La reina de la 'selfie': el encanto duradero de Frida Kahlo

A más de medio siglo de su muerte, la pintora mexicana sigue cautivando al público e inspirando a generaciones de mujeres de todo el mundo
Autor: Sheena McKenzie | Otra fuente: 1

Nota del editor: Mujeres Líderes te pone en contacto con las mujeres extraordinarias de nuestro tiempo: profesionales notables que han llegado a la cima en todos los ámbitos de los negocios, las artes, el deporte, la cultura, la ciencia y más.

(CNN)– Se requiere mucho carácter para que una legión de mujeres se sienta inspirada a llevar unicejas densas y bigotes.

A seis décadas de la muerte de Frida Kahlo, su tocado floral característico, sus vestidos adornados y el destello de lápiz labial rojo siguen cautivando a algunos fans al punto de imitar su imagen.

Cada vez que una galería importante presente una exposición nueva de la obra de la pintora mexicana, puedes apostar a que la acompañarán filas de imitadores de Kahlo, dijo la historiadora del arte Helga Prignitz-Poda.

"Es un verdadero fenómeno", dijo la curadora de una de las mayores exposiciones de la obra de Kahlo en el mundo, que actualmente se presenta en el Scuderie del Quirinale en Roma.

"Creo que lo que más fascina a la gente son sus pinturas: Frida muestra su vida interior de una forma muy auténtica. Además creo que muy pocos artistas han pintado tanto de lo que sienten en realidad".

"Hay cierta honestidad y eso es lo que la gente entiende y siente".

La reina de la 'selfie'

Se dice que la principal musa de Kahlo era ella misma, ya que a lo largo de su vida pintó gran cantidad de autorretratos en los que plasmaba experiencias profundamente personales con crudeza y detalle.

Desde los abortos que tuvo hasta la dolorosa lesión en la espalda que la atormentaba, el espectador puede echar un vistazo a las profundidades más sombrías del mundo de Kahlo.

Se sabe que alguna vez dijo: "me pinto porque con frecuencia estoy sola y porque soy a quien mejor conozco".

En la era de la selfie, ¿los autorretratos de Kahlo podrían decirnos algo sobre la necesidad de la gente de compartir su imagen con los demás?

"Ella dijo a sus amigos: 'Les doy esta pintura para no estar tan sola'", dijo Prignitz-Poda.

"Entonces, cuando la gente veía sus autorretratos en sus casas pensaban en ella y era como magia blanca: entre más se pintaba, más difundía su imagen entre sus amigos y sus amigos pensaban más en ella".

"Creo que la gente que se viste como Frida Kahlo actualmente quiere identificarse con ella porque sienten que hay una persona que ha estado tan solitaria como ellos. Hay una persona que luchó contra esta soledad, que fue lo suficientemente dura como para superar sus propios problemas".

Una vida menos ordinaria

El encanto duradero de Kahlo no solo se debe a su obra artística, sino a una vida notable que empezó en 1907 en la Ciudad de México.

Cuando era adolescente sufrió un horrible accidente que la dejó con problemas de espalda crónicos y muchos de sus autorretratos reflejan un cuerpo atormentado por el dolor: en uno porta un collar de espinas; otro es un ciervo atravesado con flechas.

Su matrimonio con el pintor mexicano Diego Rivera (quien era 21 años mayor que ella y sobresalía junto a la pequeña Kahlo) fue tormentoso y la pareja se divorció en 1939, aunque se volvieron a casar al año siguiente.

Ambos tuvieron romances extramaritales; los de Kahlo fueron probablemente los más notorios ya que tuvo una relación con el revolucionario ruso León Trotsky, durante su exilio en México.

"Al principio, Frida estuvo a la sombra de Diego, pero muy pronto se libró de eso", dijo Prignitz-Poda, refiriéndose a la carrera de la pareja en el arte vanguardista.

"Durante su primer viaje a Estados Unidos, en 1930, llevaban un año casados y la prensa empezó a notar la presencia de alguien muy atractiva y espectacular a su lado".

"Cuando la gente iba a su casa a entrevistar a Diego, veían las pinturas (de Frida) y notaban que ella también era muy interesante".

En 1938, Kahlo tuvo su primera exposición en solitario en Nueva York. Un año después, el museo del Louvre, en París, compró su autorretrato El Marco, la primera obra de una artista mexicana del siglo XX que la galería compraba.

Salió definitivamente de la sombra de su esposo, al menos profesionalmente.

Estado de ánimo

Si observas los autorretratos de Kahlo, encontrarás a una mujer que no sonríe y que tiene una tupida uniceja.

Sin embargo, el aguerrido personaje es parte de una "mascarada" cuidadosamente cultivada, dice Prignitz-Poda.

"Se viste con el atuendo de las tehuanas, lo que representa al matriarcado en cierta parte de México; es la mujer fuerte que lucha por sus derechos, que gana su propio dinero. Ella quiere representar a esta clase de mujer".

"Resaltaba su bigote y sus cejas unidas porque demostraban el aspecto masculino de su personalidad y Frida siempre quiso ser ambos. Ella quería ser un ser humano completo y no solo la esposa dulce, así que esto la hace lucir fuerte".

Kahlo murió poco después de cumplir 47 años en La Casa Azul, lugar en el que nació y que ahora es un museo que atrae a miles de visitantes cada mes.

La causa de muerte oficial fue un fallo respiratorio a causa de la neumonía.

Actualmente, las pinturas de Kahlo se venden por asombrosos cinco millones 600,000 dólares (unos 73 millones de pesos); su rostro adorna los billetes mexicanos de 500 pesos y en 2002 se produjo una cinta biográfica que protagonizó Salma Hayek, papel por el que la nominaron al Óscar.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Las retrospectivas de su obra siguen atrayendo multitudes, entre quienes están los imitadores de Kahlo que contemplan silenciosamente a su heroína que pende de la pared.

Con información de Milena Veselinovic.

Ahora ve
Esta empresa quiere hacer realidad el auto volador en el año 2019
No te pierdas
×