Un 'villano' del Ballet Bolshoi es el sospechoso del ataque al director

El bailarín Pavel Dmitrichenko y otros dos sospechosos enfrentarán un juicio por la agresión en contra del director Sergei Filin
Detenido por ataque al director del Bolsoi
Alan Duke
Autor: Alan Duke
(Reuters) -

El bailarín de ballet Pavel Dmitrichenko, quien a menudo hace los papeles de villano en las producciones del Ballet Bolshoi, es ahora el principal acusado en una trama digna de una partitura de Tchaikovsky.

El artista de 29 años de edad presuntamente ha coreografiado un ataque destinado a cegar al director artístico de la compañía, Sergei Filin, el hombre que lo puso en el papel de Iván el Terrible y el genio malvado del Lago de los Cisnes.

El misterio de quién arrojó ácido sulfúrico a la cara de Filin en enero ha cautivado a los rusos y detectives de Moscú que se mantienen ocupados en encontrar las rivalidades en la famosa compañía de ballet que tiene 240 años de antigüedad.

La historia bien podría ser el guión de una película hollywoodense, con detalles escabrosos que se describen en los informes policiales y los reportes de los medios de comunicación locales.

La policía declaró que el caso fue resuelto esta semana con una confesión de Dmitrichenko: "He organizado este ataque, pero no hasta el punto al que llegó", se oye decir al inculpado en un video difundido por la policía.

Los personajes de este drama incluyen a la novia de Dmitrichenko, Anzhelina Vorontsova. No ha sido acusada, pero la prensa local citando los miembros del ballet ha dicho que Dmitrichenko estaba enojado porque pensaba que Filin estaba sofocando su carrera.

Otros dos presuntos conspiradores fueron detenidos: el presunto pistolero Yuri Zarutsky —un fornido y barbudo ruso que fue condenado anteriormente por golpear a alguien hasta la muerte— y Andrey Lipatov, quien presuntamente conducía el coche de huida tras el ataque con ácido hecho por Zarutsky.

Mientras que el acto final todavía debe pasar por una sala de audiencias rusa, la historia comienza en el Teatro Bolshoi de casi dos siglos de antigüedad.

Primer acto: el Teatro Bolshoi

El ballet es un mundo donde la competencia es feroz, y donde el director artístico ejerce una influencia considerable en hacer o deshacer carreras.

Filin, de 42 años, fue promovido al codiciado puesto del Teatro Bolshoi en marzo de 2011, poco después de que el subdirector de ballet, Gennady Yanin, que fue considerado como uno de los favoritos para el puesto, renunció tras la aparición de imágenes pornográficas en internet.

Había una "rivalidad feroz" por la posición del Bolshoi en ese momento, según la agencia de noticias RIA Novosti. Ese año, dos bailarines renunciaron, descontentos con la dirección que el ballet había tomado.

Otro bailarin, Nikolai Tsiskaridze, criticó fuertemente a Filin por llevar a la compañía a superar el presupuesto multimillonario en la renovación del ballet. Él también era un candidato para el cargo de director artístico que Filin se quedó.

Pero más allá de los desacuerdos profesionales, los factores siniestros también estaban en juego.

Segundo acto: las calles de Moscú

RIA Novosti informó que antes del ataque Filin vivió meses de intimidación: amenazas telefónicas, alguien pinchó los neumáticos de su automóvil, y alguien también trató de hackear su página de Facebook.

Al parecer, el trío de conspiradores obtuvieron ácido de batería en una tienda de auto partes, e hicieron una combinación más fuerte mediante la evaporación del agua que tenía, dijo la policía.

Dmitrichenko, que estudió los pasos de Filin, llamó a Lipatov y Zarutsky cuando vio que Filin salía del teatro en la fría noche del 17 de enero, dijo la policía.

Cuando Filin introducía el código de seguridad en la puerta de su apartamento de Moscú, dicen las autoridades, Zarutsky se puso enfrente de él y le arrojó el ácido sulfúrico en la cara. Esto causó quemaduras de tercer grado y lo dejó ciego.

Tercer acto: la estación de policía de Moscú

Los detectives estudiaron minuciosamente las entrevistas con los conocidos de Filin y tenían sospechas acerca de sus probables enemigos. Otros indicios los llevaron a varios teléfonos celulares que había registrado Dmitrichenko con nombres de otras personas, según un comunicado de la policía.

Las llamadas desde los teléfonos llevaron a los investigadores a Lipatov, el supuesto conductor. "No vi lo que pasó allí", declaró Lipatov en un video difundido por la policía. "Sólo recogí a Yuri ahí, lo esperé y lo llevé en el auto".

Cuando un interrogador preguntó a Zarutsky sobre los motivos del crimen, este supuestamente dijo: "No quiero hablar de eso".

La policía concluyó que había una "relación hostil" derivada de la interacción profesional entre Dmitrichenko y Filin por dirigir el ballet, lo cual se sospecha que fue el motivo.

Cuarto acto: un tribunal en Moscú

Los tres hombres se presentan este jueves ante un juez, quien ordenó que se mantengan en custodia policial hasta que la investigación haya terminado.

Si son declarados culpables, los atacantes podrían enfrentar hasta ocho años de cárcel por infligir intencionalmente daño a la salud de otros. Podría tomar por lo menos seis meses para que Filin se recupere de las quemaduras.

Mientras tanto, Galina Stepanenko, una exbailarina principal, se hará cargo de la compañía. Ella dice que va a seguir los planes de Filin, y cree que los bailarines ahora se unirán por un mayor respeto y cuidado por los demás.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Los médicos realizaron un injerto de piel para Filin y, después de una cirugía del segundo ojo, pudieron salvar su vista. Sus colegas están trabajando para asegurar que su visión artística no se pierda.

Phil Black y Alla Eshchenko contribuyeron a este reporte.

Ahora ve
Alemania tiene el reloj cucú más grande de todo el mundo
No te pierdas
×