A México le hace falta un cine "lleno de luz", asegura Eugenio Derbez

El actor quiere marcar una tendencia en la industria local, después de romper récord en EU con su película 'No se aceptan devoluciones'
Eugenio Derbez busca dar "luz" al cine mexicano
| Otra fuente: CNNMéxico

Hollywood suele conquistar el cine en América Latina, pero ahora una comedia mexicana está haciendo lo que pocas cintas en español logran en Estados Unidos: ser un éxito taquillero.

En su estreno, la película No se aceptan devoluciones, dirigida y actuada por Eugenio Derbez, recaudó unos 10 millones de dólares en taquillas estadounidenses, y en su tercer semana suma 26 millones de dólares, para ser la segunda película hispana más taquillera en EU en la historia.

Derbez anunció este jueves que donaría lo que se recaude este viernes en la taquilla de Estados Unidos de su película para ayudar a los mexicanos afectados por Manuel e Ingrid.

“Acapulco fue un estado que nos ayudó mucho, y donde se filmaron algunas escenas de la película, además de que todos tenemos recuerdos personales de este lugar”, dijo Derbez en entrevista con Televisa.

Distinto al cine mexicano que está completamente alejado de Hollywood, Derbez asegura que su cinta está muy influida por el estilo estadounidense y que lleva una característica que a su parecer le hace falta al cine nacional.

"Como público a mi me gusta que me manipulen, me gusta, llorar, reír, sentir, que te haga sentir y esta película tiene todos esos sentimientos", dijo el comediante en entrevista con CNNMéxico.

Derbez desconoce que su cinta esté marcando una tendencia, pero apunta a que el éxito de otras comedias familiares como Nosotros los nobles, al igual que la suya, responde a que la gente busca "algo más lleno de luz".

"(No se aceptan devoluciones) está llena de luz, que muestra un México, hermoso, un México que queremos llevar a nivel internacional, que te lleva por todas las emociones, es una película que sorprende, parece que es una comedia ligera, pero realmente es profunda", indicó Derbez.

El actor mexicano, quien debutó como director con esta cinta, criticó este miércoles que una película como Heli fuera elegida para representar a México en los premios Oscar, argumentando que México es más que "pobreza, narcotráfico y problemas", según declaraciones que dio a El Economista.

No se aceptan devoluciones es una historia familiar en la que Derbez interpreta a un explayboy que se ve obligado a madurar como padre después de que le dejaran encargada a una hija que tuvo con un examor. 

Pero el film también es un esbozo de los mexicanos que cruzan la frontera para encontrar mejores oportunidades de trabajo, un camino que el mismo Derbez ha seguido en los últimos años para dejar su lugar de honor en la televisión mexicana y triunfar en Estados Unidos.

Lo hizo primero en el teatro con su monólogo Latinologues, con la cual rompió récords en un pequeño teatro de Los Ángeles y llegó hasta Broadway, mientras que en el cine se dio a conocer en Hollywood con La misma Luna, que recaudó 3.3 millones de dólares en su estreno en 2007.

En 2011 actuó en la cinta Jack y Jill al lado del comediante estadounidense Adam Sandler y un año después formó parte del elenco de la serie de televisión Rob con Rob Schneider, aunque solo estuvo en el aire una temporada.

Su triunfo en las salas de cine de EU con No se aceptan devoluciones se perfila como el punto más alto en el paso de Eugenio Derbez por Hollywood, un sueño que, asegura, vivía desde niño, cuando se sentaba junto a su madre, la actriz Silvia Derbez, a ver los premios Oscar en la televisión.

"Pareciera que es la culminación, pero es el inicio, es la culminación de una etapa y el inicio de otra. Lo que me faltaba era dirigir cine, ya había dirigido tele, teatro, musicales en México y en EU, espero de aquí surjan más cosas, dirigir me gusta más que actuar", apuntó Derbez.

No se aceptan devoluciones es un proyecto que el actor mexicano trabajó a lo largo de 12 años en los que trató de buscar una oportunidad para aventurarse como director de cine, pero parte de su origen televisivo se presentaba como un obstáculo.

"Hay muchos prejuicios hacia la gente de televisión, si tu empiezas en el cine y pasas a la tele no hay problema, pero si empiezas en la tele y luego quieres pasar al cine es muy complicado, es como si no te dejaran pasar, como el club de Toby: aquí no hacemos las cosas mal, aquí las hacemos bien", señaló el comediante.

Pero para Derbez esa espera de 12 años en convencer a productores y conseguir financiamiento para la cinta, sirvieron al final para madurar el guión, así como su papel como director.

Mientras este proyecto cinematográfico tomaba forma, una de las curiosidades que Derbez relata sobre la cinta fue el uso de las redes sociales para encontrar a su estelar, la niña que interpretaría a su hija Maggie (Loreto Peralta).

"La niña estaba destinada a hacer esta película y la única manera de encontrarla fue en la calle, gracias a Twitter, porque no estaba en una agencia de casting, no era actriz no se dedica a esto y es una fortuna", aseguró Derbez.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

En la premier de No se aceptan devoluciones en México, Loreto, de nueve años, dijo a Quien.com que "no quería checar cómo quedaban las escenas. Pero cuando vi cómo quedó la película, me gusté".

No se aceptan devoluciones se estrena este viernes en cines de México, buscando repetir el récord taquillero logrado en Hollywood.

Ahora ve
Ellos son los candidatos a la presidencia de Honduras
No te pierdas
×