Pixar recupera protagonismo en los Oscar gracias a su princesa 'Valiente'

La cinta dirigida por Mark Andrews y Brenda Chapman ganó en la categoría de Mejor largometraje animado
(EFE) -

Tras su notoria ausencia en la carrera por los Oscar el año pasado, los estudios Pixar del grupo Disney se recuperaron este año, llevándose por séptima vez el premio a la Mejor película animada por Brave (Valiente), la primera princesa de su filmografía.

Brave, dirigida por Mark Andrews y Brenda Chapman, se impuso sobre Wreck-it Ralph (Ralph, el demoledor) de los estudios Disney; Frankenweenie, de Tim Burton; ParaNorman y ¡Piratas!

Pixar, que ganó su primera estatuilla al largometraje animado en 2004 por Buscando a Nemo, repitió la hazaña en 2005 con Los increíbles y, luego, cuatro años seguidos: entre 2008 y 2011, las triunfadoras fueron Wall-E, Up y Toy Story 3.

La caída fue estrepitosa cuando, en 2012, la cinta Cars 2, dirigida por el jefe de Pixar John Lasseter, fue fríamente recibida por la crítica y ni siquiera recibió una nominación en la categoría, que ese ganó Rango.

Pero el estudio, fundado por Steve Jobs y comprado por Disney en 2006, recuperó fuerzas y lanzó este año su cuento de hadas Brave.

La cinta sigue las aventuras de la princesa escocesa Mérida, una joven de carácter fuerte que rechaza las tradiciones familiares, en particular su matrimonio arreglado con uno de los herederos de la corte.

Decidida a hacer cambiar de parecer a su madre Elinor, guardiana de las tradiciones, pide ayuda a una bruja, quien lanzará un hechizo sobre la reina tan poderoso como indeseado y obliga así a Mérida a revisar sus prioridades.

A Pixar, que construyó su reputación con cintas a contracorriente de la animación tradicional, le tomó siete años confeccionar Brave.

Fue un proceso excepcionalmente largo que dio dolores de cabeza a los responsables del estudio, por mucho tiempo insatisfechos con su creación.

Tras cinco años de desarrollo, el estadounidense Mark Andrews debió retomar las riendas del proyecto de manos de Brenda Chapman —una veterana de la animación que pasó por Disney y DreamWorks antes de llegar a Pixar—, haciendo valer la consigna "Denme una buena historia", dijo el director a AFP el año pasado.

Ciertamente Pixar, generalmente alabado por la calidad de sus guiones, se enfrentó a un doble desafío con Brave: hacer una cinta sobre una princesa y confiar el papel principal, por primera vez, a un personaje femenino.

Mark Andrews aseguró que no es más difícil trabajar con una heroína que con un héroe. "Siempre es un desafío", afirmó al precisar que "cualquiera que sea el personaje, siempre es un lío caracterizarlo".

"Que el personaje sea un hombre, una mujer, un pájaro o un lagarto no tiene importancia. La cuestión es cuál es el mensaje, cómo provocar empatía en el público. Eso siempre es difícil", agregó.

El filme multiplica, además, las proezas técnicas que caracterizan a Pixar, en particular con la fascinante animación de la rizada cabellera roja de la princesa y la representación de los paisajes escoceses.

Ahora ve
No te pierdas