Lady Gaga también fue a un campamento de 'nerds'

Personajes como creadores de Facebook, de Google y Lady Gaga fueron durante su adolescencia a un curso de aprendizaje intensivo
Lady Gaga  Lady Gaga fue 'nerd'
Elizabeth Landau
Autor: Elizabeth Landau
(Reuters) -

Hace un tiempo, cuando Lady Gaga sólo era una niña de Nueva York llamada Stefani Germanotta, pudo haber sido una nerd.

Así como un selecto grupo de niños dotados hoy en día, ella pasó tres semanas de un verano en un programa de aprendizaje intensivo que ofrecía clases de todo, desde matemáticas hasta robótica.

Tanto Gaga, como Marck Suckenberg de Facebook y Sergey Brin de Google son ex alumnos del Centro de Jóvenes Talentosos (CTY) de la Universidad John Hopkins. CTY y el Programa de Identificación de Talento de Duke (TIP) son dos de los más reconocidos programas selectivos que forman adultos exitosos.

“Ser calificado como ‘superdotados’ siendo un estudiante de secundaria es un suicidio social”, dijo la doctora Alison Stuebe, una ex alumna del programa TIP de Duke, que tuvo su más numerosa asistencia en la temporada de 2010 con más de 3,100 estudiantes. “Ir a un lugar en donde, en vez de ser una obligación, vas allí porque quieres, fue una experiencia transformadora”, dijo.

Hay una concepción equivocada de que los jóvenes superdotados reciben lo que necesitan en la escuela. De hecho, las clases normales no siempre les permiten a esos niños alcanzar su potencial total, dijo Brian Cooper, el director de programas educacionales de TIP.

Las clases de verano como las de TIP son cada vez más solicitadas porque en crisis económica, las escuelas cancelan los programas para estudiantes superdotados, dijo.

TIP proporciona un ambiente en el que se puede sentir pasión por los temas que les gustan, sin necesidad de preocuparse por las notas o la competencia, dijo.

Entrar a esos programas exige, primero, que los niños tomen exámenes preuniversitarios y obtengan altos resultados. Además, los programas son costosos. El valor de un curso de tres semanas de TIP cuesta 3,600 dólares, por ejemplo.

Estudiantes y ex alumnos dicen que vale la pena.

“Te hace crecer como individuo”, dijo Drew Curtis, fundador de fark.com, que cursó los programas de TPP por cuatro veranos desde que tenía 13 años. “La posibilidad de ser tú mismo es probablemente lo más valioso”.

Los ex alumnos de TIP son desde bioingenieros hasta abogados y escritores e incluso fundadores de compañías médicas. Stuebe es ahora ginecóloga obstetra del Sistema de Salud de la Universidad de de Carolina del Norte.

Muchos basan sus profesiones en su experiencia en los campamentos de verano. Blake Eskin, editor web de The New Yorker, tomó clases de computación en CTY a principio de los ochenta. Cuando creció, estudió periodismo, pero su trabajo implica integrar el periodismo con la estructura de los sistemas de datos.

“Veinte años después, no es que lo que aprendí en esas clases se aplique directamente, pero ha sido indispensable, esa clase de formación en teoría computación ha sido indispensable”, dijo. “No sé cómo estaría haciendo mi trabajo sin lo que aprendí allá cuando tenía 12 y 13”.

Los graduados de esos programas se mantienen en contacto, incluso décadas después. Eskin tiene dos o tres amigos de sus años en CTY, y Curtis tiene algunos de TIP.

Stuebe se casó con un ex alumno de TIP hace 11 años, aunque ella y su esposo no se conocieron en el programa; un profesor de TIP ofició la boda. Conocen a otra pareja que se conoció en TIP, fueron novios mucho tiempo y luego se casaron.

“Yo decía: ‘Sí, no soy un ñoña, al menos no entre ñoños’”, dijo Stuebe sobre su experiencia en TIP. “Y eso me dio la confianza que algún día, cuando todos creciéramos, estaría bien hablar sobre cosas intelectuales y querer hacer investigación en ciencia y todas esas cosas”.

Los alumnos estudian una variedad amplia de materias, como medicina, astronomía y veterinaria. Ahora en TIP, por ejemplo, hay un curso llamado “Zombis y vampiros”, en donde los estudiantes escriben ensayos investigativos sobre las criaturas mágicas.

Otros estudiantes pueden escoger aprender todo lo que se aprende en un año de matemáticas en la escuela en sólo tres semanas. Pero incluso matemáticas en TIP es divertido: en Álgebra 2, los estudiantes exploraron la ecuación cuadrática al arrojar muñecas Barbie de un puente con varios diseños de paracaídas.

Las clases permiten que los niños estén rodeados de un ambiente intelectual constante y puedan conversar sobre sus gustos.

“Si estás alrededor de un montón de personas en la escuela, entonces te deprimes si a los demás no les gusta eso. Pero cuando estás rodeado de tanta gente que siempre está emocionada y feliz, y todo el mundo está interesado, eso lo hace mil veces mejor”, dijo Sierra Royalty, de 13, que estudia en TIP del campus de la Universidad de Georgia.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×