Ganar 'The Biggest Loser' perdiendo casi el 60% de tu peso, ¿es normal?

Rachel Frederickson, de 24 años, bajó de 117.9 a 47.6 kilogramos, lo que causó preocupación en especialistas y críticas en el auditorio
the biggest loser rachel frederickson
the biggest loser rachel frederickson  the biggest loser rachel frederickson
Autor: Jacque Wilson y Ashley Hayes
(Reuters) -

Cuando Rachel Frederickson de 24 años salió al escenario de la final de The Biggest Loser de NBC la noche de este martes, algunos se preguntaron si fue demasiado lejos.

Aunque el programa es conocido por sus dramáticas transformaciones derivadas de la pérdida de peso y la mayoría de los ganadores pierde más del 50% de su peso corporal, Frederickson parecía extremadamente delgada. El aspecto en los rostros de los entrenadores Bob Harper y Jilliam Michaels podría interpretarse como shock o consternación.

Frederickson pasó de pesar 117.9 a 47.6 kilogramos, al perder 59.62% de su peso corporal. Con 1.60 metros, eso pone a su Índice de Masa Corporal (IMC) en 17.5. Cualquier persona que tiene menos de 18.5 es considerado bajo de peso por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Este miércoles, la NBC se negó a comentar sobre su ganadora del premio de 250,000 dólares, una artista de voz superpuesta que vive en Los Ángeles, Estados Unidos.

Sin embargo, las redes sociales hablaban de esto.

"¿Bromeas?”, escribió una mujer en la página de Facebook del programa. “¡Rachel se ve como si tuviera anorexia! ¡Pasó de un extremo al otro!”.

En otras publicaciones se llamó “frágil” a Frederickson y se dijo que parecía “mareada” y “desorientada” en el escenario.

“Obviamente trabajó increíblemente duro para lograr sus nuevas metas de pérdida de peso, pero me pregunto si la presión de ganar un gran premio en efectivo causó que fuera demasiado lejos”, dijo uno.

Otros publicaron en la página de Facebook de Frederickson, pidiéndole que buscara ayuda y expresando decepción.

“Estoy triste de que mi hija de 13 años viera como eras recompensada por hacer eso con tu cuerpo”, dijo una mujer.

Hasta este miércoles Frederickson no respondió a las publicaciones y no comentó sobre la controversia en Twitter.

El IMC aplica menos en un nivel individual y se utiliza más para las normas de población; muchas personas, como los corredores de maratones o atletas de resistencia tienen un IMC bajo y están perfectamente saludables. Y algunas personas que comen bien y se ejercitan normalmente son solo naturalmente delgadas.

Sin embargo, perder una cantidad significativa de peso por medio de métodos no saludables puede ser peligroso, dijeron expertos no familiarizados con Frederickson. Es el lado más oscuro de la pérdida de peso; así como la obesidad no es saludable, tampoco lo es estar bajo de peso.

“¿Puedes estar demasiado delgado? Sí. ¿Puede ser tan peligroso como tener demasiado peso? Sí”, dijo el médico Steven Lamm, experto en manejo de peso y director médico del Centro Preston Robert Tisch para la Salud del Hombre de la Universidad de Nueva York en Estados Unidos.

La reducción de peso severa puede resultar en trastornos hormonales o adelgazamiento del hueso (reducción de la densidad ósea) y puede afectar la fertilidad de las mujeres, ya que dejan de menstruar, dijo Lamm y el médico Robert Kushner, director clínico del Centro Completo de Obesidad Northwestern en Chicago, Estados Unidos.

Kushner dijo que la mayoría de sus pacientes pierden aproximadamente el 30% de su peso corporal en el transcurso de un año. “Por otro lado, tengo pacientes con un IMC de 30 que tienen una salud perfectamente buena”, dijo.

Lamm señala que el programa de televisión se trata de extremos, “no lo que analizamos como profesión. Pero “si viéramos a esta paciente, estaríamos preocupados por su estabilidad emocional”, dijo.

Frederickson está “justo debajo de ese extremo” en la escala IMC, dijo Kushner. “Al no ver el programa… no podría decir realmente si no está saludable, o no debería pesar tanto. Debido a que bien podría tener un estilo de vida saludable”.

Aun así, “hay algunas personas que vemos para el manejo de peso que desarrollan trastornos alimentarios”, dijo. “Es como un péndulo y lo llevan al otro extremo… no veo a muchos de esos pacientes, pero los veo”.

Esos pacientes tienen miedo de ganar peso debido a su temor por volver a tener obesidad, dijo.

El mensaje real, dijo Lamm, “es que las personas deben apreciar que cuando tienen sobrepeso no tienen que perder 45.3 kilogramos para mejorar su salud en general, esos pequeños cambios en el peso corporal pueden tener un impacto muy significativo en el azúcar en la sangre y el colesterol.

“No deben pensar que si no pueden perder 45.3 kilogramos no deben intentarlo”. 

Ahora ve
“No existe un solo elemento de prueba de que yo haya recibido dinero”: Lozoya
No te pierdas
×