Pruebas de ADN confirman el hallazgo de los restos del rey Ricardo III

Después de varios análisis de ADN e investigaciones, todo indica que el cadáver encontrado corresponde al del exmonarca
Autor: Bryony Jones
(Reuters) -

Las pruebas de ADN confirman que los restos humanos encontrados enterrados bajo un estacionamiento en Inglaterra son los de Ricardo III.

Los científicos británicos anunciaron este lunes que están convencidos “más allá de toda duda razonable” que el esqueleto encontrado durante una excavación arqueológica en Leicester, al centro de Inglaterra, en agosto pasado es el del exrey, quien fue asesinado en la Batalla de Bosworth Field en 1485.

El ADN mitocondrial extraído de los huesos correspondió al de Michael Ibsen, un ebanista canadiense y descendiente directo de la hermana de Ricardo III, Ana de York.

Los expertos dicen que otras evidencias, incluidas heridas de batalla y signos de escoliosis, o la curvatura de la columna vertebral, encontrada durante la búsqueda y los más de cuatro meses de pruebas apoyan los resultados del ADN.

El esqueleto fue descubierto enterrado entre los restos de lo que alguna vez fue el convento de Greyfriars de la ciudad, pero ahora es un estacionamiento.

Los restos de Ricardo III serán enterrados en la Catedral de Leicester, cerca del lugar de su tumba original, en un funeral que se espera se lleve a cabo el próximo año, una vez que el análisis de los huesos termine.

Los arqueólogos dicen que el hombre que encontraron parecía haber tenido una muerte violenta: hay evidencia de dos golpes fuertes al cráneo, y parece que el cuerpo de Ricardo también pudo haber sido maltratado.

Richard Buckley, el arqueólogo principal del proyecto, dijo que la posición inusual de los brazos y manos del esqueleto sugieren que el rey pudo haber sido enterrado con sus manos atadas.

Los investigadores de la Universidad de Leicester examinaron los restos durante meses.

Otros obtuvieron el primer vistazo del cráneo herido en la batalla que alguna vez tuvo la corona inglesa a principios de este lunes cuando la universidad presentó una fotografía antes de su anuncio.

“El cráneo estaba en buenas condiciones, aunque estaba frágil, y nos pudo dar información detallada”, dijo Jo Appleby, una conferencista en bioarqueología humana en la universidad que lideró la exhumación de los restos el año pasado.

Turi King, quien llevó a cabo el análisis de ADN, dijo que fue un “verdadero alivio” cuando los resultados llegaron.

“Realmente me quede callado. Veía todos estos resultados y pensaba, ‘allí coinciden, allí coinciden, y allí coinciden’. En ese momento bailé un poco alrededor del laboratorio”.

Michael Ibsen, cuyo ADN coincidió con el de los restos del rey, dijo que reaccionó con “un silencio por el asombro” cuando se le dijo de los resultados celosamente guardados el pasado domingo.

“Nunca creí que coincidirían, y ciertamente que estarían tan cerca, pero los resultados parecían que estaban calcados”.

Los partidarios del rey infame, incluidos miembros de la Sociedad Ricardo III, esperaban que el descubrimiento forzaría a los académicos a reescribir la historia, que dicen que fue contaminada por exageraciones y afirmaciones falsas.

La guionista Philippa Langley, quien abogó por la búsqueda durante varios años, dijo a CNN que quería que “la organización revisara su historia”, y dijo que quería descubrir la verdad sobre “el verdadero Ricardo, antes de que los escritores de los Tudor llegaran a ésta”.

“El problema es que juzgamos a Ricardo por su sistema de valores pseudovictorianos, pero juzgamos a otros en el contexto de su época”, dijo.

“Fue un hombre medieval. Si lo regresamos al siglo XV, es exactamente como los otros son; príncipes, duques, nobles, todos hacen lo mismo, y él es mejor que algunos”.

Ahora ve
No te pierdas