Diamantes de gran tamaño y precio contrastan con la pobreza en África

Una piedra única, encontrada en Sudáfrica, recuerda la riqueza mineral del continente negro, pero de su problemática social también
diamante
diamante gota de sol amarillo  diamante  (Foto: )
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

Un diamante amarillo de 110.3 quilates, conocido como gota de sol y encontrado en Sudáfrica, será subastado este martes en la ciudad suiza de Génova. Por su talla y pureza, esta piedra amarilla es única en el mundo.

El preciado objeto encabeza la lista de "joyas magníficas" de Sotheby's, que tiene un precio aproximado entre 11 y 15 millones de dólares, de acuerdo con el sitio oficial de la casa de subastas.

El diamante fue descubierto el año pasado en una mina de Sudáfrica, cortado en Nueva York y expuesto en el Museo de Historia Natural de Londres durante la primera mitad del año, según indicó el director del departamento de joyería de Sotheby's, David Bennett, en entrevista con la agencia EFE.

Aquella rareza en el diamante nos remite a la cinta de Diamantes de sangre (Blood Diamond), donde el hallazgo de una piedra de gran tamaño en Sierra Leona despierta la avaricia de un mercenario, interpretado por Leonardo Di Caprio, movido por la exorbitante cantidad de dinero que el diamante pudiera generar con su venta.

La cinta dirigida por Edward Zwick, conocido por sus películas sobre temas sociales y de problemas raciales, retrata la violencia y la explotación que hay detrás de la producción de diamantes en las minas africanas.

Nada alejado de la realidad, Sierra Leona vivió una cruenta guerra en la década de 1990 que dejó cerca de 50,000 muertos y más de dos millones de desplazados, y en la que la producción de diamantes de aquella nación estuvo de por medio.

Naomi Campbell estuvo en el centro de la controversia en 2010 durante el juicio contra el expresidente de Liberia Charles Taylor, acusado de crímenes de lesa humanidad durante ese conflicto bélico, y quien regaló a la modelo en 1997 diamantes en bruto procedentes de Sierra Leona, y que sirvieron para financiar a los rebeldes.

Taylor, quien dirigió el Frente Revolucionario Unido de Liberia, apoyó a los grupos rebeldes de Sierra Leona y logró tomar el control del sur de la nación, rico en diamantes, en una guerra que se prolongó por más de una década.

Diamantes de Sangre aborda la problemática de la comercialización ilegal que hay alrededor de estas piedras preciosas, llena de una crítica hacia el capitalismo y su tendencia de lograr su beneficio a costa de la explotación y muerte de personas.

Con el fin de evitar repetir el caso de los diamantes ensangrentados que financien conflictos bélicos, desde 2003 se ha puesto en marcha el Sistema Internacional de Certificación del Proceso Kimberley, con el que se pide a países exportadores e importadores de garantizar, entre otras cosas, que los diamantes no procedan de zonas de conflicto, señala Amnistía Internacional en un informe de 2007.

Zimbabwe fue uno de los países exportadores que lanzó el año pasado su primera venta multimillonaria de diamantes tras obtener la certificación de que sus piedras preciosas son obtenidas humanamente y no son “diamantes de sangre”. La venta de 900,000 quilates de diamantes produjo un neto de 72 millones de dólares.

En 2010, otro raro diamante color rosado se convirtió en la piedra preciosa más costosa en subastarse, luego de alcanzar un precio de 45.75 millones de dólares, informó en ese entonces el portal CNNExpansión. Ese mismo año, un diamante en bruto de más de 500 quilates extraído de una mina sudafricana se comercializó en 35.3 millones de dólares.

Con información de la agencia EFE

Ahora ve