Google incursiona en el mundo del cine con la comedia 'The Internship'

El programa de becas de la compañía y varios productos tienen un papel estelar en la cinta protagonizada por Owen Wilson y Vince Vaughn
Google 'acerca' a un clic las islas Galápagos
Autor: Heather Kelly
(Reuters) -

En la nueva cinta, The Internship, Vince Vaughn y Owen Wilson comparten créditos con una coestrella un tanto exigente: Google.

La comedia, que se estrena este mes en Estados Unidos, trata de dos vendedores de relojes de mediana edad que superan la obsolescencia laboral y la absoluta falta de conocimientos de tecnología para unirse al programa de becas de Google con la esperanza de obtener un empleo en la colosal empresa de tecnología.

Con base en los primeros reportes, la cinta es una especie de romance con Google, que cooperó con los cineastas para que se representara a la empresa bajo una luz favorable y con precisión en la pantalla grande.

El campus de Google en Mountain View, California, se muestra como un lugar idílico en el que los empleados liberan el estrés jugando volibol (es cierto), montando en bicicleta (es cierto) y disfrutando de la deliciosa comida gratuita (también es cierto).

Los productos de Google surgen frecuentemente y de forma favorable a lo largo de la película, el cofundador, Sergey Brin, hace un cameo y hacer el bien en el mundo se presenta indudablemente como la misión de la empresa.

“Creo que la razón por la que nos involucramos en eso es que la ciencia computacional tiene un problema de publicidad”, explicó el cofundador de Google, Larry Page, durante una conferencia que dio en Google en mayo. “Somos los cascarrabias nerd”.

El director de la cinta, Shawn Levy, dijo a Reuters que los cineastas propusieron a Google hacer la cinta luego de que Vaughn se sintió inspirado por un segmento acerca del campus de Google en el programa de televisión 60 Minutes.

Un vocero de Google dijo a CNN que la empresa consideró que la cinta era una buena forma de mostrar a la gente la cultura de la empresa “de no hacer mal” y de promover que más estudiantes se interesen en la tecnología y las computadoras, un sector que se enfrenta a la escasez de trabajadores capacitados.

Además de todas esas buenas intenciones, The Internship también es una asombrosa obra de mercadotecnia.

Google señala que no hubo un intercambio monetario en las negociaciones con los cineastas, aunque la empresa estuvo muy involucrada con la cinta. Google permitió que el elenco y el equipo de la cinta filmaran durante cinco días en las oficinas centrales de Googleplex y usaran a 100 empleados de Google como extras.

La empresa también proporcionó la utilería y asesoró al director, a los actores y a los guionistas sobre lo que significa ser un Googler (un empleado de Google).

También explicó cómo funciona su legendario programa de becas, en el que se acepta a solo una fracción de las decenas de miles de solicitantes que recibe cada año.

“Durante dos años, respondimos a sus preguntas acerca de los productos de Google, les permitimos ver el proceso de orientación de un Noogler (un nuevo Googler) e hicimos que hablaran con nuestro equipo del programas de becas para que aprendieran más acerca de la vida en Google”, dijo el vocero de Google a CNN.

Google también ofreció retroalimentación acerca del guión y solicitó que eliminaran una escena en la que uno de los automóviles autónomos de Google choca. Google señala que no le importa que el auto esté en la cinta, pero que esa escena no les pareció adecuada porque “el producto aún no se presenta”. Los cineastas accedieron.

Colocación de producto

La mayor parte de The Internship no se filmó en Google, sino en el campus del Instituto Tecnológico de Georgia, en donde el equipo de filmación transformó un nuevo edificio de áreas comunes para los estudiantes en una réplica de las oficinas centrales de Google en California.

La marca de Google —Gmail, YouTube, las tabletas Nexus y más— figuran abundantemente en toda la cinta (los Google Glass, los anteojos conectados a la red que actualmente están en fase beta de pruebas, no figuran en la película).

Esa clase de colocación de productos es cada vez más común en Hollywood, que siempre busca nuevas formas de sufragar los crecientes costos de la producción de cine y televisión.

Típicamente existen dos clases de colocación de productos: la natural y la pagada. Cuando una empresa paga para que su gaseosa, su auto o sitio web figure en una cinta, la cámara se posa adorablemente sobre el producto durante un poco más de tiempo.

Piensen en las escenas de los autos BMW en una cinta de James Bond o en Peter Parker mientras usa Bing como motor de búsqueda en El sorprendente Hombre Araña. En televisión, la mayor parte de estas tomas más descaradas de los productos se hacen de forma gratuita como parte de una negociación mayor.

“Si es lo suficientemente notorio y obvio para distraerte de la historia, hay grandes posibilidades de que haya sido una colocación pagada”, dijo Jon Holtzman, quien dirigió el desarrollo mundial de la marca de Apple en la década de 1980 y principios de 1990 e inició su programa de colocación de productos.

Sin embargo, las marcas no siempre tienen que pagar, en especial cuando se trata de una marca de prestigio como Google o Apple. La colocación natural de producto es un acuerdo más informal en el que una empresa permite el uso de sus productos sin costo, con la esperanza de obtener un poco de exposición.

Pueden proporcionar al encargado de la utilería de un programa de televisión los dispositivos que van bien con un personaje. Esto ahorra trabajo al departamento de utilería, porque no tienen que involucrar a un equipo de abogados para obtener los derechos necesarios para hacer mención de las marcas reales y les ahorra dinero que habrían destinado a la renta de artículos. Sin embargo, las empresas no tienen injerencia en la forma en la que se usan sus productos o en cómo intervienen en la trama.

Apple tiene una historia de éxito con esta clase de colocación de producto natural y gratuita. En la cinta de Sandra Bullock, La red (The Net), de la década de 1990, los buenos usan computadoras Apple y los malos usan PC. En la cinta Forrest Gump, el personaje de Tom Hanks abre un sobre de Apple que contiene un jugoso cheque luego de que su amigo, el teniente Dan, invirtiera dinero en una “empresa de frutas”.

Hollywood contra la realidad

En The Internship es muy tenue la línea que divide a ambas clases de colocación de producto. Google no pagó nada a 20th Century Fox, pero a cambio de su cooperación, los cineastas le dieron a la empresa cierto control sobre la forma en la que se presentaron sus productos en la pantalla.

Aunque las empresas no paguen o lleguen a acuerdos que les permitan autorizar los guiones o dar la aprobación final acerca de la forma en la que se presenta su producto, al estudio usualmente le conviene presentar favorablemente una marca.

“Harán todo lo posible para no decir algo malo, porque no quieren que les interpongan una demanda”, dijo Holtzman, cuya empresa, Eclipse Worldwide, se especializa en la colocación natural de productos. “Está implícito  que estas cosas no se exhibirán de forma negativa”.

Incluso los productores de la cinta de 2010, Red Social, una mirada cruda y a menudo poco favorecedora de los orígenes del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, negociaron con la empresa algunos aspectos de la cinta para evitar las demandas.

Google no solicitó que se hicieran cambios tras ver la versión final de The Internship, aunque la cinta se desvió del guión original en varias ocasiones y a veces también se alejó de la realidad en Google.

Por ejemplo: en la cinta, los becarios se dividen en equipos que compiten en varios concursos —entre ellos, el deporte mítico del Quidditch de Harry Potter— para ganar empleos de tiempo completo en Google. La empresa señala que esto no forma parte de su verdadero programa de becas.

“No podía haber sido más opuesto a mi experiencia”, dijo el exbecario de Google, Raymond Braun, quien ahora trabaja de tiempo completo en la empresa. “La faceta competitiva y malintencionada del programa de becas no despertó nada en mí”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

En realidad, el programa de Becas de Google es menos parecido a Battle Royale y más parecido a La gran estafa (Ocean’s Eleven); cada becario es una parte esencial de un equipo cooperativo y unido. Con todo, Braun dijo a CNN que había disfrutado de la cinta y cree que refleja precisamente el entusiasmo y la pasión de los empleados de Google.

“Creo que es realmente divertido ver el lugar en el que trabajas representado en la pantalla grande”, dijo.

Ahora ve
Una familia se reencuentra con su perrita después de los incendios en California
No te pierdas
×