'La chica de Ipanema' cumple 50 años desde su primera interpretación

El tema sobre el "dulce balanceo" de las caderas de un joven carioca se escuchó por primera vez en un club de Río de Janeiro en 1962
Helo Pinheiro, de 71 años, se conserva casi tan bien como cuando inspiró 'La Chica de Ipanema', de Moraes y Jobim, a los 17 años.
La original  Helo Pinheiro, de 71 años, se conserva casi tan bien como cuando inspiró 'La Chica de Ipanema', de Moraes y Jobim, a los 17 años.  (Foto: EFE/Archivo)
(Reuters) -

La canción más icónica de bossa nova, la Chica de Ipanema, cumple este jueves 50 años desde que fue interpretada por primera vez en público, con lo que comenzó una trayectoria de éxito.

El 2 de agosto de 1962, el compositor Antonio Carlos Jobim, el cantante João Gilberto, el poeta Vinicius de Moraes, el batería Milton Banana y el contrabajista Otávio Bailly deslumbraron a Río de Janeiro al interpretar por primera vez la canción en un club.

La simple pero elegante melodía de la Garota de Ipanema pasó por encima de otras más elaboradas como el genial Chega de Saudade, también del prolífico Tom Jobim.

La letra, escrita por Vinicius por encargo de su amigo Jobim para acompañar una melodía que había hecho poco tiempo atrás, nació con el nombre de Menina que pasa, pero fue reelaborada dando lugar al título por todos conocido, explicó el profesor de literatura, melómano y experto en bossa nova Carlos Alberto Afonso.

A principios de la década de 1960, Vinicius y Jobim tomaban whisky en el Bar do Veloso, de la antigua calle Montenegro (hoy Vinicius de Moraes), en el barrio carioca de Ipanema, desde donde espiaban el "dulce balanceo" de las caderas de una jovencita que iba a la playa o a hacer recados.

Tres meses después de la presentación en Brasil llegó su estreno en el Carnegy Hall de Nueva York. Luego grabaron con el saxofonista estadounidense Stan Getz.

El tema fue grabado en inglés por Astrud Gilberto y fue estirado por la célebre ejecución de Getz hasta algo más de cinco minutos.

"Para conocer la melodía de la Garota no hace falta más de un minuto, pero esa forma maravillosa de interpretarla que tuvo Getz la alargó más que la versión original", dijo Afonso en su tienda, llamada Toca do Vinicius, situada en el corazón de Ipanema y convertida en un auténtico museo de bossa nova.

Más tarde, en 1965, Vinicius confesaría que su musa fue una adolescente llamada Helo Pinheiro, quien gracias a su figura inspiradora disfruta de fama en Brasil y en otros países: se convirtió en actriz de telenovelas, organizadora de concursos de belleza y empresaria.

"Yo nunca contestaba a sus piropos, solo entraba al bar a comprar cigarrillos para mis padres o pasaba por allí para disfrutar de mis días libres al sol", dijo Pinheiro a EFE en una entrevista reciente.

Afonso afirmó que la bossa nova influyó en el jazz y no al revés "porque en esa época las melodías de Cole Porter ya estaban desgastadas".

Para Afonso, también hubo motivos políticos para el impulso que los estadounidenses dieron a la bossa nova, ya que la Guerra Fría hizo que quisieran contrarrestar la seductora salsa cubana con música tropical brasileña.

"La bossa nova busca lo mismo que el arte renacentista, la perfección a través de la simplicidad", concluyó Afonso.

En 1967, Frank Sinatra llamó a Jobim, que atendió al teléfono en el mismo bar Veloso que aún puede visitarse aunque reconvertido en restaurante, y lo invitó a grabar.

La voz de Sinatra hizo que el tema fuera más allá de América y llegara al mundo entero.

Ipanema, uno de los barrios acomodados de Río de Janeiro, es ahora un lugar de visita obligada para los amantes del jazz, la bossa nova y la música en general.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

En sus calles pueden encontrarse la casa donde Jobim vivió gran parte de su vida, el bar donde se juntaba con Vinicius, y uno de los últimos locales que quedan en la ciudad con programación diaria de bossa nova en vivo.

En Ipanema también está el primer monumento erguido en honor de este estilo musical, un mural que alegra la pared de la estación de metro del barrio, que se comunica por un ascensor con la vecina favela Pavão Pavãozinho en lo representa un encuentro simbólico de la popular samba clásica con la estilizada bossa nova.

Ahora ve
Así crece la bebé panda gigante que nació en el zoológico de Tokio
No te pierdas
×