Los 'gigantes de acero' de Generoso Villareal

Por:
Gerardo Páez

El escultor mexicano cumple 25 años de trayectoria, que ha desarrollado entre su natal Monterrey y Nueva York

Arte 'inoxidable'

1
Sin Pie de Foto
Generoso Villarreal 01  Sin Pie de Foto  (Foto: Foto: Sofía Flores Chapa/Quién)

MONTERREY, Nuevo León (Quién) — Con una trayectoria de 25 años, el escultor regiomontano Generoso Villareal, estrena una exposición con sus mejores obras en el museo El Centenario, ubicado en San Pedro Garza.

Este experto del arte en acero asegura que en ese museo se encuentra lo mejor de las esculturas que se han creado en su taller.

“No hay obra de todos los artistas con los que he trabajado porque el museo no es tan grande”, dice Generoso. “Pero el público se dará una idea muy clara de las posibilidades que los artistas han encontrado en el acero”.

A pesar de no tener estudios formales sobre metalurgia, es innegable la influencia que tuvo en él su empresa familiar: Aceros Monterrey, en donde tres generaciones anteceden a Generoso– su academia particular sobre las virtudes de los metales con los que hoy día crea piezas monumentales.

“Desde niño me gustaba el arte, especialmente la pintura, el dibujo y el diseño, esto representaba la forma de darle salida a mis inquietudes”, explica el artista.

Por la 'puerta grande'

2
Generoso Villarreal 06
Generoso Villarreal 06  Generoso Villarreal 06  (Foto: Foto: Sofía Flores Chapa/Quién)

La historia de Generoso se conecta con el arte desde su juventud, en la década de 1980, cuando Monterrey se convirtió en un punto de encuentro cultural.

En aquel entonces en Monterrey, poca gente compraba arte y los pocos que lo hacían ya decían que eran coleccionistas –explica  Generoso, cuyo apellido forma parte de la historia detrás de uno de los monumentos más importantes de Nuevo León.

En esa misma década, por invitación del entonces gobernador del estado, Alfonso Martínez Domínguez, la familia de Generoso donó a la ciudad La puerta de Monterrey, una escultura en acero que mide 24 metros de alto y pesa 60 toneladas.

“La puerta... fue el inicio de todo”, asegura.

Gracias a esta obra, Guillermo Sepúlveda, el galerista y promotor cultural, empezó a invitar a los artistas que representaba para que trabajaran en el taller. Fue así como Generoso empezó a colaborar con los grandes artistas de México, como Rufino Tamayo, Gunther Gerzso y Aceves Navarro.

El hombre de acero en NY

3
Generoso Villarreal 02
Generoso Villarreal 02  Generoso Villarreal 02  (Foto: Foto: Sofía Flores Chapa/Quién)

A finales de la década de 1980, Generoso Villareal se estableció en Nueva York, en donde estableció una galería de arte llamada Generous Miracles.

“Yo quería que mi galería no sólo fuera para artistas ya establecidos, sino que sirviera de escaparate para artistas jóvenes y no tan conocidos”. Y pronto se convirtió en el acceso del regiomontano a artistas internacionales de la talla de Mimmo Paladino, de Italia; Ana Mercedes Hoyos, de Colombia, y el francés Saint Clair Cemin.

Su labor en la galería le valió el ser buscado para colaborar en el consulado de Nueva York, como director del Instituto Cultural de México. Ahí, tuvo la oportunidad de organizar exposiciones en el Museo Metropolitano y el Guggenheim, entre otros.

Laberinto de metal

4
Generoso Villarreal 03
Generoso Villarreal 03  Generoso Villarreal 03  (Foto: Foto: Sofía Flores Chapa/Quién)

Poco más de 20 años después, cuando Generoso regresó a su natal Monterrey, se encontró con una ciudad cuyo rostro había sido marcado por la delincuencia, sin embargo, él cree en el trabajo más allá del miedo.

“Regresé hace tres años, estoy aquí porque aquí está mi trabajo y, si bien el tema de la inseguridad es algo que estamos viviendo, creo que debemos ser precavidos, pero no podemos dejar de trabajar”.

Esta tenacidad ha sido recompensada con proyectos y exposiciones en escenarios destacados como el Palacio de Bellas Artes, el Museo del Acero y, próximamente, la sede de Naciones Unidas. “Ahora estoy trabajando con el maestro Pedro Friedeberg. Gente de Nueva York ha visto algunas piezas, las pocas ya terminadas, y ya me las están pidiendo para exponerlas en la plaza que está frente al edificio de la ONU”.

En febrero de 2006, el gobierno de Nuevo León anunció la construcción del Museo del Acero, que visitó gracias a su hermano Ramiro. “Cuando llegué, se me ocurrió construir un laberinto (en el museo). Me pareció que sería como un viaje a otra dimensión perderte en un espacio de 5,000 metros cuadrados, con 700 metros lineales de caminos en el interior y sin una sola línea recta”.

Como un 'jarrito de barro'

5
Generoso Villarreal 05
Generoso Villarreal 05  Generoso Villarreal 05  (Foto: Foto: Sofía Flores Chapa/Quién)

Generoso Villareal descubrió desde hace cuatro años una fascinación por el barro, y ya ha comenzado a formar su colección de artesanías “sofisticadas” que planea donar posteriormente a la ciudad de Monterrey,

Esta inquietud nació durante una reunión con Sonia Santos, tesorera de la Asociación de Amigos del Museo de Arte Popular de Monterrey.

“La invité a comer y nos sirvieron el agua en vasos de barro. Yo le dije: ‘Me encantaría tenerlos en casa’”. Sonia me contó que en Tlaquepaque se llevaría a cabo un concurso en el que participarían artesanos de todo el país. Fuimos y me di cuenta de que las piezas eran fantásticas”, comenta.

La trayectoria de este apasionado del arte es expuesta en el museo El Centenario, que festeja sus primeros 30 años, e inicia las celebraciones con esta exposición en donde también hay obras de Rufino Tamayo, Gunther Gerzso y Saint Clair Cemin.