Los pros y contras del libro digital, a debate en la FIL de Guadalajara

La FIL de Guadalajara estrena su pabellón para libros electrónicos y braille, un espacio para conocer y evaluar las nuevas formas de lectura
| Otra fuente: CNNMéxico

La Feria Internacional del Libro (FIL), que empezó este sábado en Guadalajara, hace eco por primera vez de la diversidad de formas en las que actualmente se lee en México.

De papel y tinta, electrónicos, en Braille, interactivo con audio y video, la oferta de títulos no se detiene ante la demanda de los lectores que ya sea por condiciones físicas, gustos o edades, buscan varias formas de lectura.

Por primera vez en casi tres décadas de existencia, los organizadores de la FIL destinaron 154 metros de los más de 34,000 que ocupa la feria, a un pabellón dedicado al libro electrónico en el que obtuvieron un lugar 20 empresas y otro más para libros en Braille donde hay 10 editoriales.

Irving Gómez tiene 25 años y desde hace tres migró de la lectura en libros físicos al e-book. El pabellón de libro electrónico lo ha sorprendido gratamente, dice, mientras manipula un Kindle de los que se exponen en la feria. El suyo se lo robaron hace poco y ahora lee en una tableta.

“Casi todo lo leo digital, es muy fácil para mi leerlo porque lo puedo cargar en la mochila, puedo ir en el camión leyendo, aparte de que los libros son muy económicos, hay hasta de un dólar y uno puede leer muchos libros así”, dice.

La responsable del pabellón electrónico, Verónica Mendoza, dice que es difícil estimar cuánto más barato es un e-book respecto al físico, porque la diferencia entre el formato impreso y el de pantalla varía dependiendo de las editoriales y las empresas distribuidoras.

“Hay libros que son hasta 30% más baratos que en su versión impresa, pero en otros la diferencia es de un 10% o menos. Lo cierto es que están lanzando nuevas estrategias de marketing, por ejemplo en la compra del impreso te regalan el digital”, agregó.

BajaLibros.com, un portal argentino que se cataloga como el líder de eBooks en español y que está en el pabellón, ofrece en su publicidad precios hasta en un 70% más baratos en las versiones electrónicas sobre los de papel en títulos como 50 sombras de Grey y Cazadores de sombras, algunas obras de Haruki Murakami y Denise Dresser o biografías de Jeni Rivera, Justin Bieber y Gustavo Cerati.

Jesús Navarro tiene 41 años y lee desde que era adolescente en promedio 15 libros al año.

Se resistía a leer en pantalla hasta que compró una tableta. Este fin de semana se acercó al pabellón del libro electrónico para saber cómo funciona la descarga y compra de libros por internet.

“La ventaja del libro físico es que no se le acaba la batería, pero me interesa esta nueva forma de leer porque puedo llevar muchos libros en un solo aparato, sin cargar su peso y los puedo leer en el momento que quiera donde sea”, advierte.

Libro electrónico, ¿qué es eso?

Desde hace algunos años empresas editoriales ofrecen en la FIL la opción del libro electrónico, “pero lo hacían de manera dispersa, a veces el visitante ni se daba cuenta”, dice Mendoza.

“La intención de poner el foco es una manera de decir, ahora sí hay una oferta real en títulos. El área del libro electrónico nos va a servir mucho este año para medir el consumo del lector, qué tanto sabe y qué tanto se acerca a este soporte”, agrega.

Mendoza estima que un 16% de los títulos que se ofertan en la feria, también se encuentran en formato digital.

La conquista de territorio por el e-book en la FIL es acompañada de un crecimiento en el conocimiento e interés de los lectores por este formato, según la experiencia de Eugenia Bascarán, administradora de contenidos de Bajalibros.com, que participa desde hace dos años en la FIL.

“Hace dos años mucha gente no sabía ni siquiera lo que significaba el e-book, pensaban que éramos un puesto de informes (su stand) porque como no había libros y había computadoras nos venían a preguntar por ejemplo dónde estaba el baño, ahora hay gente que ya sabe lo que es leer en formato electrónico”, relata.

BajaLibros.com consiguió en casi tres años pasar de 3,000 libros en su catálogo a 600,000 títulos en español. Los avances sin embargo no permiten todavía tener claridad sobre el futuro del libro digital.

El libro electrónico no se ha estacionado en la reproducción del texto que contiene el impreso, actualmente también son interactivos, ofrecen música y videos, como ocurre con los textos de primaria y secundaria que digitalizan empresas como iShop Mixup, presente también en el pabellón de libro digital.

“A diferencia del impreso, captan mejor la atención de un alumno, es mucho más divertido y con la facilidad de que puedes no solo tocar una hoja, sino interactuar con música y videos”, explica David Hoyos, representante de iShop MixUp.

El pabellón de libro electrónico cuenta con un área interactiva, donde en pantallas táctiles de gran formato los curiosos o novatos en lectura electrónica se enteran y aprenden de la forma en que se puede adquirir los libros electrónicos.

Hay también Kindles o tabletas (dispositivos para lectura de libros en pantalla) que el visitante puede manipular y comprar si lo quiere.

Los organizadores han colocado en el centro del pabellón un pequeño auditorio donde, durante los nueve días de la feria, se desarrollarán más de 130 actividades vinculadas al libro electrónico.

“Yo estoy de acuerdo con quienes dicen que no es lo mismo leer un libro electrónico que uno de papel, es mucho mejor leer un libro físico, yo por ejemplo, cuando me gusta mucho un libro lo quiero tener en físico, como un trofeo de que yo leí ese libro”, dice Gómez, el asiduo lector de formato electrónico.

Libros con texturas, olores... y sabores

A unos metros del pabellón de libros electrónicos y también dentro del área internacional, en un estand, 10 editoriales ofrecen algunos de sus títulos en Braille.

Al igual que con el electrónico, algunas de estas editoriales de origen mexicano, brasileño, colombiano y argentino, ya ofertaban sus títulos en Braille, este año, los organizadores decidieron reunirlas en un solo stand para facilitar su localización.

Diana Gutiérrez, responsable del área dedicada a Braille, explica que además de la escritura en puntos y relieves, algunos títulos tienen olores y sabores o se pueden leer por personas videntes.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Los visitantes, en su mayoría videntes se acercan y no resisten la tentación de pasar sus dedos por los textos de los libros abiertos que ahí se exponen.

“Me encanta el Braille porque es una manera de recrear y no de uniformar la lectura, demuestra que todos somos capaces de leer de diferente manera, tengamos o no tengamos vista, yo creo, pero leer en Braille es otra manera de aprender”, dice Alejandra Sánchez, una estudiante de tercer semestre de preparatoria en Colima que se acercó al estand de Braille.

Ahora ve
Arqueólogos israelíes descubren una parte oculta del Muro de los Lamentos
No te pierdas
×