Un artista crea obras de arte a través de instrumentos letales

El artista de Mozambique, Goncalo Mabunda se dedica a hacer esculturas con balas, armas y otros armamentos militares
arte
mozambique armas arte  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Tim Hume
(Reuters) -

El concepto de convertir "espadas en rejas de arado", llevando la guerra hacia esfuerzos pacíficos y constructivos, es tan viejo como la Biblia.

Actualmente, en la capital de Mozambique, Maputo, el principio está siendo puesto en práctica en una manera sorprendentemente moderna, mientras la desmovilización de armas de dos guerras brutales se fusiona en una historia de éxito en las artes internacionales.

Goncalo Mabunda es un aclamado escultor que crea objetos de la belleza de los instrumentos de muerte.

Desde su taller en Maputo, da forma a sus obras de arte: máscaras, tronos y figuras, desde armas decomisadas y equipo militar.

AK-47s, minas antipersonales, lanzacohetes, botas y cascos de soldados, incluso partes de tanques, todas son deformadas y fundidas para crear esculturas solicitadas por galerías y coleccionistas alrededor del mundo.

El trabajo, dice Mabunda, es "tratar de representar a cada [persona] que murió con este mismo material". Al mismo tiempo, la creación de cada pieza tiene una consecuencia muy práctica.

"Si destruimos las armas, las mismas armas ya no van a matar a nadie más", dijo.

Incluso después de 20 años de paz, Mozambique, un país de cerca de 24 millones de personas en el sudeste de África, sigue estando bajo conflicto.

Una insurrección de 10 años contra los poderes coloniales de los portugueses antes de la independencia en 1975 fue seguida por una guerra civil de 16 años, dejando al país con tesoros de armas escondidos y municiones sin explotar.

Desde 1995, un grupo de iglesias locales, el Consejo Cristiano de Mozambique, ha estado trabajando para recuperar armas de la comunidad, intercambiando armas por herramientas o materiales de construcción a través de un programa llamado Transformando armas en azadas.

Inspirada por el verso de espíritu pacifista del Libro de Isaías; "convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas", el programa ha recuperado más de 800,000 armas para ser destruidas, algunas de ellas a través de las manos de artistas como Mabunda.

Un artista de tiempo completo desde 1997, Mabunda dijo a CNN que sus trabajos previos estaban caracterizados por la inseguridad, mientras tenía la incertidumbre de qué tan frágil la paz de su país era.

Su trabajo, desde ese entonces, se ha movido en nuevas direcciones, aunque siempre ha estado informado de las experiencias que han marcado su tierra natal, y tiene un interés en la memoria colectiva.

Mabunda es mejor conocido por sus "tronos": sillas hechas del metal torcido de las pistolas, simbolizando el poder que tienen los hombres fuertes. "Si eres un soldado, peleas todo el día, pero necesitas horas para descansar", dijo.

Una reciente exhibición en Londres, su primera muestra en la capital británica, también muestra una nueva dirección: una serie de máscaras tribales creadas de armas y balas, haciendo referencia a tradiciones artísticas africanas, así como a la historia reciente y problemática de Mozambique.

Las máscaras "fueron acogidas extremadamente bien", por las audiencias en Londres, dijo Jack Bell, cuya galería alberga la más reciente exhibición de Mabunda. "Ciertamente juegan en la forma de arte tradicional africano, pero tiene una conexión fuerte con el arte moderno y contemporáneo", dijo, citando comparaciones con Pablo Picasso, Jean Dubuffet y Georges Braque.

A un mundo de distancia de la escena artística en Londres, Mabunda trata de crear nuevas piezas en su taller. Mientras se encuentra en exhibiciones en París, Londres, Tokyo y Dusseldorf en donde se aclaman sus obras, es aquí donde espera tener un mayor impacto.

Mabunda tuvo su primera exposición a las armas a través de su tío, un soldado en el ala militar del partido gobernante, cuando tenía sólo siete años. "Me enorgullecía de él cuando era más pequeño".

Al confrontar el pasado de Mozambique devastado por la guerra tanto en un nivel conceptual como en uno práctico, espera desempeñar un papel para que las futuras generaciones no crezcan bajo la sombra del conflicto.

Ahora ve