El Festival de Cine, 'inyección' de ánimo contra la violencia en Morelia

Políticos, empresarios, comerciantes y religiosos consideran que el encuentro ha impulsado la imagen de una ciudad turística y artística
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico
MORELIA (CNNMéxico) -

La ciudad de Morelia ha encontrado en el cine una ventana para alejar la mala imagen generada por la violencia del crimen organizado en el estado de Michoacán.

Políticos, empresarios, comerciantes y religiosos consideran que el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), que culminó este fin de semana, ha contribuido a mejorar la perspectiva internacional e impulsar a la región en el arte y el turismo.

Durante los días que duró el encuentro, artistas callejeros llenaron de vida las calles y plazas en el centro de la ciudad para mostrar su talento ya sea en la música, el baile o alguna acrobacia y esperar a que un director de cine pusiera su mirada en ellos.

"Nos levanta el ánimo ver toda la alegría", dijo Elvira Mariscal, encargada de un restaurante en el centro.

El local se ubica frente a la Plaza de las Rosas, un sitio que a lo largo de la semana en que se celebró el festival reflejó el movimiento de personalidades del cine y público en general que asistió a las funciones del encuentro fílmico.  

"Pese a las situaciones que se han vivido aquí en Morelia ha sido positivo, ayuda a que esa imagen de la violencia que mucha gente tiene de la ciudad se disipe, Morelia es más que esas situaciones, y lo vemos como la gente se desplaza con alegría y confianza y asiste a los eventos", cosndieró Eugenio Altamirano, coordinador de los pintores y escultores que muestran su trabajo en la Plaza de las Rosas.

Según cifras del gobierno federal entre 2010 y 2011 se registraron más de 1,100 muertes en el estado. Los municipios con mayor índice de violencia fueron Apatzingán, Lázaro Cárdenas y Uruapan.

Sin embargo, para Eugenio, quien lleva trabajando en ese sitio los últimos 30 años, aunque culturalmente la ciudad se beneficia "con la diversidad de visiones y propuestas cinematógraficas", la vida en la ciudad se mantiene sin cambios, en específico para los pequeños comerciantes.

"(Los orgranizadores del FICM) no nos 'pelan' (hacen caso), nosotros nos acercamos a ellos... tuvimos que pedir un permiso para que nos permitan entrar con degustaciones de nuestra mercancía y para poder regalar nos piden un permiso", comentó Ivonne, quien vende dulces típicos de Morelia en el mercado Valentín Gómez Farías de la ciudad.

Ivonne cree que es un lástima que teniendo cerca la sede del festival no haya una asociación con los comerciantes para promover sus productos a los turistas que visitan Morelia.

En México existen al menos 80 festivales de cine por año, sin embargo, el de Morelia es el mejor posicionado, según cineastas, actores y productores.

"En los primeros años no nos beneficiaba mucho. De unos cinco años para acá fue que empezamos nosotros a ver gente del festival que consumía... El único que nunca sube con el prójimo es Gael García, ni su amigo (Diego Luna), ellos no conviven ni por equivocación", señaló la vendedora que lleva la misma década del festival trabajando en el mercado.

Una fecha casi religiosa en Morelia

El que sí ve números positivos con la presencia del FICM es el sector hotelero. Leticia Peña, gerente del hotel Virrey de Mendoza en Morelia, dice que el festival es "el evento más importante del año", al registrar altos porcentajes de ocupación.

"El primer año fue el boom porque todo el mundo esperaba ver a los artistas como Salma Hayek. No era común tener este tipo de eventos en nuestra ciudad", recordó Peña, quien ha visto evolucionar el festival en los 12 años que lleva trabajando en uno de los hoteles más exclusivos e históricos de Morelia.

El presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles del Estado Michoacán, Roberto Molina dijo a CNNMéxico que este año se registró una ocupación superior al 85% en los 10 días en que se celebró el festival, siendo la más alta en los 10 años de historia del evento.

"De esto también se beneficia el estado, si no es que el país entero, en especial por la fechas en las que ocurre", menciona el empresario, al hacer referencia a las festividades en Día de Muertos y eventos próximos como el festival de la Mariposa Monarca que hacen que el turismo permanezca una vez concluido el festival.

El alcalde de Morelia, Wilfrido Lázaro Medina, destacó la extensión del festival al pueblo de Pátzcuaro, "lo que quiere decir que es un evento que cada año crece más".

En esta edición del FICM compitieron 45 cortometrajes, 25 documentales, 12 obras michoacanas y nueve largometrajes, un número que representa un crecimiento en la participación y producción de obras para el encuentro. La cinta ganadora fue No quiero dormir sola, de Natalia Beristain.

El FICM "es una oportunidad para mostrarle a personas de otros lugares del país o del mundo cómo es esta ciudad, cómo es su gente y pueden ver que es una gran ciudad con gente que se interesa por la cultura", aseguró el presidente de Comerciantes y Vecinos del Centro Histórico de Morelia.

De la manifestación cultural a la política

En un escenario contrastante, en la calle Madero, la principal de Morelia, se vive un ambiente de protesta, entre animales de granja y juegos didácticos, en un plantón que mantiene un grupo de alumnos de la Normal Urbana de Tiripetío para exigir al gobierno del estado que desista de ejercer acción penal contra 49 de sus compañeros que se encuentran acusados del robo y motín desde el 15 de octubre.

Julio Torres, vocero de los normalistas inconformes, señaló que es "coincidencia" que su protesta se realice a la par que la celebración de los 10 años del FICM y que "aprovecha" el evento "para hacer una manifestación, pero no queremos ofender a la sociedad, y les pedimos disculpas, pero es la única forma que el gobierno del estado (de Michoacán) nos pueda dar una audiencia". 

"Hay otros problemas que quizá le quitan fuerza al festival, pero la gente trata de entender que es un festejo", consideró el sacerdote Manuel Cruz Maravilla de la Catedral de Morelia, donde este domingo fueron bendecidos dos nacimientos michoacanos que serán regalados al papa Benedicto XVI.

El empresario Roberto Molina señaló que las manifestaciones no afectaron al FICM: "Es un evento que se ha consolidado, muy bien posicionado y no afecta puesto que la gente que asiste al festival solo viene realmente a eso".

El festival tiene un costo de 30 millones de pesos aproximadamente. En un principio, el gobierno estatal aportaba el 90%, ahora aporta el 25% porque la idea es que sea cada vez más solventado por el sector privado. Según un estudio del Tecnológico de Monterrey Campus Morelia, la derrama económica por el FICM es de 120 millones de pesos.

Con información de Javier Magaña

Ahora ve