Eli Wallach, el 'magnífico feo' que reinventó a los bandidos

"Trabajo es trabajo", decía el actor que incursionó en el cine, televisión pero el teatro era su verdadera pasión y le dio un premio Tony
eli wallach el feo  eli wallach el feo
| Otra fuente: CNN

Eli Wallach, cuya larga carrera incluye actuaciones en Los siete magníficos, El bueno, el malo y el feo, El Padrino IIIWall Street: El dinero nunca duerme, murió este martes a los 98 años.

Wallach fue durante mucho tiempo uno de los actores favoritos de Hollywood, dando sus personajes —a menudo villanos, mafiosos o comerciantes— un toque amenazante con su voz grave. En Los siete magníficos y El bueno, el malo y el feo —dos de los principales Westerns de la década de 1960— personificó a bandidos.

También actuó al lado de algunas de las estrellas más grandes de la historia. Entre sus más de 150 créditos tuvo roles en Los inadaptados (1961), con Clark Gable y Marilyn Monroe; Lord Jim (1965), con Peter O’Toole y James Mason; Dos tipos duros (1986), con Kirk Douglas y Burt Lancaster; Barrio Chino 2 (1990) con Jack Nicholson; y papeles mucho más pequeños, sin crédito en Río Místico (2003), protagonizada por Sean Penn y Tim Robbins bajo la dirección de Clint Eastwood, su coestrella en El bueno, el malo y el feo.

Pero el corazón de Wallach estaba en el teatro, donde participó en obras de Tennessee Williams como La rosa tatuada, y de Eugene Ionesco Rinocerontes.

"Para los actores, las películas son un medio para un fin", dijo Wallach a The New York Times en 1973. "Yo voy y monto un caballo en España durante 10 semanas, y tengo suficiente preparación para volver y hacer una obra de teatro".

Eli Wallach Herschel nació en Brooklyn, Nueva York, el 7 de diciembre de 1915. A pesar de que era judío, se crió en un barrio mayormente italiano, una experiencia que más tarde le ayudaría en varios papeles.

"Crecí viendo a los italianos. Y, en El bueno, el malo y el feo Sergio Leone (el director) dijo: 'Usted tiene que orar aquí y persignarse. ¿Usted sabe cómo persignarse?' Le dije: 'Bueno, yo soy judío, pero sé cómo persignarme porque los italianos lo hicieron todos los días 30, 40 veces al día", dijo en una entrevista con el blog Old New York Stories.

Wallach asistió a la Universidad de Texas —entre sus compañeros de clase estaba Walter Cronkite— y sirvió en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial.

Después de la guerra, estudió en el Actors Studio y se convirtió en un devoto líder del Método, una forma de actuación en que se le pregunta a los actores que dibujen sus experiencias y emociones para la comprensión interior.

Ganó un Tony por su actuación en La rosa tatuada, y también actuó en Mr. Roberts, La casa de té de la Luna de agosto y Major Barbara. Hizo su debut en el cine en otra obra de Tennessee Williams, Baby Doll (1956), tres años después de rechazar el papel de Maggio en De aquí a la eternidad (1953). Frank Sinatra tomó el papel y revitalizó su carrera.

"Cada vez que Sinatra se reunió conmigo después de eso, él me decía, 'Hola, actor loco'", le dijo a Old New York Stories.

Casi rechaza el papel en Los siete magníficos, pero cambió de opinión cuando vio cómo podía moldear el papel del bandido Calvera, dijo Wallach al sitio web de American Legends.

"Fui con (el director John) Sturges y le dije: 'En la película de vaqueros, usted nunca ve lo que los bandidos hacen con el dinero... Yo quiero mostrar cómo lo gastan. Quiero tener camisas de seda. Me pondré dos dientes de oro, quiero un buen caballo, una silla de montar maravillosa'. Sturges dijo: 'Está bien. Ya lo tienes'".

Los siete magníficos, también protagonizada por Yul Brynner, Steve McQueen, James Coburn y Charles Bronson, contó con música de Elmer Bernstein. De los principales miembros del reparto, solo Robert Vaughn sigue vivo.

Wallach trabajó constantemente, ya sea en el escenario, la pantalla grande o pequeña, especialmente si la serie de televisión estaba basada en Nueva York. Él apareció en un episodio de La ley y el orden de 1992, y tuvo pequeñas actuaciones en la efímera Tribeca y 100 Centre Street. Pero el trabajo era el trabajo, y eso también significaba partes en ER (Emergecias), La reportera del crimen, Camino al cielo, y la película para televisión La canción del verdugo.

Hizo Wall Street: El dinero nunca duerme (2010) cuando tenía 94 años.

Tenía un gran sentido del humor sobre su fama y tituló su libro de memorias El bueno, el malo y yo, ya que su papel en El bueno, el malo y el feo era "el feo", Tuco, el bandido bufonesco.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Me estoy divirtiendo respondiendo a las preguntas", dijo en la entrevista de un editor. "Una mujer me preguntó: '¿Es éss su verdadero nombre?' Y yo le dije '¿Cómo puede inventar un nombre como el mío?'".

A Wallach le sobreviven su esposa, la actriz Anne Jackson, con quien estuvo casado durante 66 años; tres hijos y muchos nietos.

Ahora ve
El Zócalo celebra la Feria Internacional del Libro 2017
No te pierdas
×