuestro primer par de videos fue sólo con nuestros maridos ayudando con la cámara. ¡Y lo logramos! Lo pusimos ahí, y de pronto obtuvimos toda esta atención”.

La pareja publicó sus videos, que detallan cómo cocinar platos de cocina India e India fusión, y empezaron a recibir miles de vistas y eventualmente hicieron su propio sitio web apoyado por anuncios.

“Hay tanta gente que quiere aprender a cocinar comida india, pero es intimidante”, explica Jannu. Ella piensa que esa es la principal razón detrás de su éxito. “Cuando lo ven (el video) es mucho más fácil que leer una receta”.

Hay otro lado atractivo en los programas de cocina en línea: la comunidad.

“Gracias a Dios por los blogueros”, reflexionó Clair Blaustein sobre su sitio de cocina TheBarefootKitchen Cuando una placa de pasta para galleta que había preparado quedaba muy crujiente para poder usarse, a pesar de sus trucos usuales, ella pedía consejo a otros chefs en línea.

“Yo recordaba ¡otros han ido donde yo todavía no he dado un paso! ¡Ellos podrían ayudarme!, escribió en su blog. Otros dos blogueros habían horneado la misma receta pocos días antes como parte de un reto multiblog llamado “12 días de galletas”, y ellos también habían tenido problemas con pasta crujiente. Blaustein hizo un viaje rápido a sus blogs y tuvo la solución instantáneamente.

“Unas cucharadas de leches después parecía que estaba de vuelta en el buen camino”, dijo.

“Si estás viendo, digamos, Food Network y tienes una pregunta, realmente no puedes llamarlos o ponerte en contacto con ellos. “, dice Jannu. Ella piensa que la habilidad para conectarse con ella y Balasubramanian es gran parte de la atracción de su sitio web. “El beneficio más grande de la comunidad en línea es que a pesar de que tenemos un video, la gente tiene dudas, y todo lo que tienen que hacer es escribirnos o comentar en el video. Nosotras nos hacemos un espacio para contestar cada pregunta que nos llega”.

Pero eso no significa que los cocineros en línea huyan de los programas de televisión más tradicionales. Muchos encuentran inspirador el auge de programas de cocina y el aumento de su variedad.

Lisa Hechesky ha cocinado desde que tenía 12 años, pero dice que sólo recientemente encontró un programa televisivo de cocina que “me habla”: Good Eats with Alton Brown (Buenas comidas, con Alton Brown).

“Era la primera vez que había visto un programa de cocina que de hecho explicara cómo cocinar, en lugar de sólo dar una receta”, dijo. Hechesky está especialmente interesada en carne y pescado ahumados. Ella le da crédito a Brown por enseñarle cómo hacerlo correctamente. Está tan agradecida que ahora el sitio de fans y blog de cocina AllAboutAlton.com y compartió su técnica con CNN iReport.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Morris dice que la audaz personalidad de los chefs de televisión la motivaron a tomar riesgos en su propia cocina y más allá.

“Paula Deen parece muy amigable, gregaria y erudita, y es fuerte y valiente”, dice Morris. “Ella sólo toma cualquier cosa de cualquier persona y lo trae a su programa y sus escritos. Y lo mismo con Anthony Bourdain. El parece tan temerario en la cocina y cuando viaja. Yo me esfuerzo por ser así.

Ahora ve
Vecinos y voluntarios buscan documentos y recuerdos entre escombros en CDMX
No te pierdas
×