Poniatowska contempla dedicar a México y las mujeres el Premio Cervantes

"Pude ser francesa, pero quiero ser mexicana 'a huevo'", dijo la escritora en la FIL al señalar que piensa dedicar al país su galardón
elena poniatowska feria del libro guadalajara
elena poniatowska feria del libro guadalajara  elena poniatowska feria del libro guadalajara
| Otra fuente: 1

La escritora Elena Poniatowska dice que pudo ser francesa  "pero lo que quiero ser es mexicana a huevo", por lo que en su discurso de aceptación del Premio Cervantes 2013 que pronunciará el próximo 23 de abril en España, contempla dedicarlo a México y las mujeres mexicanas.

“Quizá hable, porque como soy mujer, de las mujeres de América Latina, me gustaría, creo que sería lo conveniente, y las mujeres más cercanas, quizá las campesinas, las chamanas, las mujeres de Oaxaca, las que reparten los hongos alucinantes, pero no estoy segura todavía”, adelantó en una conferencia de prensa en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) a la que asiste casi cada año.

La autora de más de 40 libros, periodista y activista fue elegida por el Instituto Cervantes del gobierno español para recibir el Premio Cervantes, la distinción más importante de la literatura en español.

Admitió que los preparativos del discurso, cómo irá vestida y hasta cómo caminará por el recinto donde será premiada, la tienen "preocupadísima" y le quitan el sueño.

Detalló por ejemplo que para la elaboración de su discurso está revisando los que leyeron otros escritores mexicanos que la antecedieron en el galardón como Carlos Fuentes (1987), Sergio Pitol (2005) y José Emilio Pacheco (2009).

Contó que unos más largos y otros más extensos, los tres hacen referencia a El Quijote, algo que está pensando en no repetir.

"También sería muy importante decir lo que significa México dentro del concierto de las naciones, por qué México es tan importante y por qué finalmente yo pude ser francesa, pero lo que quiero es ser mexicana a huevo”, afirmó.

La escritora admitió que ha recibido consejo de cómo ir vestida para la ocasión. "La Gaba (Mercedes, esposa de Gabriel García Márquez) me dijo: 'tienes que usar un rebozo', y a mi se caen los rebozos siempre", comentó desilusionada.

Poniatowska dijo que de estar vivos, a sus amigos y escritores Carlos Fuentes (1928-2012) y Carlos Monsiváis (1938-2010) les hubiera dado gusto saber que ella recibirá el Cervantes.

“Carlos (Monsiváis) se hubiera burlado de mi como siempre, me diría Poni  no se qué, pero yo creo que a él le hubiera dado gusto también a Carlos Fuentes”, agregó.

Aprovechó el comentario para dolerse de la muerte de ambos escritores y sobre todo de la de Monsiváis de quien dijo  “no le tocaba”.

“Para mi la muerte de esos dos Carlos ha sido un golpe, un poco una traición, porque yo era más o menos de la misma edad que Carlos Fuentes, pero era más vieja que Monsiváis, no le tocaba a él, no se cuidó y yo siempre decía por qué no te cuidas”, contó.

El año pasado, la FIL le rindió un homenaje para celebrar su obra y los 80 años de vida de la autora de La noche de Tlatelolco (1969). En esta edición Poniatowska llega con un Cervantes bajo el brazo y dos libros nuevos para ofrecer a sus lectores: Palabras cruzadas y El universo o nada.

Helene Elizabeth Louise Amelie Paula Dolores Poniatowska Amor es su nombre completo. Nació en París en 1932 como heredera de la corona de Polonia. Llegó a México a los ocho años a bordo un barco de refugiados en compañía de su hermana, Kitzya, y su madre, Paula Amor. Su padre permaneció en Europa para luchar en la Segunda Guerra Mundial.

Libros entre brasieres y calzones

A “Elenita” como la llaman amigos y lectores, los años (81), ni las circunstancias le borran la cálida sonrisa de los labios rigurosamente pintados de rojo, tampoco el humor que imprime entre comentario y comentario.

El lunes en la conferencia de prensa que ofreció a los periodistas nacionales e internacionales que cubren la FIL, les pidió hablar más fuerte y en algunos casos hubo necesidad de repetir hasta tres veces la pregunta.

“Me estoy dando cuenta que hasta sorda me quedé con el premio”, advirtió.

La escritora lamentó que lo libros sigan siendo caros para la mayoría de los lectores, pero también señaló que la gente debería gastar menos en cosas que duran “poquitito” e invertir más en libros.

A los mujeres les diría que en lugar de un labial o una blusa, de lo que ya tienen mucho, se compren mejor un libro.

“El libro la va a acompañar, el libro le va a dar lo que ningún objeto le puede dar. Yo pondría libros ahí donde las mujeres compran calzones, pondría libros donde se compran brasieres, donde se compran fajas, vamos a hacer un trueque, un libro y usted no se compra esta blusa, porque usted ya tiene 10 blusas”, recomendó.

Este año se cumplen dos desde que Enrique Peña Nieto, presidente de México y entonces candidato, visitó la FIL y tuvo un traspiés al hablar de los libros que ha leído.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Hubiera podido decir que leía la Constitución todas las noches, le hubiera quedado muy bien”, dijo Poniatowska a manera de consejo pasado.

¿Qué le recomendaría leer al presidente?, le preguntaron. “le recomendaría que leyera a todos los grandes escritores, pero que leyera también lo que sucede en nuestro país que es muy importante. Es muy difícil recomendarle algo a alguien que sabes que no lee”, sentenció.

Ahora ve
Así crece la bebé panda gigante que nació en el zoológico de Tokio
No te pierdas
×