Enrique Lizalde, el 'Juan de Diablo' del espectáculo mexicano

Celebridades de la televisión y el cine mexicano destacaron la lucha del actor, que murió este lunes, por mejorar las condiciones del gremio
enrique lizalde  lizalde
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Su preocupación y lucha por los derechos de su gremio acercaron al fallecido actor Enrique Lizalde al lado justiciero del personaje de Juan de Diablo que encarnara e hiciera clásico en la década de 1960.

“Yo creo que lo podemos considerar el Juan del Diablo de la industria del espectáculo en nuestro país, porque fue un hombre valiente, que defendió valores, que peleaba por la justicia de su gremio, un caballero, interesante y seductor”, dijo a CNNMéxico el crítico de televisión Álvaro Cueva.

La historia escrita por Caridad Bravo Adams describe a Juan del Diablo como un aventurero, que no tiene lazos que lo amarren. Así se desenvolvió en su medio, en el que llegó a impulsar la creación del Sindicato de Actores Independientes contra la supuesta corrupción en la Asociación Nacional de Actores en la década de 1980.

Enrique Lizalde falleció este lunes a los 77 años en la Ciudad de México.

(Lee: Cómo prevenir y detectar el cáncer del que murió Lizalde.)

El cineasta mexicano Julián Hernández llamó a los actores a reconocer el trabajo de más de 50 años realizado por Lizalde "pese a la polémica y opiniones encontradas y controvertidas que sobre él existen", según escribió en Facebook.

La personalidad de Lizalde era congruente con los papeles que interpretaba en la televisión y el cine, desde el galán hasta la figura paterna que dio vida.

Para Álvaro Cueva, el Juan de Diablo que hizo Lizalde "era muy de la escuela del teatro, escuela del cine, no era una telenovela jala rating".

Su pasión por la literatura y el estudio de obras clásicas de dramaturgos y novelistas —estudió la carrera de literatura aunque la dejó para dedicarse a la actuación— marcaron una diferencia en su trabajo actoral.

Lizalde no era el típico galán de revista, pero la combinación de su voz profunda y su personalidad, lo hicieron "un grande de la industria".

"Era un hombre que sabía elegir los proyectos en los que trabajaba, él siempre conservó una imagen sobria, muy inteligente, muy cuidada (...) tenía una preparación atrás que le permitía detectar por dónde sí y por dónde no", apuntó Cueva en entrevista telefónica.

El crítico de televisión señaló que Lizalde marcó historia en la pantalla chica mexicana con personajes que otros actores retomaron en años posteriores.

El primer actor solía decir que se entregaba a la actuación "como una trinchera".

"Hay días buenos y malos como en todo, pero como actores tenemos la responsabilidad de dejar de lado nuestras cuestiones personales para convertirnos un poco en nuestros personajes, para obsequiar esa verdad en la caracterización que es el principal propósito del trabajo que tanto amamos", citó Conaculta a Lizalde en una entrevista realizada en la década de 1990.

La actriz Verónica Castro lamentó la muerte de Lizalde a quien calificó como "valiente, digno, inteligente, un caballero en toda la extensión de la palabra y luchó mucho por los derechos de los actores", según escribió en su cuenta de Twitter.

Mientras que la presidenta de la Asociación Nacional de Actores, Silvia Pinal, declaró en una entrevista con Foro TV, lo llamó "un hombre valioso".

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas también se unió a las condolencias, destacando el trabajo del histrión en cintas como Viento Negro (1965), Las visitaciones del diablo  (1968) y La mentira (1970).

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

De acuerdo con un comunicado de Conaculta, los personajes de Lizalde en el cine eran descritos como antihéroes, pero fue en la televisión donde se vio más el trabajo de Lizalde.

Álvaro Cueva señaló que Enrique Lizalde formó parte de "una generación difícil porque tuvieron muchas puertas cerradas para el trabajo comercial de calidad", en una época que el cine mexicano buscaba un nuevo respiro tras el ocaso del llamado cine de oro.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×