La TV, "una forma divertida" de abrir puertas a la ciencia: 'Beakman'

El intérprete del científico excéntrico de 1990 asegura que no utilizó la televisión para enseñar, sino para "abrir puertas con creatividad"
Cómo hacer divertida la ciencia, según Beakman
| Otra fuente: CNNMéxico

Desde un set adecuado como laboratorio y durante poco más de cuatro años en la televisión, Beakman, un científico loco vestido con una bata verde y amigo de una rata, hizo reflexionar a los niños (y también a sus padres) que se puede hacer y aprender sobre ciencia sin miedo a incendiar la casa.

"Yo no tenía idea cuando hicimos el programa que algún día la gente vendría y me dirían: 'Hey, yo soy científico gracias a tí o 'tú hiciste mi infancia' (…) Conozco un chico en los Estados Unidos que me dijo que era un neurocientífico gracias a mi y otro más que es astrofísico, es un halago", dijo el actor Paul Zaloom en entrevista con CNNMéxico.

El mundo de Beakman, protagonizado por Zaloom, fue transmitido entre 1992 y 1997 por la cadena CBS en Estados Unidos y en México por Canal 11 –televisión pública del Instituto Politécnico Nacional (IPN)– y reunía a un excéntrico científico, una rata de laboratorio llamada Lester (Mark Ritts), y a su asistente, quienes realizaban sencillos experimentos científicos.

Zaloom consideró que su trabajo no era el de enseñar, "no éramos una escuela, era televisión. Lo que hacíamos era abrir puertas de la ciencia de manera divertida; las partes detalladas le corresponden a maestros, a la gente que hace libros", dijo en conferencia de prensa en el Instituto de Física de la Universidad Autónoma de México (IFUNAM), en donde impartirá esta semana dos conferencias.

Con todo y su tradicional movimiento brusco de manos, Beakman señaló en la entrevista que es indispensable para lo niños y adultos saber ciencia básica y no solo por ser interesante, "también incrementa la curiosidad y cuanto más curiosos seamos más preparados estaremos para unir cosas que no necesariamente tendrían por que estar juntas, descubrir e inventar".

Paul Zaloom es titiritero de profesión. El programa que lo hizo famoso como científico contó con 91 capítulos, pero su personaje no fue olvidado y lo ha mantenido vigente gracias a sus giras por varios países en las que habla sobre la divulgación científica y realiza algunos de sus divertidos experimentos.

Además de realizar conferencias en escuelas primarias y univeridades con su personaje, Zaloom es abiertamente homosexual y ha utilizado su fama como defensor y activista de los derechos gay, lesbianas, bisexuales y transgénero. 

LEER: Los secretos detrás de El mundo de Beakman

De actor a promotor de la ciencia

El mundo de Beakman no es lo único que Zaloom ha realizado en el medio del cine y la televisión. También produjo y escribió dos películas, El Infierno de Dante (Dante´s Inferno) en 2007 y Entre el Somg y el Trueno (In Smog and Thunder), sin embargo, nunca dejó su interés por impulsar la ciencia entre niños y adultos a través de su personaje.

Beakman aseguró que la manera en que se suele enseñar en las escuelas no es necesariamente la adecuada, "eso de recitar las cosas y aprender por memorización me he dado cuenta que no ayuda, es mucho más útil y más divertido si la enseñanza se da con un poco más de esfuerzo creativo". 

Señaló que la academia debe buscar nuevas rutas para mantener facinados a los niños, "lo que quiere decir, que podamos aprender lo que sucede en tu vida diaria, en tu cuerpo, las cosas que vemos alrededor, lo que sucede en el mundo". 

El actor mencionó que uno de los capitulos más embarazosos de la serie fue cuando él y su equipo trataron de explicar lo que contiene una espinilla por dentro. "Tuve la idea de que Lester tuviera un ungüento y que el pudiera hablar de la pus de las espinillas y lo que ocurría cuando se reventaban y esa cosa líquida y blanca salía, fue asqueroso, pero los niños lo aman". 

Beakman fue invitado por el IFUNAM para formar parte de las actividades por el 75 aniversario del instituto y dijo estar sorpendido por la respuesta de la gente por su personaje. "No tenía idea de que generara tanto éxito en América Latina", dijo a medios. 

A más de dos decadas del éxito de Beakman, el mundo para Paul Zaloom "sigue siendo asombroso" y quiere compartirlo, "(enseñar sobre ciencia) lo veo como una manera de realizar una aventura creativa y una vía para niños y adultos de obtner otra nueva manera de pensar". 

Las presentaciones de Beakman se realizarán el próximo viernes 21 de febrero y el sábado 22 en la explanada del Museo de las Ciencias de la UNAM, Universum. El acceso será gratuito, sin embargo, los boletos de cortesía se agotaron en tan solo minutos. Los organizadores esperan que cada espectáculo cuente con 4,000 asistentes. 

"Hare unas cuantas demostraciones simples sobre la presión de aire, centros de gravedad y un par de cosas más, seguramente invitaré a personas a subir al escenario para que participen conmigo", adelantó Beakman sobre sus actuaciones en México, que contarán con la traducción de Juan Carralero, quien le diera voz en la versión del programa para México.

Newsletter
Ahora ve
“Se ve progreso en las variaciones mensuales de inflación”: Carstens
No te pierdas