La vida, la gran inspiración en las canciones de Bebe

La cantante española habla sobre el origen de sus canciones sobre la sexualidad, masturbación y los derechos de las mujeres
cantante bebe
bebe_tajin  cantante bebe  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Belem Glower | Otra fuente: 1

Desde sus inicios en 2004, la cantante Bebe fue marcada por la sociedad española como la neofeminista que buscaba un cambio en la manera de mirar a la mujer, lo cual la llevó a ser criticada por un sector de la prensa que no miraba bien lo que 'gritaba desde el centro de su ser'.

Con unas piernas delgadas y largas, un tinte de cabello estilo 'punk', y un delineado de ojos negro intenso, Bebe afirma que no se promulga a favor de ninguna corriente, ni por el feminismo ni machismo, sino que en sus letras busca “un cambio absoluto en el ser, mover la energía que se trae adentro y encontrar la femineidad que diferencia” a ambos sexos.

“Nosotras las mujeres debemos luchar por nuestros derechos,  pero no llegar al punto radical que lleva al machismo; nos debemos compenetrar entre nosotros,  y sabiendo que deben respetarse y no sobrepasarse”, dijo la cantante este lunes en conferencia de prensa durante el Festival Cumbre Tajín, en Veracruz.

Con sus composiciones, Bebe tiene la intención de explicar que no "tiene nada de malo hablar de la masturbación, de tener relaciones con dos hermanos, del disfrute sexual que tiene derecho la mujer, solo por el hecho de que estamos vivas".

Al crear música, Bebe siente que ha dejado fluir su “fiera más despierta y peligrosa”, la cual, insistió, nace desde las entrañas de cualquier ser, pero en especial de una madre "que tiene que estar al 200%".

El aliciente para hablar de sexualidad, amor a una misma, así como los derechos de las mujeres, está "en la vida, en lo que uno va formando con sus propias experiencias, pensamientos que salen naturales, los cuales te van nutriendo y no siempre se refleja en mis composiciones, pero lo pienso, reflexiono y lo llevo a cabo si es parte del proyecto”, afirmó en la conferencia previo a su presentación a unos metros del sitio arqueológico de Tajín.

Tanto las canciones como Ella, Malo, La bicha, muestra que los hombres y las mujeres son diferentes, pero que es el detalle que los caracteriza  a cada uno y lo hace más especial.  Temas que se convirtieron en un himno para las nuevas generaciones al ser "sobrecogedoras, que repercuten, alivian, motivan a las mujeres; son maravillosas, y fuertes”, según la también actriz de 33 años.

“Lo que busco en mis composiciones y discos es que todo fluya, pero tengo claro que no rompo ninguna estructura”, consideró.

La mujer totonaca, modelo para evolucionar de una manera natural

En la antigua ciudad precolombina de Tajín, considerada patrimonio de la Humanidad desde 1992 por ser un ejemplo sobresaliente de su arquitectura, Bebe se refirió a las mujeres totonacas, cultura perteneciente a la zona del Golfo de México, como inspiradoras.

“Hago una comparación con mi familia que viene de un matriarcado, siendo un potenciador de la mujer, siendo ellas (las mujeres totonacas) es en donde tenemos que mirarnos para poder evolucionar de una manera natural e instintiva y así no olvidar la terrenalidad” comentó.

En su cuarta visita a México, Bebe se dice “maravillada, sorprendida,  y arropada por parte importante y esencial que es la espiritualidad que se respira en el país”.

Con la llegada de la primavera a este recinto arqueológico, la española estrena su más reciente discografía Un pokito de rocanrol, la cual, ella cataloga un giro en su música, pues explica que al estrenarse también como madre, le nace hacer música y dejar salir esa fiera más despierta y, por lo tanto, más peligrosa”.

Ahora ve