La madre de Michael Jackson recuerda a su 'dulce niñito' en su cumpleaños

Del bebé que bailaba al ritmo de una vieja lavadora hasta el momento que le impulsó a la fama, Katherine Jackson recuerda a su "dulce niño"
bowl
michael jackson super bowl  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Alan Duke
(CNN) -

La vida de Michael Jackson empezó el 29 de agosto de 1958. Fue el séptimo hijo de una familia numerosa de Gary, Indiana.

Su madre recuerda a un “dulce niñito” que mostraba una empatía inusual por los demás y que nació para cantar y bailar.

Katherine Jackson, de 83 años, compartió historias íntimas sobre los primeros años de su hijo cuando declaró al principio del juicio contra AEG Live, la empresa promotora de conciertos a la que ella responsabiliza por la muerte de su hijo, hace cuatro años.

Sus abogados están pidiendo a un jurado que otorgue a la madre y a los tres hijos de Jackson al menos 1,600 millones de dólares (20,480 millones de pesos) para reponer los ingresos perdidos que afirman habrían ganado gracias a una gira mundial si el cantante no hubiera muerto el 25 de junio de 2009, durante su preparación para los conciertos de su regreso.

Jackson habría terminado una gira mundial con su espectáculo This Is It y probablemente habría empezado a hacer películas con sus hijos —Prince, Paris y Blanket— si hubiera vivido para celebrar su 55º cumpleaños este jueves, según los testimonios que se han rendido en el juicio.

Los humildes inicios de Michael Jackson como hijo de un trabajador de una siderúrgica en una familia numerosa contrastan notoriamente con el ícono del pop que gastaba a raudales pero que también impuso récords de donativos a la beneficencia.

Su primera casa tenía dos dormitorios, una sala, una cocina y un pequeño cuarto para la lavadora y el congelador. Michael y sus cuatro hermanos mayores dormían en literas en una habitación, los padres en otra y las hijas dormían en la sala, declaró la matriarca de los Jackson durante una sesión previa del juicio.

La madre hacía parte de su ropa, buscaba ofertas en el periódico y visitaba la tienda del Ejército de Salvación para comprar zapatos. “Así lo lográbamos”; vivían esperando el día de paga, dijo.

Cuando despidieron al padre, Joe Jackson, de su empleo en la siderúrgica, este salía de la ciudad hacia las granjas para conseguir vegetales que su esposa enlataba y almacenaba. “Cada año comprábamos un cuarto de res o media res y la manteníamos en el congelador”, dijo. “Así sobrevivíamos”.

El joven Michael ahorraba “sus centavitos” para comprar dulces y galletas, pero no se los comía todos, dijo su madre. “Le gustaba jugar al ‘tendero’. Tomaba sus dulces y armaba una pequeña tienda y todos los niños del vecindario llegaban y le compraban y él sentía que era el tendero”.

Cuando su hermano mayor, Marlon, enfermó, Michael Jackson —de tres años— lo tomó de la mano y lloró, dijo.

Los talentos musicales de Michael se hicieron evidentes desde temprana edad. “Así nació”, dijo su madre. “Cuando todos los chicos estaban bailando, él estaba en mis brazos y no podía quedarse quieto. También bailaba al ritmo de la música. Cuando empezó a caminar, seguía bailando”.

Contó la historia de la interacción de Michael con su “vieja y destartalada lavadora, una Maytag”.

“Hacía un ruido rítmico y él estaba ahí bailando y tomando su biberón al ritmo de los ruidos de la lavadora”, dijo. “Supe que él sería… le encantaba la música y le encantaba bailar”.

El viejo televisor de la familia ayudó a unir a sus hermanos como grupo musical, dijo.

“A veces se descomponía”, dijo su madre. A veces no tenían dinero para repararla. “Así fue como los chicos empezaron a cantar. Cantábamos juntos, cantábamos viejas canciones de country, canciones tradicionales”.

Michael tenía cinco años cuando se unió a sus hermanos y participaron en concursos de talento en las preparatorias locales. “Eran tan buenos que ganaban todos los concursos… cada vez que había uno”, dijo.

Cuando su grupo necesitó un nombre para un comercial, su madre pensó en The Jackson Brothers 5. Sin embargo, la mujer que estaba escribiendo el anuncio sugirió que “lo cortaran un poco y lo llamaran The Jackson 5”, dijo. “Pensé que sonaba mejor”.

El primer solo que Jackson hizo en público fue cuando cantó Climb Every Mountain en un festival del jardín de niños cuando tenía cinco años. “Estaba tan nerviosa cuando salió al escenario porque siempre fue tímido. Empezó a cantar la canción y la cantó con tal claridad, no se equivocó… no desentonó ni nada”.

Su abuelo paterno, quien estaba entre el público, “lloró como un bebé, miró a su alrededor: yo también estaba llorando”, dijo. “Le brindaron una ovación de pie por su actuación y no estaba nervioso. Yo estaba impresionada. Pienso que tal vez se sentía más en casa en el escenario”.

Jermaine, su hermano mayor, fue el vocalista principal de los Jackson 5 desde el comienzo, pero su madre le dijo a su esposo que debería ser Michael. “Le dije que Jermaine necesitaba ayuda y le dije que Michael podría ayudarle”, dijo. “No me creyó, así que lo obligué a escuchar. Así fue como Michael consiguió el puesto”.

Los niños ensayaban en su habitación. “Empujábamos los muebles contra la pared; ellos bailaban y acomodaban la batería y todo y ensayaban ahí mismo”, dijo.

En vez de mudarse a una casa más grande conforme la familia crecía, usaban el dinero adicional para comprar instrumentos musicales. Katherine Jackson hacía los trajes para las actuaciones.

Michael tenía nueve años cuando Motown ofreció a los Jackson 5 un contrato de grabación y se llevaron a los niños a California, dijo.

Aunque se especula mucho que Jackson no tuvo una niñez normal por las giras y las grabaciones constantes, las historias de su madre indican que siempre encontró la forma de divertirse.

Jackson grabó la canción que dio el título a la cinta de 1972, Ben, una historia sobre un niñito y una rata que era su amiga. “Le gustaba la canción porque le gustaban las ratas”, dijo su madre.

“Recuerdo una historia, cuando fuimos a Beverly Hills a cenar y estábamos comiendo. Michael no dejaba de jalar su chaqueta y de poner migajas en su bolsillo. Le dije: ‘¿Qué estás haciendo?’ La levantó y tenía una rata en su bolsillo. La estaba alimentando. Yo estaba muy enojada con él”.

Katherine Jackson no estuvo en el tribunal el jueves para escuchar las declaraciones del día porque estaba en Gary para la celebración del cumpleaños de su hijo.

Ahora ve