¿Tu hija quiere ser una princesa? El precio es de 4,000 dólares

Inspiradas por la próxima boda de cuento de hadas de Kate con el príncipe Guillermo, las niñas van a clases para saber cómo actuar
Laura Allsop
Autor: Laura Allsop
(Reuters) -

Inspiradas por la próxima boda de cuento de hadas de Kate Middleton con el príncipe Guillermo, las niñas desde ocho años se inscriben en clases de (Princess Prep) preparación para princesas para saber cómo actuar y comportarse.

En Princess Prep en Londres, las niñas de entre ocho y once años aprenden una variedad de habilidades básicas necesarias para convertirse en una princesa: como hacer una reverencia, caminar erguidas, montar a caballo y beber una taza de té de un modo elegante.

Jerramy Fine, nacida en Colorado, ha coleccionado libros de etiqueta como el Debrett desde que era pequeña y vive en Reino Unido desde que tenía 20 años. Tiene un afinado conocimiento de los modales de la clase alta.

Pero, dice, Princess Prep no es sólo un escuela de educación social para niñas que quieren ser princesas. “Se trata de obtener las cualidades de una princesa y utilizarlas para lo que decidas hacer en la vida”, dice Fine.

Aprender cualidades como el desinterés personal, la filantropía y la humildad, es por tanto, tan importante en Princess Prep como perfeccionar tus reverencias. Las niñas son alentadas a aprender del ejemplo de la princesa Diana, que fue famosa por sus obras caritativas.

Las niñas que se inscriben al campamento en su mayoría son estadounidenses, dice Fibe, aunque ha recibido solicitudes desde Australia y Hong Kong.

Las británicas, dice, no parecen estar tan interesadas. “Estamos abiertos a familias inglesas, pero no creo que las personas inglesa comprendan la magia de la realeza del modo en que los estadounidenses no relacionamos con ella”, comenta Fine.

Con un costo de más de 4,000 dólares por una semana, los padres podrían muy bien negarse a la idea de mandar a sus hijas a Princess Prep. Pero aquellos que aceptan lo consideran una única oportunidad para que sus hijas experimenten cómo es una princesa en la vida real, al menos por un mes.

Jerramy Fine estuvo fascinada con la familia real desde una edad temprana y soñaba con casarse algún día con su propio príncipe azul. Sus padre hippies, según dijo, asumieron que se olvidaría de ello al crecer, pero nunca lo hizo.

Princess Prep es una manera de darle a las niñas pequeñas la experiencia que siempre quiso cuando era niña.

Fine, autora de Someday My Prince Will Come: True Adventures of a Wannabe Princess, cree que la vida de una princesa de cuento de hadas es una fantasía duradera hacia la cual las niñas siempre estarán atraídas.

“En 100 años, Barbie no estará por aquí, pero te prometo que Cenicienta, la Bella Durmiente y todas esas historias seguirán”, dijo.

"El sueño de ser princesa está vivito y coleando".

Ahora ve
No te pierdas