Tunick 'captura' el Día de Muertos con desnudos femeninos y cempasúchil

El fotógrafo estadounidense realizó una instalación en San Miguel de Allende para iniciar el Festival La Calaca
(Reuters) -

Unas 110 mujeres posaron desnudas este jueves para el fotógrafo estadounidense Spencer Tunick, quien realizó una instalación con motivo del Día de Muertos en las calles de la localidad mexicana de San Miguel de Allende.

Las participantes, ataviadas sólo con un listón de flores de cempasúchil en el cuello, fueron mujeres de todas las edades que soportaron la fría mañana y la neblina que cubrió la localidad en el central estado de Guanajuato. 

"Fue una celebración a la vida, la muerte y la paz, (...) hacer honor al cuerpo y el paso que la gente tiene por este mundo", aseguró el fotógrafo al término de la sesión que marca el inicio del Festival La Calaca, que se desarrolla hasta el 2 de noviembre, cuando se celebra en México el Día de Muertos.

Esta es la segunda ocasión en que Tunick realiza una instalación con el tema de la muerte en San Miguel de Allende, una localidad que visita con frecuencia atraído por sus calles y edificios coloniales considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Desde la madrugada de este jueves un centenar de mujeres se dio cita para participar en la instalación, llamada "Sendero de los redimidos".

Tiritando de frío por la neblina que cubrió el pueblo, las participantes procedentes de distintas ciudades de México y Estados Unidos se despojaron de sus ropas para posar en algunas de las calles del Centro Histórico.

La Plaza de Toros también fue escenario de un altar de muertos viviente en el que las mujeres se formaron en un semicírculo, algunas recostadas una sobre otra.

La presencia de las mujeres en la vía pública provocó la curiosidad de los habitantes de San Miguel, algunos de los cuales se aproximaron para ver las escenas, aunque también generó el rechazo de unos cuantos.

"No, de veras, nomás eso faltaba", dijo una enfurecida vecina al observar a las decenas de mujeres desnudas justo enfrente de su casa. Luego, sin más, azotó el pesado portón de madera.

Arriba de una escalera para realizar sus tomas, Tunick gritaba y daba instrucciones a sus voluntarias, quienes obedecían en silencio mientras el aroma de las flores de cempasúchil envolvían la escena.

Lee: Tunick, un arte de otro planeta

Para la mayoría de ellas era la primera ocasión que se desnudaban frente a una lente, para otras, como Cecilia Fernández, es la sexta instalación de Tunick en la que participa, una experiencia que le sigue pareciendo "divertida", aunque deba sufrir un poco las inclemencias del tiempo.

En la última toma, las mujeres simularon estar muertas y rodeadas de flores sobre una de las calles de la ciudad. El fotógrafo rechazó que la idea tenga relación con actos de violencia o inseguridad pero aceptó que "cada quien puede tener su propia interpretación".

El fotógrafo llevó a cabo en 2007 una gran instalación en la Ciudad de México con 20,000 personas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"La infraestructura para la Ciudad de México es más compleja que un festival, necesita una organización propia (...) para eso necesito ayuda", señaló.

Tunick dijo que le gustaría repetir el tema de "Espíritus", como lo hizo en 2012 en San Miguel de Allende, donde personas se cubrieron sólo con una tela transparente, aunque aclaró que hasta ahora no tiene una invitación formal para hacerlo.

Ahora ve
Jesús Campos relata su encuentro con Stephen Paddock, el pistolero de Las Vegas
No te pierdas
×