Arqueólogos encuentran 10 entierros cercanos a Chichen Itzá en México

El hallazgo ocurrió durante un proyecto para rescatar vestigios arqueológicos a lo largo de un tramo carretero que será ampliado
El sitio arqueológico maya de Comalcalco en Tabasco
| Otra fuente: CNNMéxico

Un grupo de arqueólogos encontró una decena de entierros de hace más de 1,000 años el sitio maya de Xtojil, a 20 kilómetros de Chichén Itzá, Yucatán, durante un proyecto para rescatar vestigios arqueólogos en un tramo carretero que será ampliado, informó este martes el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los restos fueron enterrados en una época en que Chichén Itzá todavía no era la poderosa capital que dominó la zona. Tanto el nuevo hallazgo como otros similares ocurridos antes confirman que hace más de 1,200 años había una densidad de población importante en esa zona pero estaba dispersa en asentamientos cercanos a cenotes. Lo que aún no queda claro es qué detonó que Chichén Itzá se convirtiera el centro rector de las actividades en la región, de acuerdo con un comunicado del INAH.

“Este descubrimiento resalta porque han sido pocos los contextos residenciales encontrados completos en esta parte del norte de la Península de Yucatán y que han podido ser excavados por especialistas”, dijo el investigador, José Osorio León, quien junto con Francisco Pérez Ruiz, lideran a los arqueólogos que hicieron el hallazgo.

Los arqueólogos no han podido determinar el género de los esqueletos debido a que están mal preservados, aunque saben que la mayoría son adultos y no tienen deformaciones, de acuerdo con el INAH. Se cree que todos los restos pertenecían a una misma familia.

El hallazgo de los entierros ocurrió en medio de un proyecto para ampliar la carretera que conecta a las poblaciones yucatecas de Libre Unión y Yaxcabá. Antes de iniciar las obras, el INAH se dio a la tarea de analizar la zona para evitar que las obras destruyeran vestigios arqueológicos.

Los arqueólogos detectaron 28 estructuras arqueológicas de distintos tamaños –casi todas colapsadas a lo largo del tramo carretero de 18 kilómetros. Las estructuras son desde cimientos simples hasta estructuras piramidales de entre seis y 12 metros de altura.

Más de la mitad de estas 28 estructuras se concentran en Xtojil, un sitio que se desarrolló gracias a un cenote que le da nombre a la localidad y a la laguna Sayusil. Xtojil se ubicada cerca de Libre Unión, y está registrado y catalogado en el Atlas Arqueológicos del Estado de Yucatán.

Una vez que concluya la ampliación de la carretera, los automovilistas y transeúntes que pasen por ahí podrán observar algunas de las 28 estructuras rescatadas.

“Las estructuras mejor conservadas quedarán intactas; las más afectadas se excavan y existe la propuesta de conservarlas al lado de la vía carretera, con la finalidad de que las poblaciones cercanas vean que esos montículos son en realidad vestigios arqueológicos, y crear conciencia de que no todos tienen la monumentalidad de la pirámide El Castillo, en Chichén Itzá”, de acuerdo con Osorio León.

Los entierros recién encontrados estaban en la Estructura 22, la cual fue parcialmente afectada en los años 50, cuando se construyó la carretera, sin embargo, los muros norte y sur, de 16 y 13 metros de altura respectivamente, están bien definidos, al igual que el cimiento de una edificación de planta absidal.

Siete de los 10 restos estaban en cistas, es decir, excavaciones realizadas bajo el piso de 1.80 metros de largo por 60 centímetros de ancho, en promedio; otros dos restos estaban enterrados en el relleno de la construcción en posición sedente (sentados), y uno más estaba en un vasija.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

En promedio, cada uno de los entierros tenía tres ofrendas, lo que da casi un total de 30 piezas de cerámicas encontradas en el lugar, entre ellas, platos, cajetes, cuencos, ollas y vasos. Los arqueólogos también encontraron navajillas de obsidiana, cuentas de jade, pendientes de concha, lo que indica que había comercio con otras regiones de Mesoamérica.

Destacan un vaso y una olla con inscripciones jeroglíficas, algo poco reportado en el área: “Los estudios epigráficos de estos objetos serán fundamentales para comprender a mayor profundidad la historia de Xtojil y su relación con otros asentamientos de la región”, según José Osorio.

Ahora ve
Vecinos trabajan con sus propias manos para revivir las Cascadas de Agua Azul
No te pierdas
×