Julio Cortázar, el joven que nunca creció y se convirtió en héroe

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara le rindió un homenaje al escritor argentino por el centenario de su nacimiento
julio cortázar
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Cinco ponentes, dos horas y más de 200 personas no fueron suficientes para homenajear al escritor argentino Julio Cortázar, recordado este miércoles en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) como el héroe joven que nunca envejeció.

“Julio es un joven que nunca envejece, que tampoco nunca dejó de crecer ni ha dejado de hacerlo, pero él viene de atrás hacia adelante, hasta quedarse en una figura de adolescente que se va haciendo niño”, dijo el escritor Sergio Ramírez al mencionar que Cortázar se ha quedado de manera permanente entre sus lectores.

Por ello, dijo Ramírez, se puede comparar a Cortázar con aquellos “rebeldes” que nunca envejecieron o se hicieron decrépitos y que justamente por eso son héroes.

Cortázar entró “en el Olimpo de los héroes que siempre mueren jóvenes, y junto con los Beatles, especialmente por la muerte de John Lennon, o con la figura de (Ernesto) Che Guevara, a ellos no se les puede contaminar o disminuir”, dijo el nicaragüense Ramírez, reciéntemente ganador del Premio Carlos Fuentes.

En este mismo sentido, el escritor mexicano Eduardo Casar afirmó que Cortázar llegó a ese nivel de calidad en su trabajo, no por ser un dios, sino por trabajar arduamente “como cualquier ejercitado, como un nadador de fondo o como un bailarín” y lanzó una advertencia para los jóvenes.

“Después de 100 años de haber nacido, viene Julio Cortázar a decirles a todos los lectores que no les crean a los escritores que se creen seres elegidos”, dijo, ya que ahora solo quieren ser entrevistados y tener una fama.

Finalmente, dijo Casar, la moraleja que se obtiene de leer a Cortázar es que cada lector le da sentido a sus textos, así como él lo hizo cuando era un adolescente y leyó por primera vez Rayuela apoyado por un pequeño diccionario para buscar sentido a las palabras del argentino.

El homenaje a “julito”, como lo llamaba Eduardo Casar, se da en el marco del vigésimo aniversario de la Cátedra Cortázar, inaugurada en la Universidad de Guadalajara en 1994 por petición de los recién fallecidos Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez.

Gonzalo Celorio, escritor y exdirector del Fondo de Cultura Económica, aseguró durante la mesa que en su vida hay un antes y un después de Julio Cortázar, por lo tanto se le hace difícil aceptar que el autor de “nuestras esperanzas” esté muerto desde 1984.

“Qué difícil también consolarse con la idea clásica de que perviven sus obras porque él se hizo amigo de todos a través de la página impresa”, dijo Celorio al platicar la forma en que conoció al escritor argentino.

“Cuando los libros de Cortázar todavía no llegaban a México, una suegra que tenía me los traía de Venezuela y yo me sentía como niño con un regalo envuelto y con regodeo abrazaba su lectura para que no se acabara tan pronto”, recordó Celorio.

Posteriormente Celorio afirmó que aquel primer encuentro personal se dio en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a donde Cortázar acudió para participar en una plática.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Los textos de Cortázar son para leerse 100 veces y se me terminó Bestiario como si fuera un jabón, pero la primera lectura es la del nocout, la que nos pone al borde del abismo”.

En la mesa también participaron Carles Álvarez, último editor de las obras de Cortázar, y Marisol Luna, doctora en letras por la Universidad de Cambridge y especialista en Cortázar, quien afirmó que el escritor trascendió generación tras generación ya que los jóvenes, a pesar de encontrar pocas respuestas en su obra, se siguen identificando con los mismos cuestionamientos.

Ahora ve
Así crece la bebé panda gigante que nació en el zoológico de Tokio
No te pierdas
×