10 Patrimonios de la Humanidad de la Unesco con historias sobresalientes

A pesar de no ser los más conocidos en la lista de los Patrimonios de la Humanidad de la Unesco, estos lugares tienen historias fascinantes
Autor: Jack Davidson
(Reuters) -

Cuando la Unesco lanzó su programa de Patrimonios de la Humanidad en 1976, no había teléfonos con cámara ni aerolíneas de bajo costo.

Nadie, realmente, que homenajeara a aquellos primeros monumentos históricos y paisajes, excepto los conservacionistas y turistas ricos pero intrépidos.

Cómo han cambiado las cosas.

El año pasado, la Unesco nombró a su Patrimonio de la Humanidad número 1,000.

Hoy apenas si te puedes mover en muchos de ellos por fanáticos de las selfies que intentan capturar su siguiente monumento.

Pero si estás interesado en historias fascinantes y a veces extrañas, estos 10 Patrimonios de la Humanidad necesitan tu atención. Y quizá un viaje.

No son necesariamente los más bonitos o los más famosos, pero ciertamente te darán un pasaporte al pasado.

Potosí (Bolivia)

Cuando el indio Diego Gualpa se encontró con Cerro Rico en 1545 y encontró plata en las rocas debajo de este, la ciudad boliviana de Potosí tenía 3,000 habitantes.

Solo 65 años después la población aumentó a 160,000, la mayoría inmigrantes.

La ciudad creció en las espaldas de los trabajadores indígenas reclutados (mitayos), que sufrieron mucho.

Aproximadamente 13,500 desaparecían al año adentro de la montaña de plata.

Cuando los mitayos se fueron, miles de esclavos africanos fueron enviados en el Atlántico para llenar el vacío, trabajando en turnos de 40 días en la oscuridad.

Un estimado de 62,000 toneladas de plata fueron extraídas en los siguientes 300 años con un costo de más de un millón de vidas, haciendo que Potosí fuera una de las ciudades más ricas y manchadas del mundo.

La minería continúa hoy en día a través de cooperativas no reguladas que se ganan la vida mientras compiten por algo de la plata que queda; se sabe que hay peleas por los depósitos que acaban en trozos mortales con dinamita.

El lema de la ciudad dice: “Soy un potosí rico. Tesoro del mundo. Rey de todas las montañas y la envidia de todos los reyes”.

¿Por qué hay que visitarla?

La Unesco dice que toda la cadena de producción se conserva, junto con presas, acueductos, centros de fresado y hornos, haciéndola un “ejemplo por excelencia de una mina de plata en tiempos modernos”.

Aigai (Vergina, Grecia)

El descubrimiento de la tumba de Filipo II de Macedonia en 1977 en Aigai, una villa que hoy es conocida como Vergina, fue uno de los más importantes del siglo XX.

Estableció a esta pequeña villa en el norte de Grecia como la capital de la antigua Macedonia.

En 338 a.C., Filipo II sometió al resto de Grecia en una campaña de “divide y conquistarás”, una frase que después se le atribuyó.

Diez años antes invitó a Aristóteles desde Atenas para educar a su hijo, Alejandro III.

En la cúspide de su poder, Filipo II fue asesinado en el teatro de Aigai por uno de sus guardaespaldas, Pausanias de Orestis.

Su muerte impulsó a Alejandro de 23 años al poder.

Una década después conquistó la mitad del mundo conocido, un imperio que se extendió hasta Rusia, Afganistán y Punjab, ganando el apodo de Alejandro Magno.

La Grecia helenística comenzó aquí.

Hoy en día, los restos más importantes en la ciudad de Vergina enlistada en la Unesco, son el palacio monumental y el cementerio, que contiene más de 300 túmulos funerarios, algunos de los cuales datan del siglo 11 a.C.

Masada (Israel)

A 400 metros sobre el Mar Muerto, cortada en una meseta desolada, las ruinas de Masada son difíciles de alcanzar incluso hoy en día.

La Masada (metzada significa fortaleza en hebreo moderno) fue construido por el rey Herodes entre el 37 y 31 a.C. para defender el reino judío de los agresores, incluida la reina Cleopatra de Egipto, y se cree que era inexpugnable.

Un siglo después, durante la primera guerra judeo-romana, los últimos judíos en escapar del asedio en Jerusalén se refugiaron dentro de sus paredes.

Estos fueron los sicarii, o “portadores de dagas”, un grupo de zelotes extremos que instigaron la rebelión en contra de los romanos con el objetivo de sacarlos de Judea.

Mientras el ejército romano construyó un terraplén a 113 metros de alto de las paredes de la fortaleza, el líder de los sicarii los llevó a un suicidio masivo.

Cuando los romanos entraron por las paredes encontraron 960 cadáveres y siete sobrevivientes.

Hoy en día, esta fortaleza natural puede alcanzarse a pie por un “camino de serpiente” o un automóvil que va desde el centro de turistas que está los pies de Masada hasta la cima.

Memorial Lutero en Wittenberg (Alemania)

Una de las afirmaciones más insidiosas en la historia cristiana es que las provocativas 95 Tesis de Martín Lutero, la lista de quejas que generó la reforma en 1517 y dividió a la iglesia en dos, las ideó en un momento de alivio en una pelea particularmente incómoda con el estreñimiento.

La broma se generó debido a la proximidad del estudio de Lutero en el segundo piso, en el viejo monasterio agustino de Wittenberg, con los baños comunales.

Pero ya sea que se tuviera la intención de desacreditarlo o no, la metáfora es apta para la siguiente sacudida de un Imperio Romano Sagrado excesivamente perdonado, que cambió el curso de la historia europea.

Los visitantes pueden especular sobre la validez del rumor de primera mano en la Casa de Lutero, que es un museo desde 1883 y es el mayor del mundo en destacar la historia de la Reforma.

Mausoleo del primer Emperador Qin (China)

El mausoleo del Emperador Qin Shi Huang, quien unificó a China del 221 al 2017 a.C., es mejor conocido por los 8,000 soldados de terracota descubiertos adentro.

Pero pocos están familiarizados con la historia horripilante.

Su construcción, que se llevó a cabo en 38 años, fue documentada por el historiador contemporáneo Sima Qian, cuyas afirmaciones extravagantes de que 700,000 trabajadores fueron movilizados para completarlos en realidad parecían justificadas cuando la necrópolis de 51.7 kilómetros cuadrados fue descubierta eventualmente.

Increíblemente, solo el 10% de esta fue excavada.

Qian también afirmó que se utilizó mercurio para simular los cientos de ríos de China, lo que podría explicar por qué se encontraron altos niveles del metal líquido en el suelo y, más impactante, que sus artesanos fueran encerrados dentro para proteger el secreto de su ubicación.

Hoy en día, la ubicación no es secreta y está abierta a los turistas.

Ubicada en el norte de la Montaña Lishan, el mausoleo está a 35 kilómetros al noreste de Xi’an, en la Provincia de Shaanxi.

Parque de Historia Nacional, Ciudadela, Sans-Souci (Haití)

El 1 de enero de 1804, la colonia de la isla francesa de Saint-Dominique fue declarada una república y su nombre cambió a Haití.

Después de casi 15 años de guerra, la primera nación se fundó en una rebelión de esclavos que ya había derrotado a tres superpoderes coloniales: Francia, Gran Bretaña y España.

Solo tres años después el país fue destrozado por una lucha de poderes entre dos tenientes de su ejército rebelde, Alexandre Petion y Henri Christophe.

El autoproclamado rey Henri I construyó la Ciudadela La Ferriere y el Palacio Sans-Souci en el norte con dinero generado por las plantaciones de azúcar confiscadas y la sangre de cientos de trabajadores.

En lo alto de una pico de 790 metros de alto, la ciudadela fue la estructura más impresionante en América y el Palacio Sans-Souci se comparaba con el esplendor de cualquiera de Europa.

Henri gobernó hasta 1820 cuando, al enfrentar enfermedades y la posibilidad de un golpe de estado, se suicidó con una bala de plata.

Designado como Patrimonio de la Humanidad en 1982, esta gran fortaleza, ubicada a aproximadamente 27.3 kilómetros al sur de Cap-Haitien, es una de las atracciones turísticas más populares de Haití.

Lumbini, lugar de origen de Buda (Nepal)

Tantos sitios de importancia histórica están sumidos en violencia: monumentos a los caídos, monumentos a los ganadores, lugares sagrados pulverizados.

Este no es el caso de Lumbini, que conmemora el lugar de origen del príncipe Siddhartha Gautama, quien después se convertiría en Buda.

El relato de su nacimiento es igual de tranquilo: su madre, la reina Maya Devi dio a luz a Buda mientras descansaba a la sombra de un árbol de sal en su camino a Lumbini.

Trescientos años después en el siglo III a.C., el gran emperador indio Ashoka conmemoró al sitio como el origen de una religión que lo transformó de señor sanguinario a un dictador benevolente.

Hoy en día, Lumbini es un destino popular para los peregrinos budistas que buscan los restos arqueológicos asociados con el lugar de origen de Gautama.

Eso incluye el antiguo Templo Mayadevi de Lumbini, que da a lagos modestos y jardines tranquilos.

Palacios Reales de Abomey (Benín)

Los Palacios Reales de Abomey, un complejo de la Unesco en Benín, es un grupo modesto de 12 edificios de dos pisos decorados con tallados simples pero hermosos.

Su patrimonio es más elaborado.

Lo que alguna vez fue la capital de Dahomey, fue fundado por el rey Wegbaja al comienzo del siglo XVII.

Se dijo que construyó su palacio en la tumba de un jefe rival “Dan”, lo que le dio al reino el nombre de Danhome; “en el vientre de Dan”.

Una guardia única de mujeres célibes quienes vivían solas en los palacios, defendían Abomey; las únicas amazonas verificadas en la historia mundial.

Esta fuerza de mujeres sumaba 6,000 en su punto máximo y se les enseñaba a combatir desde su infancia.

Eran aguerridas, no tenían piedad y aterrorizaban a sus vecinos.

La Espartana Africana peleó heroicamente para mantener su independencia, lo que se logró hasta 1894, cuando finalmente fue colonizada por los franceses.

La Cabeza Aplastada en el Salto de Búfalos (Canadá)

Desde el punto más alto no hay más de 10 metros de los pies de este acantilado en las Colinas Porcupine en el suroeste de Alberta, Canadá.

Los restos de búfalo van más allá: 12 metros de depósitos de huesos que están en la base, evidencia de una práctica de caza única realizada durante más de 6,000 años por la tribu Blackfoot indígena.

Los corredores Blackfoot de búfalos se vestían con pieles de lobo para asustar a los rebaños para que cayeran del precipicio.

El peso de las cantidades forzaba a los animales a saltar y a romper sus piernas en el fondo, donde eran enviados fácilmente y repartidos fácilmente para comer.

Según una leyenda, un joven cazador Blackfoot, quería ver caer a los búfalos desde los pies del acantilado pero su curiosidad fue aplastada por el peso de docenas de animales que cayeron encima de él, causando que su cabeza se aplastara, lo que le dio a este lugar su nombre.

Ubicado afuera de la ciudad de Fort Macleod, el sitio fue añadido a la lista de Patrimonios de la Humanidad de la Unesco en 1981.

Hoy en día, los visitantes encontrarán un centro de interpretación, restos de caminos marcados, un campo aborigen y muchos esqueletos de búfalo.

Fuerte Agra (India)

El extenso fuerte en Agra era el lugar de poder para el emperador mogol Akbar “el grande”, quien justificaba su nombre al extender su imperio en la mayoría del subcontinente indio, casándose con una hindú (los mogoles eran musulmanes) y promoviendo la tolerancia religiosa.

Akbar empleó a 4,000 hombres para renovar las fortificaciones existentes en 1558, transformándolas en los siguientes ocho años para convertirlas en un leviatán de piedra arenisca roja.

Hoy en día, esta ciudadela, repleta con palacios de mármol, a menudo es vista como una pieza en el relato de su vecino más ilustre, el Taj Mahal.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Shah Jahan, el nieto de Akbar, construyó famosamente el Taj como un memorial para su amada esposa, quien murió al dar a luz.

Pero hacia el final de su vida fue encarcelado en el fuerte por su hijo Aurangzeb, predestinado para vigilar la tumba de su esposa hasta que finalmente, también fue enterrado allí.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×