El epicentro de la cultura está en internet: Fernando Savater

El escritor y filósofo español dice que aunque hay ciudades especiales, como Nueva York, los centros culturales están en internet
savater da una charla
fernando-savater  savater da una charla
(Reuters) -

Ninguna ciudad es el epicentro de la cultura en este momento, ese epicentro es internet, según el filósofo y escritor español, Fernando Savater.

"El epicentro de la cultura se ha trasladado al mundo virtual de internet, y no tiene sentido protestar por ello, porque la historia no tiene libro de reclamaciones", dijo desde Nueva York, donde participa en varias actividades del festival literario Voces del mundo del Pen Club, fundado por el escritor Salman Rushdie.

"Aunque Nueva York conserva un aura especial", el epicentro de la cultura "ya no se encuentra en una localización geográfica, sino que se ha trasladado al mundo virtual, a las redes sociales, que son las que establecen vínculos con toda rapidez", dijo Savater (San Sebastián, 1947).

Todos los movimientos, incluido el que ocurre ahora en internet, aportan ganancias y pérdidas, aunque las personas adultas no se enfocan tanto en las ganancias porque no las van a disfrutar, añadió.

El reto que trae consigo la expansión de internet en el ámbito de la cultura es la piratería, debido a que el robo de la propiedad intelectual es una amenaza grave para la continuidad de la creación, según Savater.

En su opinión, la piratería “puede devaluar la creación literaria”.

Otro cambio que traerá internet en el cultura será la forma de relacionarse con el libro: "Le queda un largo recorrido y convivirá con lo digital, aunque poco a poco, será algo más restringido, que guardaremos por aprecio, ya que los libros electrónicos son más fáciles de manejar y cómodos".

"Pero si el libro en papel se hubiera inventado después de la computadora, ahora se consideraría un gran avance, porque realmente es un invento que está muy bien", bromeó.

Savater publicó recientemente un nuevo título, Los invitados de la princesa, con el que consiguió el Premio Primavera de Novela 2012.

En él cuenta la historia de un grupo de intelectuales que quedan atrapados en una isla, tras la erupción de un volcán, en la que comienzan a contarse historias que son un repaso de las supersticiones de la cultura contemporánea, explicó.

Ahora ve
No te pierdas