El mundo sensorial del artista brasileño Ernesto Neto

Ernesto Neto te enseña lo 'sexy' de la vida a través de sus esculturas 'biomórficas' y un arte que trascendió las fronteras brasileñas
  • A+A-
Autor: Mairi Mackay | Otra fuente: CNN

Proviene de una de las ciudades más seductoras en la Tierra, y crea arte que exige ser tocado, pero Ernesto Neto desearía que el mundo fuera menos sexy.

Según Neto, uno de los artistas líderes en Brasil, ser “sexy” se relaciona con la vida ajetreada en la ciudad, llena de reglas tipificadas por capitales como Nueva York y Londres.

"Debes hacer todo, debes estar a tiempo, debes vender mucho… los teléfonos nunca paran, ni los tacones altos y ni los labiales… están muy en la orilla del mundo”, dijo a CNN el nativo de Río de Janeiro.

Neto es un producto de la cultura más relajada de Brasil, y cree que la vida debería ser menos formal y más humana. La gente debería hacer pausas, dar pasos atrás y experimentar el mundo que los rodea. 

Eso es algo que relaciona con ser más sensual. “Cuando eres sensual, eres más lento… existe un balance, un momento, una soltura que hace que te sientas más sensual”, dijo a CNN. 

Este tipo de ideas, como la sexualidad, la expresión y la interacción humana, son el centro del arte de Neto: esculturas multi-sensoriales interactivas que invitan al espectador a tocar, oler, tomar, sentir y hasta caminar dentro de ellas.

En los últimos 20 años se ha forjado un nombre, tanto en casa, donde es considerado uno de los líderes del arte escénico brasileño, con exposiciones de artistas jóvenes en su galería, A Gentil Carioca, como a nivel internacional, con exhibiciones en todo el mundo.

Neto trabaja con tela, y lo ha hecho desde finales de la década de los noventa. Usa el mismo poliéster con el que se fabrican los calcetines, y suele llenarlo de piedras, arena o arroz para formar figuras orgánicas y armónicas, que llama “estalactitas de tela”. En ocasiones huele su trabajo, llenando sus obras con yerbas y especias, que llenan el aire con un perfume embriagador.

Sus esculturas van desde piezas que se cuelgan en la pared hasta enormes creaciones. En 2006, llenó el espacio clásico del Panteónen París con estalactitas de tela que colgaban como gotas de líquido viscoso en una exposición llamada Leviathan Thot.

Su reputación es tal que, en 2009, Anthropodino fue la primera instalación especialmente comisionada en la recién reinaugurada galería Armory de Park Avenue, en Nueva York. Su última exhibición, The Edges of the World, se encuentra en la Galería Hayward de Londres.

"El arte brasileño no ha sido un secreto bien guardado, sino uno de los lugares más emocionantes para el arte contemporáneo, al menos desde hace 50 años”, dijo a CNN el Dr. Cliff Lauson, curador de The Edges of the World.

"El trabajo de Ernesto es realmente una parte de eso, y tiene resonancia internacional”, dijo.

The Edges of the World es una muestra típica del trabajo reciente de Neto, donde usa telas elásticas y translúcidas que se sobreponen a un esqueleto de madera terciada unida. Las esculturas de otra serie de túneles y cámaras de colores dulces y transparentes muestran paredes llenas de bolsas con flores de manzanilla, lavanda y comino.

Neto alienta a los asistentes de sus exposiciones a que rechacen la formalidad de las galerías, donde casi siempre se encuentra la indicación tácita de 'No Tocar'.

“Su trabajo tiene un atractivo inmediato, sus obras son táctiles y sensuales. Te invitan a interactuar con ellas”, dijo Lauson. “Las esculturas también consideran a un nivel intelectual las reglas sociales implícitas que rigen nuestras vidas”. Lauson agregó que lo más interesante es cómo todo esto puede tener varias capas de significados. “Es un artista intelectual y juega con eso”.

Parte de ese juego es una reflexión de la cultura de Río: “la cuestión de la informalidad es clave para Río de Janeiro y Brasil”, dijo Neto.

“Tenemos vendedores callejeros, que luchan contra la policía cuando quieren levantar sus puestos. Tenemos las favelas, residencias informales que no están permitidas por ley porque no pagan impuestos. En Europa esto no existe porque todos tienen dinero y empleo, y la policía no lo permite; la cultura es muy objetiva”, dijo.

Eso es algo que inspira a Neto a tal grado que incluso consideró presentar vendedores callejeros en su última exhibición. “Se suponía que vendrían algunas personas a vender cocos y galletas o refrescos, moviéndose por todo el lugar como si fuera un baile”. A final de cuentas fue muy complicado llevar un pedazo de Brasil a sus instalaciones en Londres, pero sigue trabajando en ese proyecto.

En 2000 se casó con su novia embarazada de 8 meses, Lili, en el Museu de Arte Moderna de Río, en una pieza llamada “O Casamento--Lili, Neto, Lito e osloucos (La boda entre Lili, Neto, Lito y los locos).

Como dijo Neto, la vida debería ser más sensual. Parece ser que practica lo que predice.

Ahora ve