Marisol Schulz, el nuevo capítulo que busca "mayor éxito" para la FIL

Con el respaldo de las editoriales mexicanas, la exeditora de Carlos Fuentes y José Saramago asume este lunes la dirección de la feria
marisol schulz fil guadalajara
marisol schulz fil guadalajara  marisol schulz fil guadalajara  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Dora Luz Haw | Otra fuente: CNNMéxico

Moverse de un lugar a otro no es extraño para Marisol Schulz Manault (Ciudad de México, 1957), quien se considera "hija del exilio", pues su madre fue una refugiada española que llegó a México tras la Guerra Civil.

Desde 2010 radica en California, Estados Unidos, donde fue bien recibida por la comunidad latina. La editora quedó prendada de ese universo donde las personas en lucha por la sobrevivencia se han visto obligadas a abandonar su país. Sin embargo, en mayo deberá dejar su casa en el downtown de Los Ángeles para mudarse al estado de Jalisco.

Apenas termine la Feria del Libro en Español de Los Ángeles (LéaLA), que aún dirige, se asentará en Guadalajara, ciudad que conoce desde niña y que visita ininterrumpidamente desde hace 26 años para asistir al encuentro editorial que ahora también estará bajo su responsabilidad a partir de este lunes: La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Lamenta la distancia que la separará de las querencias que hizo en Estados Unidos, sin embargo, cuando le ofrecieron conducir la feria más importante del mundo en lengua hispana, no lo dudó.

“Para una mujer que ha dedicado más de tres décadas de su vida a los libros, este nombramiento es una diferencia”, dice a CNNMéxico.

Quienes la conocen aseguran que su "profundo" conocimiento del oficio editorial no es su única virtud. Schulz Manault, divorciada y madre de una hija actriz y fotógrafa, es reconocida por sus colegas como una mujer "creativa, confiable, con mucho empuje y una gran calidad humana". Todos coinciden: su nombramiento al frente de la FIL es una decisión "acertada y merecida".

Uno de sus grandes méritos es recurrir a la calma cuando acecha la urgencia de una decisión precipitada. Es analítica en su trabajo pero sobre todo, en su vida cotidiana.

“Siempre sabe encontrar la salida. Nada, absolutamente nada se le atora”, dice Marcela González Durán, directora editorial de Alfaguara y Taurus, su sucesora en grupo Santillana, donde Schulz Manault colaboró de 1993 a 2010.

Editora de Fuentes, Saramago, Benedetti...

Su trayectoria le ha permitido ser responsable de la obra de algunas de las plumas más encumbradas de habla hispana, entre ellas las de Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, José Saramago, Arturo Pérez-Reverte y Mario Benedetti.

A Fuentes, de quien fue editora durante 17 años, Marisol Schulz lo considera un gran maestro. Recuerda cómo el escritor llegaba a su oficina en Santillana y platicaban toda la mañana sobre múltiples temas.

“Con Saramago la relación fue todavía más cercana y personal, porque soy muy amiga de Pilar del Río con quien estoy en contacto permanente”, dice la editora.

Schulz Manault tiene una "gran sensibilidad" para tratar a los artistas y encontrar no solo las bondades de la obra que tiene frente a sí, sino a vislumbrar las rutas y capacidades que el autor puede explorar, señala Ramón Córdoba, editor ejecutivo de Alfaguara, quien la conoce desde 1983, cuando trabajaron juntos en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas).

Su "fino olfato" se combina con un "don de gentes" extraordinario, asegura Rogelio Villarreal, director general de Editorial Océano de México. “Esto le permite establecer comunicación fluida con todo el mundo: con los autores, sus amigos, los editores, sus compañeros de trabajo y los medios”.

No es muy diferente la visión del escritor Alberto Ruy Sánchez, director de la editorial Artes de México, quien la describe como una “editora excepcional”.

“Fue mi editora muchos años y fui un autor muy feliz con ella. Además de ser una excelente lectora, tiene una preparación humanística que le permite apreciar el contexto cultural en el que los libros suceden.

“Como todo buen editor, sabe desarrollar con sus autores una buena amistad. Logra hacer sentir a los escritores que hay un ámbito en el que son respetados y apreciados”, dice el novelista.

La UNAM, su punto de inicio

Aunque hace años que no edita, Schulz Manault dice estar siempre leyendo. Cuando deja a un lado los libros lo que más busca es conversar con sus amigos y familia. No solo disfruta de su relación con intelectuales, sino de la gente de otras profesiones porque, asegura, le gusta aprender.

Hace ejercicio y le gusta cocinar. Sin embargo, el ritmo de vida no le ha permitido mucho ejercer estos pasatiempos en los últimos años.

La egresada de la carrera de historia por la UNAM, donde trabajó en su gaceta cuando era apenas una estudiante, colaboró de 2004 a 2008 en Domingo 7, revista cultural bajo la dirección de Pablo Boullosa. Ahí la conoció su colega, la directora de Trilce Ediciones, Deborah Holtz.

“Hizo una extraordinario trabajo al frente de LéaLA al convocar a grandes cantidades de público y a maravillosos escritores. Logró que creciera de manera exponencial”, dice Holtz.

Una nueva historia en la FIL

Marisol Schulz Manault asume la dirección de la Feria tras una edición marcada por la controversia al otorgar su premio literario 2012 al escritor peruano Alfredo Bryce Echenique, acusado de plagio.

“Se requeriría ser ciego para no ver que este infortunio produjo una serie de eventos desafortunados para la Feria. Para nada queda esto como un lastre. Se cometió un error y ahora a Marisol le toca comenzar otra historia”, asegura Ramón Córdoba.

Así lo asumen también Ruy Sánchez, González Durán y Villarreal, quienes reconocen en la FIL Guadalajara una institución lo suficientemente fuerte como para ser dañada por una polémica que, si bien debe quedar como precedente para la reorganización de los premios, no le resta prestigio.

Su fortaleza, aseguran, se basa en un trabajo "bien hecho", no solo en la última década, sino en sus 26 años de historia.

Los problemas que deberá enfrentar la nueva directora son los que afectan en general a la industria editorial, señala Ruy Sánchez, quien ejemplifica asegurando que la FIL ha sabido contrarrestar el predominio de la industria editorial española al abrir sus puertas a diversas voces y abarcar todo el espectro de hispanohablantes, labor que deberá seguir adelante.

También deberá afrontar el hecho de que en México los editores independientes compiten con una industria editorial de Estado, señala Holtz, presidenta de la Alianza de Editoriales Mexicanas Independientes.

“La FIL Guadalajara tendría que asumir un papel más cantante y sonante al promover encuentros con editores independientes y ser un escaparate para todos”, señala.

Schulz Manault sabe que el nivel de la Feria es muy alto y su reto inicial es elevarlo.

“Es importante que la curva de aprendizaje no vaya en contra de la Feria misma. Hoy no sólo importa que las cosas salgan bien; aspiro, sin duda, a un mayor éxito. Ese es mi compromiso”, dice.

Ahora ve