'Con Cantinflas sabía lo que me jugaba', dice el actor Óscar Jaenada

El actor catalán llegó a México 4 meses antes de que iniciara la producción para prepararse y 'ponerse en los zapatos' de Mario Moreno
El español que logró ser 'Cantinflas'
/
(Reuters) -

Cuenta el reparto de Cantinflas que el día que Óscar Jaenada hizo su primer monólogo caracterizado como el álter ego de Mario Moreno emocionó al reparto e hizo llorar a un extra, ya veterano, que por un momento revivió su juventud, cuando trabajó con el célebre actor mexicano.

Aquel instante fue para el equipo la constatación de que Jaenada, español nacido en Barcelona, había sido la elección correcta para el papel, a pesar de la controversia pública que generó su designación en México donde muchos no se hacían a la idea de que un “gachupín”, como se describió Jaenada, fuera a resucitar a Cantinflas.

Los responsables del filme no tenían dudas al respecto, pero ver al catalán cantinfleando ayudó a tranquilizar al más incrédulo.

Jaenada, que había sido premiado con un Goya por interpretar al legendario cantante flamenco Camarón, fue el primero en tener claro que podía echarse a la espalda el legado de Mario Moreno y persiguió el proyecto, incluso antes de que cayera en manos de Kenio Films hace tres años, después de que descarrilara una intentona previa que se remontaba al 2008.

El catalán se plantó en la Ciudad de México para hacer el casting y convenció de forma unánime al director Sebastián del Amo, los productores Adolfo Franco y Vidal Cantú, y los inversores en este filme financiado al 100% con capital de riesgo.

Del Amo admitió sus reticencias iniciales, y que tenía en mente para el papel a un actor mexicano poco conocido, pero el español supo ganarse el lugar. Hacerse con el doble personaje de Cantinflas y Mario Moreno le tomó después casi medio año.

Jaenada se estableció en el país azteca cuatro meses antes del rodaje y contrató a un foniatra para aprender hablar como un mexicano, a una profesora de danza para dominar el arte de bailar con los pies cruzados y al imitador Celedonio Núñez para aprender los trucos que cuajan un buen Cantinflas.

"Había que comer como él, respirar como él. Llevaba un tiempo ponerse en sus zapatos", explicó el actor que vio cada una de las más de 60 películas de Mario Moreno al menos diez veces, hasta quemar tres reproductores de DVD. En su residencia mexicana se escuchaba constantemente el runrún de la filmografía de Moreno.

"Me interesaba tener ese acento especial en casa. Rayé un poco el 'friquismo' pero sabía lo que me estaba jugando", comentó Jaenada que mantuvo una rutina castrense durante esos meses.

Se levantaba a las 7 de la mañana, se acostaba a las 10 de la noche. Los lunes, miércoles y viernes iba a bailar, los martes, jueves y viernes, le tocaba empaparse de la cultura y el contexto de México en los tiempos de Mario Moreno, luego los ejercicios de voz. Las salidas nocturnas no cabían en su agenda.

"Cantinflas fue sistemático, sabes que es una y otra vez. El trabajo es dedicación", dijo el español que no ocultó que llegó a pensar que se había metido en un buen lío.

Pero Cantinflas fue la parte fácil, admitió Jaenada. El personaje estaba perfectamente documentado y era cuestión de tiempo dominarlo. Lo difícil, señaló él, era entender a Mario Moreno, el actor, la persona privada, y eso fue lo que más le atraía del papel.

"De ese hombre no tenía nada. Un par de entrevistas. Me interesaba el artista. Ese trabajo fue duro porque tuve que hacer preguntas incómodas a gente muy cercana, lo duro son los cuatro segundos que dura una pregunta un poco maleducada", contó el barcelonés.

Jaenada conversó con el hijo adoptivo de Mario Moreno, Mario Arturo Moreno Ivanova, sobre su padre para conocer de primera mano detalles que le ayudaran a dar forma al personaje, aunque en ese sentido, la película Cantinflas se tomó licencias creativas para llenar las lagunas existentes sobre la vida íntima del actor y su esposa, Valentina Ivanova.

"Hay un drama ahí que se ve representado en la película pero que fue un trabajo de imaginación entre el director, Óscar y yo", declaró Ilse Salas, actriz que encarnó a Ivanova.

El filme pasa de puntillas sobre temas como las infidelidades del actor, aborda la infertilidad de la pareja sin profundizar y, en general, evita abordar polémicas.

"No estábamos para hacer una película de chismes", apuntó Cantú para quien no se recuerda a Moreno como una persona que dejara "esqueletos en el armario".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"El problema llegó cuando murió, con sus herederos", añadió el productor en referencia a la disputa sobre las regalías de las producciones de Cantinflas que mantuvieron el hijo y el sobrino del actor.

La película, hablada mayoritariamente en español, se estrena en 400 cines de 30 ciudades de Estados Unidos, el día 29 de agosto.

Ahora ve
Los mexicanos desconfían cada vez más en sus autoridades, revela un estudio
No te pierdas
×