'El Gran Gatsby' de Baz Luhrmann: ¿una adaptación decepcionante?

La película no logra capturar la esencia de la novela de F. Scott Fitzgerald y presenta una sobrecarga sensorial
'The Great Gatsby' abre el festival de Cannes
Autor: Tom Charity, especial para CNN
(Reuters) -

El director de El Gran Gatsby, Baz Luhrmann, no es el tipo de persona que se deja intimidar por la genealogía literaria, ni siquiera la de F. Scott Fitzgerald.

Sus películas, incluida Romeo + Julieta, son como un circo de tres pistas. Se regodean en el espectáculo y una sobrecarga sensorial. Son audaces, apasionadamente artificiales y al mismo tiempo descaradamente románticas; mezclas pop posmodernas que tienen como objetivo el corazón, no el cerebro.

Quizá Luhrmann incluso se identifica con el Jay Gatsby de Fitzgerald; después de todo, ambos son decadentes.

Pero Fitzgerald no era Gatsby, y Gatsby nunca podría haber escrito una novela así. Se necesita un observador como Nick Carraway (Tobey Maguire) para destilar los sentimientos más finos de este relato triste sobre los excesivamente ricos, y Luhrmann no es así. Es un extrovertido que quiere emocionarnos y sumergirnos en su osadía vertiginosa. Lo último que quiere que hagamos es sentarnos y observar.

No hay vuelta de hoja: El Gran Gatsby es una cinta errónea y mal juzgada, una parodia tosca de lo que probablemente es la joya más preciosa de la literatura estadounidense.

Leer: ¿Novelas imposibles de filmar? Para Hollywood eso no existe

Señales de advertencia salen de las primeras tomas de una versión CGI de Long Island en Nueva York. La cámara está en un estado constante de agitación, mientras que los actores (y son buenos actores) parecen ser dirigidos para improvisar. Es eso, o decidieron que era la única forma de competir con la decoración llamativa de la película.

Pero démosle a Luhrmann su merecido: el hombre hace un buen anuncio. La idea de cambiar a Scott Joplin por Jay-Z y ragtime por rap fue una decisión audaz y brillante. Seleccionar a Leonardo DiCaprio como el glamuroso y elusivo multimillonario Gatsby y a Maguire como su vecino honesto y admirador estuvo bien.

Carey Mulligan como Daisy no fue tan inspiradora. Entiende la tristeza del personaje pero no la otra cara de su personalidad, y no es lo suficientemente brillante para mantener encendida la antorcha de Gatsby durante mucho tiempo.

¿Y filmar en 3D? Observa a Hugo y Life of Pi: podría haber funcionado.

Sin embargo, Luhrmann parece estar totalmente engañado por la técnica, como si se produjera fuera de ritmo. Especialmente, las primeras escenas son propensas a inducir un mareo por el movimiento, y no solo porque Nick se emborracha con la alta sociedad de Nueva York. Sabemos que Luhrmann puede dar una fiesta salvaje, pero la película no acumula ni crece; sigue golpeando las mismas notas hasta que nos adormecemos con el ruido.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Y si se ha perdido en la fiesta ruidosa, Luhrmann está completamente fuera de su elemento en las escenas más íntimas. La reunión entre Jay y Daisy se crea por diversión (y también crea algunas risas), pero Luhrmann trata inadecuadamente lo que sea que atrae a estos amantes. Para una exhibición tan elaborada del cortejo, es un incidente nada sensual.

El Gran Gatsby de Fitzgerald sobrepasará esta versión indigna tanto como lo hizo con las de Alan Ladd y Robert Redford. Sin embargo, es una pena, ya que la descripción de la novela de una sociedad que está al borde del precipicio es muy oportuna. Es difícil no sentirse enojado por el desperdicio. 

Ahora ve
¿El nuevo TLCAN contemplará los trabajos agrícolas temporales en EU?
No te pierdas
×