El legado de Nora Ephron a las escritoras actuales

La guionista, directora y autora inspiró a diferentes mujeres a escribir basándose en sus propias experiencias
nora
nora ephron  nora
Alicia W. Stewart
Autor: Alicia W. Stewart
(Reuters) -

La comedia romántica no es un género del cine conocido por lograr nominaciones al Oscar, pero en las manos de Nora Ephron, la rom-com, un género que provoca ojos vidriosos y apretones en el corazón, se convirtió en algo inteligente y encantador.

En la escena, a menudo citada, de Cuando Harry conoció a Sally, por la que Ephron ganó una nominación al Oscar por su guión, Sally, interpretada por Meg Ryan, imita un momento de placer con exageración, antes de parar rápidamente y comer. Una persona en el restaurante ve a Ryan, y luego le dice a su mesero: 

“Comeré lo que ella está comiendo”.

Ephron fue una escritora de escritores: periodista, autora de libros, dramaturga, bloguera, editora y directora. Se convirtió en el símbolo para una generación, similar a lo que la periodista Dorothy Parker fue para ella: un ejemplo de escritora inteligente e ingeniosa.

“No voy a mentir: desde que supe de Nora, cuando cuando comprendí la esencia de su trabajo, quise ser como ella”, escribió la colaboradora de Forbes, Liza Donelly.

Emily Yoffe, una colaboradora en Slate Magazine, compartió: “Por supuesto, el punto de adorar a Nora Ephron no era ser una imitadora de segunda, sino tratar de aprender de ella el arte de escribir oraciones que podría decir cualquier persona”.

“Estoy tan, tan, tan triste porque perdimos a una mujer tan brillante y poderosa, pero tan, tan, tan agradecida de lo que me dio, además de tantos sueños a otras mujeres”, escribió la comediante Meghan O’Keefe para The Huffington Post.

Nora Ephron hizo comedias románticas y películas de mujeres con matices familiares, y también explorando su propia vida por el arte.

Célebremente convirtió una fijación personal en un clásico ensayo en la revista Esquire, A Few words about breasts (Unas pocas palabras sobre los senos):

“Incluso ahora que me he convencido incontablemente que mi figura es una buena figura, ahora que he crecido lo suficiente para entender que la mayoría de mis sentimientos tienen poco que ver con la realidad de mi cuerpo, estoy obsesionada con los senos. No puedo evitarlo. Crecí en la terrible década de 1950; con rígidos roles sexuales estereotipados, la insistencia de que los hombres son hombres y se visten como hombres, y las mujeres son mujeres y se visten como mujeres, la intolerancia a la androginia. Y no puedo desprender, no puedo desprenderme de mis sentimientos de insuficiencia”.

La angustia y el fin del matrimonio con su segundo esposo, Carl Bernstein, se convirtieron en el tema para una novela, y luego película. Heartburn, la historia ficticia basada en el final de esa relación, fue un best-seller que la colocó como una voz literaria, además de guionista.

En un discurso de graduación, en 1996, en su alma mater Wellesley, Ephron dijo a los graduados:

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Esta es la temporada cuando un grupo de mujeres exitosas, que lo tienen todo, dan discursos a mujeres como ustedes y les dicen, honestamente, que pueden tenerlo todo. Quizá las mujeres jóvenes no se preguntan si pueden lograrlo todo en algún tiempo, pero en caso de que alguna esté preguntándoselo, por supuesto que pueden tenerlo todo. ¿Qué van a hacer? Cualquier cosa, supongo. Será un poco desordenado, pero acepten el desorden. Será complicado, pero regocíjense en las complicaciones. No será como pensaron, pero las sorpresas son buenas. Y no estén asustadas: siempre pueden cambiar de parecer. Lo sé: he tenido cuatro carreras y tres esposos”.

Ofreció un modelo para una generación de mujeres, entonces y ahora, para obtener una oportunidad de tener todo lo que ella tenía.

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×