Una estrella del cine egipcio asegura que "los árabes no son terroristas"

Khaled El Nabawy aprovecha su éxito en Hollywood para difundir una imagen que aleje al mundo árabe del terrorismo
  • A+A-
Autor: Ian Lee
(Reuters) -

Es una superestrella en el cine árabe y ha actuado junto a nombres conocidos de Hollywood como Sean Penn, Naomi Watts y Orlando Bloom en éxitos taquilleros mundiales.

Ahora, la estrella del cine de Egipto Khaled el Nabawy tiene muchas ganas de conquistar nuevas alturas, al protagonizar el drama apasionante The Citizen, su primer papel protagónico en una película de Hollywood.

La película, lanzada el año pasado, tiene una historia basada en los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos. El personaje de El Nabawy, Ibrahim Jarrah, es un inmigrante recién llegado de Líbano, quien es acusado erróneamente de estar involucrado en los ataques terroristas.

“El tipo no hizo nada excepto que estaba enamorado del sueño americano”, dice El Nabawy sobre su personaje en The Citizen.

“Eso es por lo que ganó la lotería de las visas pero fue mala suerte llegar un día antes del 11-S a Nueva York. Ama Estados Unidos y es educado, culto, útil y en The Citizen hay un gran mensaje que da esperanza. Habla sobre la cooperación que puede ocurrir en lugar de crear venganza entre sí”.

Esta es la tercera vez en la carrera del actor egipcio en la que tiene un papel en una producción importante de Hollywood. Sus dos participaciones anteriores incluyen un papel más pequeño en la película épica Kingdom of Heaven de 2005 de Ridley Scott, mientras que en 2010 El Nabawy interpretó a un científico iraquí en Fair Game, un thriller basado en las memorias de la exagente de la CIA Valerie Plame.

“Lo que es común entre los tres papeles (Kingdom of Heaven, Fair Game y The Citizen) es que intentas decirle a las personas la verdad”, dice El Nabawy. “Los árabes no son terroristas; los árabes son personas buenas, personas normales y no puedes retratar a los árabes a través de las 15 personas que cometieron el 11-S”.

El Nabawy, quien fue descubierto por uno de los directores más famosos del cine árabe, el fallecido Youssef Chahine, asegura que está determinado a exponer con precisión a los habitantes de África del Norte y Medio Oriente al resto del mundo.

“Por supuesto que es una responsabilidad, no solo hacia los árabes (sino) hacia el otro, hacia los americanos, hacia Occidente, porque siempre he creído que conocemos más sobre Occidente de lo que Occidente conoce sobre nosotros”, dice.

El Nabawy añade: “Siento que nuestra responsabilidad es contarle Occidente la verdad sobre nosotros”.

Apasionado por su país, El Nabawy fue una de las primeras voces prominentes en Egipto en salir a apoyar la revolución de 2011 que derivó en la destitución del entonces presidente Hosni Mubarak.

“Lo que vi en la Plaza Tahrir fue una gran nación en sí”, dice El Nabawy, y su rostro se ilumina mientras recuerda el levantamiento de sus compatriotas.

“Estoy muy feliz de estar entre ellos; es un honor haber estado al lado de los egipcios que pagaron con su vida para regresar a su país su dignidad y orgullo. Soy el que está feliz y soy uno de ellos.

“Tengo el mismo deseo. Se necesitó de todos nosotros para alcanzar nuestra meta, que es la democracia, que es el cambio y queremos de regreso a nuestro país”.

El actor convertido en activista también llevó a su coestrella en Fair Game y amigo Sean Penn a visitar la plaza histórica “para mostrar al mundo que un artista estadounidense con un artista egipcio pueden caminar en las calles”. Todo fue parte de su iniciativa Come To Egypt (Ven a Egipto), que tenía como objetivo alentar a las personas a visitar el país del norte de África y experimentar su rica historia y cultura.

“Te extiendo una invitación: los egipcios esperan que celebres con ellos su nueva era”, dice El Nabawy. “Ven a Egipto y tendrás una gran sonrisa en los rostros egipcios. Son muy útiles, muy amables, tienen un gran sentido del humor”.

Como embajador de Egipto en el mundo, El Nabawy dice que tiene esperanzas sobre el futuro de su país.

“Soy muy optimista gracias a los egipcios”, dice. “Tienen una voluntad determinada de recuperar a su país y darle a su país su posición; darle a su país lo que merece”.

Ahora ve