Una demanda presenta nuevos detalles sobre la muerte de Joan Rivers

En la demanda se establece que se realizaron prácticas médicas sin el consentimiento escrito de Rivers
Joan Rivers  Joan Rivers
Autor: Jen Christensen
(Reuters) -

El patrimonio de la difunta comediante Joan Rivers presentó una demanda este lunes en la Suprema Corte del condado de Nueva York en la que se detallan supuestos errores de la instalación de endoscopia y de los médicos que cuidaron a Rivers durante un procedimiento el 28 de agosto que el forense de Nueva York dijo que llevó a su muerte.

Rivers murió en el Hospital Mount Sinal el 4 de septiembre de 2014.

Los abogados del patrimonio dijeron que demandan por daños y dijeron que la familia quiere “asegurarse de que las muchas deficiencias médicas que llevaron a la muerte de Joan Rivers nunca se repitan en ningún centro de cirugía”.

En la demanda se afirma que los médicos que realizaron el procedimiento en la clínica de Endoscopia Yorkville de Manhattan fueron “imprudentes, negligentes y desenfrenados”.

En la demanda se dice que realizaron procedimientos que no tuvieron el consentimiento de Rivers.

También se afirma que uno de los médicos no tenía las credenciales o privilegios para tratar a pacientes en la instalación.

La comediante fue al centro médico para un procedimiento para evaluar “cambios de voz” y determinar qué causaba su reflujo estomacal, de acuerdo con el médico forense de Nueva York.

En la demanda se dice que Rivers firmó una autorización y dio su consentimiento para dejar que los médicos realizaran una endoscopia superior, o EGD, con posible biopsia/posible polipectomía y posible dilatación del esófago. No estuvo claro si Rivers dio consentimiento verbal a cualquier otro procedimiento antes de ser sedada. En la demanda se mantiene que no fue así.

Durante una endoscopia superior, se inserta una cámara para examinar la parte superior del sistema digestivo. Un médico controla la diminuta cámara al final del tubo flexible. Se utiliza para diagnosticar problemas de estómago, esófago y el intestino delgado.

Se realizaría una biopsia si un médico encontrara un área que se viera como algún tipo de cáncer. Los cambios de voz pueden ser una señal de cáncer de garganta.

Una polipectomía se realiza para quitar pólipos nasales, que son crecimientos benignos originados en la membrana mucosa que pueden bloquear los conductos nasales.

Durante la dilatación del esófago, los médicos dilatan o estiran el área estrecha del esófago, lo que podrían hacer como parte de un procedimiento de endoscopia sedada. Se realiza más comúnmente debido a que el esófago se redujo por el reflujo ácido. A menudo, los pacientes con este problema tienen dificultades para tragar y a veces tienen dolor. Menos comúnmente, el estrechamiento ocurre debido a cáncer de esófago.

Rivers primero se sometió a una laringoscopia. Este es un procedimiento del que no dio su consentimiento escrito. Es utilizado por los médicos para observar las cuerdas vocales y la glotis. Fue durante este primer procedimiento que sus médicos tuvieron “dificultades para mantener” su saturación de oxígeno a un “nivel apropiado y seguro para asegurar que sus vías respiratorias no se vieran comprometidas”, según la demanda.

Lee: Una 'selfie' y una biopsia, rondan la muerte de Rivers

Después, los médicos Lawrence Cohen y Renuka Bankulla realizaron la endoscopia superior, el procedimiento para el que tenían consentimiento escrito. Cuando Bankulla se percató de que el nivel de saturación de oxígeno disminuyó, pidió que la EDG se detuviera y se quitara el endoscopio para aumentar el nivel de oxígeno de Rivers, según la demanda.

Una vez que aumentó su nivel, Cohen reinsertó el laringoscopio y continuó con la EGD.

En la demanda se afirma que durante esta parte del procedimiento Cohen y Bankulla no pudieron asegurar que las vías respiratorias de Rivers se mantuvieran apropiadamente y no “pudieron observar y monitorear apropiadamente los signos vitales de Rivers, que se deterioraban” y que su presión sanguínea “disminuyó significativamente” igual que su pulso y nivel de saturación de oxígeno, según la demanda.

Después de que Cohen completara la EDG se tomó una selfie con Rivers mientras estaba bajo sedación durante el procedimiento, sin su consentimiento, según la demanda.

Cuando se tomó la fotografía, según la demanda, Cohen anunció que quizá a Rivers “le gustaría verla en el área de recuperación”.

La médico Gwen Korovin entonces dijo que quería “volver a bajar” y echar otro vistazo, haciendo otra laringoscopia, el procedimiento para el que la instalación no tenía consentimiento escrito, según la demanda.

Korovin realizó la laringoscopia a pesar de la preocupación expresada por Bankulla de que el procedimiento podría comprometer las vías respiratorias de Rivers, según la demanda, al añadir que Cohen le dijo a Bankulla que estaba “siendo paranoica”, y los médicos procedieron con la segunda laringoscopia.

Según una investigación de octubre de la oficina del forense, la causa de muerte fue “encefalopatía anóxica debido a un paro hipóxico”, una descripción médica de daño cerebral causado por la falta de oxígeno “que ocurrió durante la laringoscopia”.

Rivers tuvo un laringoespasmo, un espasmo de las cuerdas vocales que dificulta la respiración, según la investigación.

Su cuerpo no pudo inhalar suficiente oxígeno y eventualmente su corazón dejó de llevar sangre oxigenada fresca al cerebro, que se desconectó.

Cuando los médicos notaron que los signos vitales de Rivers disminuyeron, al igual que su nivel de saturación de oxígeno, intentaron hacer que respirara mejor. Cuando 10 minutos de ventilación no funcionaron, Bankulla le pidió a otro médico que tuviera listo el kit de traqueotomía, según la demanda.

En ese caso, en la demanda se dice que los médicos debieron haber realizado una traqueotomía de emergencia.

Bankulla buscó a Korovin para realizar una cricotirotomía, pero en la demanda se dice que Korovin se había ido de la habitación.

Korovin es una médico muy conocida que ha tratado exitosamente a una lista impresionante de clientes celebridades que acuden a verla con problemas de voz.

La lista de pacientes famosos que la elogiaron incluye a los actores Hugh Jackman y Nathan Lane y las cantantes Celine Dion, Lady Gaga y Ariana Grande.

Korovin es una médico con licencia, pero “no tiene los privilegios para realizar procedimientos quirúrgicos” en Endoscopia Yorkville ni tampoco tiene credenciales para realizar procedimientos en la instalación, según la demanda.

Después de que Rivers comenzara a deteriorarse más, en la demanda se afirma que Korovin dejó la habitación “porque sabía que no tenía permitido realizar servicios o procedimientos médicos” en esa clínica en particular y quería “evitar que la atraparan”.

En la demanda también se dice que los médicos no estaban entrenados adecuadamente para lidiar con una emergencia como la que encontraron.

CNN dejó mensajes de voz y correos electrónicos a los individuos e instalaciones nombrados en la demanda. Hasta ahora, ninguno ha respondido a las peticiones de CNN.

En relación con este caso en el pasado, dijo la clínica Endoscopia Yorkville, “nuestros anestesiólogos monitorean al paciente continuamente utilizando equipo de monitoreo innovador, y permanecen a un lado en todo el procedimiento y en la recuperación”. Añadió que todos sus médicos son certificados por soporte vital cardiaco.

El abogado de Korovin envió un comunicado en relación con historias pasadas en las que se decía que la médico “es respetada y admirada por sus colegas en la comunidad médica y es venerada por sus pacientes”.

"Como una cuestión de política personal y profesional, la médico Korovin no discute públicamente a sus pacientes o su cuidado y tratamiento. Es más, la médico Korovin tiene prohibido por parte de las leyes estatales y federales de confidencialidad, discutir el cuidado y tratamiento de cualquier paciente en particular.

"Por estas razones, ni la médico Korovin ni sus abogados darán comentarios públicos en reportes recientes de prensa con respecto a su práctica. Pedimos que la prensa por favor respete la política personal y profesional de la médico Korovin de no discutir sobre sus pacientes, así como la privacidad de sus pacientes”, se dijo en el comunicado.

En reacción a la demanda, la hija de Rivers, Melissa Rivers, lanzó un comunicado.

"Presentar esta demanda fue una de las decisiones más difíciles que tuve que tomar”, dijo Rivers. “Lo que a final de cuentas me guió fue mi creencia de que ninguna familia debe pasar por lo que mi madre, Cooper y yo pasamos.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"El nivel de mala gestión médica, incompetencia, falta de respeto y comportamiento escandaloso es impactante y, francamente, casi incomprensible”, dijo Rivers. “No solo mi madre merecía algo mejor, cada paciente merece algo mejor. Mi objetivo es asegurarme de que este tipo de tratamiento médico horroroso nunca le ocurra a alguien de nuevo”.

Debra Goldschmidt de CNN contribuyó con este reporte.

Ahora ve
Float, un prototipo de vehículo flotante, nos acerca al auto del futuro
No te pierdas
×