Los desafíos de 'El Llanero Solitario' para ser un éxito de taquilla

El director de la cinta, Gore Verbinski, habla con CNN sobre las dificultades de hacer un 'western' sin apoyo de la tecnología
Gore Verbinski y Johnny Depp  Gore Verbinski y Johnny Depp
Autor: Breeanna Hare y Nischelle Turner
(Reuters) -

Al haber dirigido las tres primeras entregas de Piratas del Caribe, el cineasta Gore Verbinski conoce íntimamente las enormes exigencias de un potencial éxito de verano.

Las explosiones tienen que ser más grandes, las escenas más cautivadoras, las secuencias de acción más creíbles y asombrosas.

“Creo que todo director que esté haciendo una gran película este verano ha pasado por lo mismo”, dijo Verbinski a Nischelle Turner de CNN. “Eso es lo que el público espera y tienes que entretener de verdad. Es una competencia”.

El 3 de julio, Venrbinski entrará, en Estados Unidos, a la carrera de los éxitos taquilleros de verano no con piratas, sino con vaqueros. Con Jerry Bruckheimer en la producción (como lo hizo con la franquicia de los Piratas del Caribe, entre otros grandes títulos de Hollywood), Verbinsky reclutó a Armie Hammer y a Johnny Depp, la estrella de Piratas del Caribe, para que lo ayuden a reinventar y contar la historia del origen del justiciero enmascarado.

El Llanero Solitario, que estrenó su cuarto avance el miércoles, se rodó durante cinco meses en Colorado, Utah, Arizona, Nuevo México y California. Fue una tarea agotadora y estresante en la que el equipo trabajó 18 horas al día en lugares como Río Puerco, una locación tan árida que “seguimos sacándonos el polvo de las orejas, la nariz y los ojos”, dijo Verbinski.

“Nadie entiende lo difícil que es hacerlo”, agregó Bruckheimer. “Las agotadoras jornadas, la falta de sueño. [Verbinski] siempre está buscando otra locación… perdió una locación, tiene que rodar algo más al día siguiente, un actor enfermó… Es simplemente increíble que dirijas esto durante varios meses y traslades a un ejército por cinco estados”.

Todo en nombre de un éxito de taquilla de verano. Además, las locaciones —penosas pero necesarias porque El Llanero Solitario es una película del Oeste— fueron solo parte del reto. Al parecer Verbinski no estaba conforme con una locomotora falsa, así que los trenes que ves rugir en los comerciales de televisión son reales.

“Todo es real”, dijo Bruckheimer. “A Gore no le gusta hacerlo con efectos visuales, así que estos muchachos están realmente en el tren, el tren en realidad se está moviendo, no es una imagen generada por computadora… todo lo que ves aquí es real. Entonces se tuvo que construir. No tienes idea de la cantidad de personas que se necesitan solo para que el tren siga funcionando, lograr que los dobles mantengan a estos muchachos sobre el tren, los arneses para que todos estén seguros y la cantidad de extras en el fondo, simplemente es muchísimo”.

¿Todavía te preguntas por qué, en una escala del uno al diez, Verbinski colocó la producción de El Llanero Solitario en el once?

“Definitivamente once. Esta es la cinta más difícil”, dijo Verbinski. “Quiero decir, me quito el sombrero ante John Ford [el director de La diligencia (Stagecoach) y Centauros del desierto (Searchers)], Sergio [Leone, el director de Érase una vez en América (Once Upon a Time in the West)] y todos los que hacían estos westerns porque son realmente difíciles. Quiero decir que todos sabemos cómo luce un tren y cómo lucen los caballos y no es un robot gigante ni un platillo volador, así que ¿qué vas a [hacer], poner a alguien frente a una pantalla azul?”.

No queremos decir que las cintas “palomeras” de ciencia ficción sean menos difíciles, porque “no hay películas fáciles… esas también son bastante difíciles”, dijo Verbinski. “Pero sabemos cómo luce esa realidad [del Oeste], hay todo un lenguaje establecido acerca de lo que sabemos y sentimos de los caballos reales y el polvo real y los trenes reales, son películas difíciles. Esta cinta tiene comanches, caballería, trenes y rodamos en cinco estados. Es una película grande”.

Pero a estas alturas, “grande” es justo lo que esperamos de Verbinski, especialmente cuando hace mancuerna con Bruckheimer; ambos esperan que El llanero solitario sea una versión explosiva y fresca de una historia conocida.

“[Verbinski] hace grandes películas y eso es lo que le encanta al público, por eso las cintas de verano se vuelven éxitos de taquilla, porque les das mucha energía por su dinero”, dijo Bruckheimer. “Estamos reinventando la historia del Llanero Solitario, pero empezamos desde el origen. Es la historia del origen contada a través del punto de vista de Toro, quien no recuerda con mucha precisión, así que es bastante divertido”.

JD Cargill, de CNN, colaboró con este reportaje.

Ahora ve
El gobierno de Trump anuncia el fin del permiso temporal TPS para haitianos
No te pierdas
×