Organizadores del Wirikuta Fest toman con cautela la cesión de la minera

El evento que reúne a artistas de México e Iberoamérica exigirá un alto a la explotación minera en territorio sagrado de los wirrárikas
El colectivo AHO presenta el Wirikuta Fest
CO. Wirikuta Fest-wirrarikas-cafe tacuba-roco  El colectivo AHO presenta el Wirikuta Fest  (Foto: )
| Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MEXICO (CNNMéxico) -

Músicos de México e Iberoamérica llevarán este sábado la causa indígena a los escenarios musicales con el Wirikuta Fest, una inédita jornada de conciertos que exige el fin de la amenaza minera al territorio sagrado de los indígenas wixárikas (se pronuncia wirrárikas) del norte del país.

Las agrupaciones mexicanas Café Tacuba y Caifanes, además del dueto puertorriqueño Calle 13 encabezan el cartel del festival, integrado también por las mexicanas Ely Guerra, Julieta Venegas y Amandititita, el español Enrique Bunbury y otros grupos.

Los músicos demandan que el gobierno mexicano ponga un alto definitivo a los proyectos mineros encabezados por las empresas canadienses First Majestic Silver Corp. y Revolution Resources Corp. a las que se les han otorgado al menos 72 concesiones extractivas en el territorio de Wirikuta, informó el Colectivo AHO, que agrupa a los artistas que se presentarán en el festival. Además de ser sagrado para los wixárikas, este sitio tiene alto valor ambiental para la biodiversidad del altiplano mexicano.

Medios nacionales y funcionarios del gobierno federal anunciaron la solución del conflicto este jueves, cuando el secretario de Economía, Bruno Ferrari, anunció que la empresa canadiense First Majestic Silver cedió al gobierno mexicano las concesiones que le permitían explotar recursos mineros del área wixárika sagrada del noroccidente de México.

"Cuidado con la manipulación, atentos a esta información, letras chicas y conceptos relativos, no difundamos hasta no tener la confirmación total de esto", anunció en Facebook el Colectivo AHO.

Los integrantes de esta organización iniciaron un apoyo aislado a la defensa de Wirikuta desde 2011, pero se consolidaron como grupo entre febrero y marzo de este año, cuando llevaron su causa a los medios y a las redes sociales para promover el Wirikuta Fest.

Iván Guzmán, vocero del Frente en Defensa de Wirikuta, una organización de la sociedad civil conformada para apoyar a la región, dijo a CNNMéxico que el anuncio del gobierno federal no cambia en nada la realización del festival e insistió en que por el momento “no hay nada que celebrar”.

El anuncio es "una cortina de humo" y un "acto mediático para confundir a la opinión pública" haciéndole creer que las demandas de indígenas y organizaciones han sido atendidas, cuando aún quedan otras concesiones mineras pendientes, advirtió Guzmán.

“Es una reacción ante la inminencia de que el movimiento de defensa ha subido de tono”, dijo.

En su anuncio, Ferrari atribuyó la decisión a "la buena voluntad y disposición al diálogo" de la empresa First Majestic y afirmó que, aunque no existía ningún fundamento legal para cancelar las concesiones, el acuerdo fue "en beneficio de los mexicanos".

Tras conocer la cesión de las mineras, representantes de los gobiernos tradicionales de las distintas comunidades wixárikas viajaron a la Ciudad de México para celebrar una sesión extraordinaria del Consejo Regional Wixárika y emitir un posicionamiento sobre el asunto, dijo a CNNMéxico Santos de la Cruz, un miembro del órgano indígena. “Hay muchas imprecisiones, no queremos causar confusión de la opinión pública”, afirmó. El consejo emitirá un comunicado la tarde de este viernes.

De la Cruz y otros representantes wixárikas entregaron en 2011 al presidente Felipe Calderón la propuesta de protección de Wirikuta durante los Diálogos por la Paz realizados en la Ciudad de México y convocados por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezado por el poeta Javier Sicilia.

Roco Pachukote, cantante y uno de los miembros más activos del Colectivo AHO en la defensa de Wirikuta, se unió al escepticismo por la cesión de las mineras.

"No nos dejemos engañar, una noticia de este tamaño tendría que ser declarada por el presidente de la República con todo el peso oficial de compromiso (…) Hasta que no se cancelen definitivamente las concesiones mineras en toda el área de Wirikuta esta lucha no se detendrá", escribió en Facebook.

Roco y su esposa, la cantante chilena Moyenei Valdes, participaron en la grabación de Wirikuta se defiende, el primer sencillo de Estación Wirikuta, un álbum que integra varias canciones de apoyo a la causa y cuyas ganancias serán entregadas a la comunidad wixárika a través de la organización Conservación Humana A.C.

El video de Wirikuta se defiende, una fusión de rock y música típica indígena, fue presentado en la última edición del Festival Vive Latino en la Ciudad de México.

El festival, un punto culminante

El Wirikuta Fest es el “punto culminante” del movimiento que han abanderado durante varios meses el Colectivo AHO —una expresión indígena que se traduce como “estar de acuerdo”— dijo Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacuba, en conferencia de prensa este martes. 

“Queremos socializar la causa, que mayor cantidad de mexicanos se enteren de la realidad que se está viviendo en Wirikuta y que sepan que existe este lugar tan mágico, poderoso tan bello”, dijo.

En diciembre pasado, más de un centenar de artistas e intelectuales de varios países pidieron al presidente de México, Felipe Calderón, la cancelación de las concesiones mineras en Wirikuta. Entre los solicitantes estuvieron los Nobel de Literatura Jean-Marie Le Clézio, Orhan Pamuk y Tomas Tranströmer.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro y otras organizaciones y activistas del país también han respaldado la causa.

Wirikuta, la razón de ser de los wixárikas

Wirikuta, un territorio desértico del noroccidente de México, es el sitio donde según los wixárikas —también llamados huicholes— ocurrió la creación del mundo. Por el carácter sagrado de la región, cada año realizan peregrinaciones ahí, según información de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

El lugar tiene una dimensión de 140,000 hectáreas, según información del Frente en Defensa de Wirikuta. 

En Wirikuta se encuentra además el cerro Quemado, uno de los altares más importantes de los wixárikas. Miembros del Frente en Defensa de Wirikuta lo han comparado con el cerro del Tepeyac de la Ciudad de México, donde se ubica la Basílica de Guadalupe, el templo católico más concurrido en América Latina.

Incorporado a la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales de la UNESCO en 1988 y declarada Área Natural Protegida por el gobierno de San Luis Potosí en 1994, esta zona alberga una gran diversidad de cactáceas y animales endémicos, entre los que destaca el águila real, símbolo nacional mexicano.

Para los wixárikas, uno de los 68 grupos indígenas que habitan México, asentado en los estados de Jalisco, Nayarit y Durango, y con comunidades menores en Chihuahua y Zacatecas, Wirikuta es el lugar al que emigraron los dioses tras salir del mar, y es donde se encuentra el peyote o jícuri, una cactácea con propiedades alucinógenas que tiene un alto valor para su vida religiosa.

Según la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, la peregrinación anual de los wixárikas al lugar tiene la doble finalidad de recolectar peyote para sus ceremonias y hallar a los dioses para encontrar la vida. El peyote, junto con el maíz y el venado, son los símbolos más importantes en la cosmovisión de este pueblo.

Un ejemplo de lo anterior es la fiesta de las primeras mazorcas, en la que el maraakame o chamán relata un viaje a la tierra de Wirikuta que ayuda a los niños a ubicar la geografía religiosa del grupo, según la CDI.

De las 72 concesiones mineras que el gobierno ha otorgado en la zona de Wirikuta, ninguna es utilizada actualmente, aseguró este jueves el secretario de Economía, Bruno Ferrari. Sin embargo, el Colectivo AHO y el Frente en Defensa de Wirikuta sostienen que son 77 los permisos otorgados y que se distribuyen en 98,000 hectáreas, lo que representa más del 79% de su superficie total.

Gobierno y activistas han confirmado que ninguna de las concesiones ha derivado en actividades extractivas. Sin embargo, los indígenas y quienes respaldan su causa piden la suspensión total de las concesiones para garantizar que los proyectos no sean desarrollados.

En febrero pasado, un juzgado federal concedió un amparo a las comunidades wixárikas para suspender provisionalmente el inicio de las actividades de la empresa First Majestic hasta que se solucionaran de fondo el conflicto jurídico. La determinación consideró que los indígenas no habían sido debidamente informados sobre el proyecto, como lo establece la Organización Internacional del Trabajo.

El amparo es un triunfo para los derechos indígenas, debido a que reconoce que las leyes mineras, en tanto leyes secundarias, están por debajo de los principios constitucionales de derechos humanos, dijo a CNNMéxico Iván Guzmán.

Los anuncios hechos el jueves por el gobierno federal incluyen una declaración de Reserva Minera Nacional para una zona de 45,000 hectáreas dentro del territorio y análisis para declarar Área Natural Protegida federal otras 200,000 hectáreas.

Pese a su sentido de protección, las medidas son “una declaración carente de sentido jurídico” que necesitaba ser discutido con las autoridades wixárikas, añadió Guzmán.

Con información de Verónica Díaz Favela y Carolina Montes

Ahora ve
No te pierdas