Un estudio da nuevas pistas sobre la clave del desarrollo de los mayas

Un texto publicado en la revista 'Science' indica que los mayas tuvieron interacciones importantes con grupos de América Central
El fin de una era maya
/
| Otra fuente: EFE
WASHINGTON (Reuters) -

La civilización maya desarrolló su cultura y arquitectura al interactuar con otros grupos de América Central, y no solo por influencia de los olmecas, según un artículo que publicó este jueves la revista Science.

"Dos teorías han dominado el debate sobre el origen de la civilización maya", explicó en una teleconferencia el antropólogo Takeshi Inomata, de la Universidad de Arizona.

Inomata y su esposa, la antropóloga Daniela Triadan, han desarrollado desde 2005 siete misiones de excavación y estudio en el área de Ceibal, en Guatemala.

Una de las teorías sostiene que la civilización olmeca, más antigua que la maya, fue la influencia cultural dominante. Otra argumenta que los mayas desarrollaron su civilización de forma casi independiente.

"Lo que nosotros proponemos es que, probablemente, la de los olmecas no fue la única influencia, sino que otros varios grupos, por ejemplo los que vivían en Chiapas central y los de la costa sureña en el Pacífico, tuvieron interacciones importantes con los mayas".

Los olmecas de la costa del Golfo ya estaban bien establecidos en el periodo entre 1,000 y 700 antes de Cristo, conocido como preclásico medio temprano, cuando empezaron a aparecer comunidades mayas, sedentarias, que empleaban cerámicas en las tierras bajas del sur de México.

Para entonces los olmecas construían un gran centro en San Lorenzo y producían elaboradas esculturas en piedra.

Es por esta razón que muchos antropólogos han considerado a la olmeca como la "cultura madre" que aportó innovaciones tales como los estilos artísticos y una estructura política.

Por ejemplo, el centro costero olmeca de La Venta, en territorio actual mexicano, presenta estilos arquitectónicos similares a los hallados en Ceibal, en las tierras bajas de la cultura maya.

Las mediciones de datación con radiocarbono hechas por Inomata y Triadan de muestras de algunas de las estructuras ceremoniales en Ceibal, como las plazas y plataformas, indican que son anteriores al crecimiento de La Venta en hasta doscientos años.

Los autores señalan que sus hallazgos implican que un centro olmeca como La Venta quizá no fue la influencia principal en Ceibal y que, probablemente "ocurría un intercambio cultural más amplio en América Central entre 1,150 y 800 antes de la era común (antes de Cristo).

"El complejo principal de Ceibal lo componen un área de plaza, una plataforma occidental o pirámide y un montículo", explicó Inomata. "Puede encontrarse este tipo de complejos en toda Mesoamérica".

"Posiblemente sus usos fueron muy similares", añadió. "El ritual era muy importante para estas civilizaciones y hay una serie de depósitos rituales en la plaza de Ceibal. Estos ritos con frecuencia incluyeron hachas de piedra verde, hechas de jade u otras piedras preciosas, importadas, que se depositaban como una ofrenda".

Este tipo de ofrendas rituales se han hallado en otras partes de América Central, incluidos dos yacimientos contemporáneos en Chiapas, México.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Tomados en su conjunto los hallazgos no sugieren que la civilización maya haya sido más antigua que la cultura olmeca, ni que los mayas desarrollaron su cultura independientemente.

Triadan e Inomata sostienen que los hallazgos demuestran que los mayas participaron activamente en un importante intercambio social que cubrió un área amplia.

Ahora ve
Ante amenaza de invasión de Trump, Maduro ordena ejercicios militares
No te pierdas
×